UJC convoca vigilia por las víctimas del accidente en el Hotel Saratoga

En este artículo: AccidenteCubaExplosión en el Hotel SaratogaHotel SaratogaJóvenesLa HabanaUnión de Jóvenes Comunistas (UJC)

Ha concluido la dolorosa búsqueda de las víctimas del accidente en el Hotel Saratoga. Han sido seis días en que toda Cuba fue una sola en el dolor. De nuevo, y como tantas veces en nuestra historia, la solidaridad marcó cada segundo en torno a las víctimas y a sus queridos familiares.

Para que la luz de ninguno de ellos se apague, haremos una vigilia este viernes 13 de mayo, a partir de las 7:00 p.m., en el Parque de la Fraternidad. A quienes no puedan llegar, les pedimos que a las 9:00 p.m. nos acompañen desde sus casas en un sentido minuto de silencio y prendan una luz por las 45 víctimas del Hotel Saratoga, para que estén siempre con nosotros.

Unión de Jóvenes Comunistas

Creer en la juventud es ver en la juventud la mejor materia prima de la patria

Por: Fidel Castro Ruz

En este artículo: CubadiscursosFidel Castro RuzHistoriaHistoria de CubaJóvenesRevolución cubanaUnión de Jóvenes Comunistas (UJC)

4 abril 2022 

Fidel Castro en la clausura del 1er Congreso de la Asociación de Jóvenes Rebelde donde se fundó la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba (UJC) , 4 de febrero de 1962. Foto: Liborio Noval/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Este acto tiene para nosotros especial significación y nosotros, nosotros somos la generación —estamos hablando de nosotros— la generación de revolucionarios más viejos, es decir, la generación adulta de revolucionarios.

Y para nosotros, sencillamente, los que les llevamos un poco de años a ustedes, este acto tiene especial significación, porque este acto es como una cristalización de lo que la Revolución quiere, es como si se cristalizara la esperanza de la Revolución.

¿Por qué hacemos Revolución?  ¿Hacemos Revolución para nosotros?  ¡No!, hacemos Revolución para ustedes (APLAUSOS).  ¿Hacemos Revolución por nosotros?  ¡No!, hacemos Revolución por ustedes.  ¿Podemos hacer Revolución con nosotros?  ¡No!, podemos hacer Revolución con ustedes (APLAUSOS).

La Revolución que estamos haciendo nosotros no es la Revolución que nosotros queremos; la Revolución que nosotros queremos es la Revolución que van a hacer ustedes.  La sociedad que nosotros vivimos no es la sociedad que nosotros queremos. La sociedad que nosotros queremos es la sociedad en que van a vivir ustedes.

A nosotros nos ha correspondido el privilegio o el derecho de empezar a hacer esa Revolución, a nosotros nos ha correspondido la oportunidad de comenzar.  A ustedes sí que les corresponderá el privilegio de llevarla adelante.  A nosotros nos han correspondido tal vez los momentos más duros, los más difíciles; nos ha tocado el momento de la Revolución en que las ideas tienen que abrirse paso por entre el bosque de los prejuicios, de los hábitos, de las costumbres y de las ideas de la sociedad vieja.

Sigue leyendo

Con inagotable amor patrio e impulso creador: ¡Vamos con todo!

Vamos con todo, sí, y vamos unidos, porque esa es nuestra mayor fortaleza. Los que esperan vernos detenidos y cansados es posible que terminen justo así, porque eso, en la Patria de Martí, de Fidel, de Raúl, en tierra de intrépidos mambises y dignos rebeldes, es sencillamente imposible

Autor: Leidys María Labrador Herrera | leidys@granma.cu

Carabana de reafirmación revolucionaria convocada por la UJC Nacional, por la Avenida del Malecón desde la Chorrera hasta el Parque 13 de Marzo
Foto: José Manuel Correa

No lo decimos nosotros, lo dice la historia: cuando el pueblo cubano, haciendo uso de su voluntad y su entereza, emprende una meta, no ceja en el empeño hasta cumplirla.

Como el corazón es el motor que nos impulsa, y el amor a esta cubana tierra nos aviva la fuerza y nos enciende la creatividad y el talento necesarios para edificar nuestros sueños, no se ha erigido aún el obstáculo capaz de frenar la avalancha que detona la unidad.

Por eso pueden creerlo los incrédulos, pueden ahorrarse sus valoraciones pesimistas los malintencionados, y recoger su circo los pagados desde el norte para montar la obra teatral del fin de la Revolución; si decimos que «vamos con todo», es porque ciertamente tenemos la más plena convicción de hacerlo.

Los motivos nos sobran, bien los definió el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su cuenta en Twitter: «Si se trata de Cuba, de su bienestar, de su lucha por la vida, de su futuro y el de todos sus hijos, vamos con todo».

Y sí, al frente, impetuosa, firme en sus ideales, capaz y digna, va la juventud. También de su iniciativa y de sus ganas de hacer por Cuba todo lo necesario, depende el éxito de esta frase que nació de esas nuevas generaciones, y que ahora acuñamos como país, con la disposición irreversible de plantarle cara a los tiempos adversos, al odio enemigo que nos acecha, a las cicatrices pandémicas.

Nuestra muralla se abre al corazón del amigo, al que con sincera solidaridad se dispone a ayudar. Se cierra a quienes, de manera hipócrita, claman SOS Cuba, con el puñal en alto para clavarlo en la espalda de los que abrazamos el empeño de seguir adelante, de crear, de vencer.

Tenemos retos inmensos ante nuestros ojos, pero ninguno nos sobrepasa. El camino recorrido hasta aquí nos enseñó que a las estrellas no se sube por caminos llanos, y que nuestro sol tiene manchas, pero también una luz inmensa y sobrecogedora que envuelve con calidez la cotidianidad de esta Isla heroica.

Absurdas campañas mediáticas y burdas manipulaciones de la realidad que vivimos no alcanzan para desmotivar a este pueblo. Todos esos esfuerzos huelen desde lejos a fracaso, porque los pueblos erigen sus decisiones sobre la base de la historia vivida, de aquello a lo que por convicción jamás renuncian, y tenemos ambas cosas de sobra.

Vamos con todo, sí, y vamos unidos, porque esa es nuestra mayor fortaleza. Los que esperan vernos detenidos y cansados es posible que terminen justo así, porque eso, en la Patria de Martí, de Fidel, de Raúl, en tierra de intrépidos mambises y dignos rebeldes, es sencillamente imposible.