Llega al Vaticano «Un camino de amor «por la paz y contra el bloqueo a Cuba

Emigración Solidaridad con Cuba

Canal Caribe.- A propósito, los participantes de “Un camino de amor”, iniciativa que agrupó bajo la coordinación del proyecto «Puentes de Amor», a amigos italianos y de Cuba residentes en ese país europeo, presenciaron de manera directa el mensaje navideño del Papa Francisco.


Destacan en Italia resultados de iniciativa Un camino de amor

Roma, 26 dic (Prensa Latina) La iniciativa “Un camino de amor” para promover el cese del bloqueo estadounidense a Cuba y la paz mundial sobrepasó las expectativas iniciales, expresaron hoy aquí dos de sus organizadores.

La jornada de seis días comenzó con una asamblea pública en la Ciudadela de Asís, sede de la asociación laica Pro Civitate Chistiana, desde donde partió una peregrinación de un centenar de kilómetros en cuatro etapas hasta Roma, por el camino de San Francisco santo reconocido por su humildad, altruismo y prédica de la paz.

A su arribo a la capital italiana, el grupo integrado por cubanos residentes en Italia y Estados Unidos, italianos y una boliviana, fue acogido en una de las sedes de la Comunidad San Egidio y participó en una asamblea conclusiva binacional con transmisión simultánea entre La Habana y Roma.

La comitiva asistió la víspera a la manifestación en la Plaza de San Pedro para recibir la bendición Urbi et Orbi (a la ciudad y el mundo) impartida por el papa Francisco con motivo de la Navidad.

El proyecto Puentes de Amor, la Asociación para el intercambio Cultural y Económico con Cuba (Aicec), la Coordinadora de Cubanos Residentes en Italia, AsiCuba Umbría, la Comunidad San Egidio, la red Sano, Justo y Solidario y la Liga Misionera Estudiantil auspiciaron el evento.

En declaraciones a Prensa Latina, el coordinador de Puentes de Amor, Carlos Lazo, destacó que el peregrinaje superó las expectativas porque, entre otras cosas, construyó una comunidad de caminantes.

Es decir, humanidad, hombres y mujeres más jóvenes, más viejos, caminando juntos por lugares santos por donde pasó San Francisco para tratar de llenarnos de esa aura de misticismo y santidad con la cual llevar la voz del amor y la paz, y aplicarla específicamente a favor de ese pueblo tan noble que es el pueblo cubano, indicó.

De cara al futuro, Lazo apuntó que Puentes de Amor irá hasta donde tenga que ir para llevar el llamado contra el bloqueo y movilizar a gente de buena voluntad de todo el planeta para que sea un clamor universal.

Por su parte, el presidente de Aicec, Michele Curto, subrayó la importancia del vínculo establecido por su organización con Puentes de Amor, agrupación en la cual aprecia una capacidad profunda de hablar «a las personas a quienes normalmente no llegamos».

En ese sentido, abogó por extender el mensaje, convencer y desarmar efectivamente el intento de perpetuar la pelea y el odio.

Cuba tiene razón y cuando se tiene la razón hay que buscar las formas más eficaces de convencer porque normalmente pelea el violento, quien no tiene razón, ni sabe defender sus argumentos, puntualizó.

Este camino, fue la posibilidad de darnos tiempo para conocernos profundamente acotó Curto al aseverar que el profesor Carlos Lazo “es un hombre verdadero, profundo, auténtico” en quien descubrió más de lo que esperaba.

Al referirse a la significación simbólica de la marcha por la ruta de San Francisco, el presidente de Aicec resaltó que se funda sobre las ideas y habla a las conciencias de las personas con un mensaje universal que obliga a reflexionar.

Congreso de Colombia condecora a embajadores de Cuba y Noruega

Solidaridad Internacionalismo Cubano

Bogotá, 7 dic (Prensa Latina) El Congreso de Colombia otorgó hoy la Gran Cruz con Placa de Oro a los embajadores de Cuba, José Luis Ponce, y de Noruega, John Petter Opdahl, por sus aportes a la paz en esta nación.


En un acto celebrado esta noche en Bogotá, ambos diplomáticos fueron distinguidos con esta orden, a solicitud de la bancada del partido Comunes y tramitada por el senador Julián Gallo Cubillos de esa fuerza política nacida del Acuerdo de Paz.

«Cuba ha estado ligada a varios intentos de lograr un acuerdo de paz en Colombia tanto dentro de su territorio como en intentos que han tenido lugar en suelo colombiano. Quiso el destino que fuéramos la sede de unas conversaciones que culminaron exitosamente en un acuerdo que en estos días cumplen cinco años», expresó Ponce.

Subrayó que no ha sido sencillo llegar a esta primera meta, pero se ha logrado gracias a que una parte mayoritaria del pueblo colombiano apoya lo pactado y exige su implementación.

Esa mayoría ha encontrado en la comunidad internacional un aliado de primera clase para que el Estado colombiano y el partido Comunes persistan en el cumplimiento de lo acordado, aseguró el diplomático cubano.

Recordó que el Acuerdo de Paz firmado en 2016 fue concebido para una implementación durante varios gobiernos.

«Esperamos que dentro de otros cinco años sea posible la celebración de la primera década de la firma y que haya una mayor implementación del mismo», subrayó en un discurso tras recibir la orden ante la presencia de varios embajadores y representante de organismos multilaterles.

Agregó que desea para los próximos cinco años que hayan cesado los asesinatos de los excombatientes, que no sea un peligro para la vida defender los derechos de todos los colombianos y que haya una mayor comprensión de que ese acuerdo es una herramienta para el objetivo de una Colombia más justa y equitativa.

Por su parte, el embajador de Noruega resaltó que la Paz y la mediación son una prioridad para la diplomacia de su país, que ha procurado prestar su apoyo para la resolución de conflictos de ahí que las partes han depositado su confianza.

«Junto a Cuba hemos tenido el privilegio y la gran responsabilidad de ser los garantes del proceso de paz en Colombia y lo valoramos profundamente», resaltó.

Ahora como embajador en Colombia, nuestros esfuerzos diplomáticos y de cooperación se han concentrado en la implementación del Acuerdo, remarcó Petter Opdahl.

El Acuerdo de Paz en Colombia fue firmado en 2016, luego de casi cinco años de pláticas, negociaciones y debates entre el gobierno de Juan Manuel Santos, en representación del Estado y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias del Colombia-Ejército del Pueblo.

En opinión del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pese a todo lo que falta aún por su implementación, este Acuerdo es un ejemplo para solucionar otros conflictos.

«En un mundo de divisiones geopolíticas, guerras interminables, y multiplicación de conflictos, Colombia envía un mensaje claro: Es hora de invertir en la paz», aseveró durante su reciente visita al país suramericano.