Tres chupones y una farsa anticubana.

No quiero pecar de irrespetuoso pero quien observa ambas fotos piensa, primero que todo, que las lesiones son resultado de sendos “chupones” que se propinaron los miembros de esta pareja en la oscuridad de su lecho matrimonial, en un fantasioso intento por denigrar a nuestro pueblo ofendido y hastiado por su provocaciones. De estos farsantes hay que esperar de todo. Sigue leyendo