La Patria como grandioso monumento

Así como las familias no sanan sus heridas, la nación no puede olvidar ese dolor ni a quien lo causó

Autor: Yeilén Delgado Calvo | nacionales@granma.cu

6 de octubre de 2022

Foto: José M. Correa

No se deja de amar. Lo dicen los familiares de las víctimas. Con los años, tal vez el dolor se hace menos punzante, más sordo, pero sigue estando ahí y se acrecienta en las ausencias: la boda sin padre, el cumpleaños sin hija, las conversaciones que no fueron, las alegrías que no serán.

Esas familias, signadas por la pérdida, sufren un peso adicional, el del crimen sin justicia. Sus seres queridos compartieron vuelo con los asesinos, esos que les vieron sus rostros, escucharon las charlas triviales de quien no presiente la tragedia, y tal vez hasta recibieron alguna de sus sonrisas, y aun así fueron capaces de dejar una bomba para matarles. Luego se jactaron. Tenían la tutela poderosa de la cia y nunca la perdieron.

En la nave de Cubana de Aviación, procedente de Barbados, que explotó en el aire el 6 de octubre de 1976, con 73 pasajeros, de los cuales ninguno sobrevivió,  viajaba también –de cierta forma– Cuba.

Y no solo porque, como dijo Fidel en el acto de despedida de duelo, «la Revolución (…) a todos nos hizo hermanos entrañables en los que la sangre de uno pertenece a todos», sino también porque allí estaban el deporte, el internacionalismo, la juventud formada en una sociedad nueva, el mestizaje, la heroicidad laboral…

Estupor frente a la barbarie, eso fue lo que sintió un país entero, y parte del mundo, ante uno de los ejemplos más rotundos de hasta dónde es capaz de llegar el terrorismo de Estado, instigado desde suelo estadounidense, contra la Isla. Estupor frente a la barbarie, eso es lo que se siente aún si se repasan los hechos reposadamente, sin el velo de lo rutinario.

Así como las familias no sanan sus heridas, la nación no puede olvidar ese dolor ni a quien lo causó. La memoria es un arma. En la historia está uno de los asideros para cumplir con el vaticinio del Comandante en Jefe, el 15 de octubre de aquel año:

«¡Una patria cada vez más revolucionaria, más digna, más socialista y más internacionalista será el grandioso monumento que nuestro pueblo erija a su memoria y a la de todos los que han caído o hayan de caer por la Revolución!».

En las jornadas de aquel octubre, como en tantas otras, hizo falta mucho coraje. Uno que se enciende todavía ante las palabras de Fidel al final de aquel discurso, esas que, aunque se lean, siempre se escuchan:

«No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!»

A Cuba el coraje no se le agota, la memoria tampoco. La Patria es nuestra.

Envían carta desde el Congreso de la República a Kamala Harris para que se elimine a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo

Los coordinadores del Grupo de Amistad Parlamentaria Colombia – Cuba le enviaron la misiva a la vicepresidenta de Estados Unidos y a la presidenta de la Cámara de dicho país, Nancy Pelosi

Foto de archivo. Vista general del Capitolio Nacional, sede del Congreso de Colombia desde la Plaza de Bolívar en Bogotá, Colombia, 19 de julio, 2022. REUTERS/Luis Jaime Acosta

En una carta dirigida a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, la presidenta de la Cámara de Representante de Estados Unidos, Nancy Pelosy, y al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Csaba Kőrösi, varios miembros del Congreso de la República solicitan que Cuba sea retirada de la lista de países que ayudan o patrocinan el terrorismo.

La misiva fue firmada por “más de 80 congresistas”, entre los que destacan los representantes a la Cámara Gabriel Becerra y David Racero, así como los senadores, Roy Barreras, Iván Cepeda, Jahel Quiroga, Gloria Inés Flórez.

Es fundamental aprovechar todos los espacios y mecanismos para la cooperación con el fin de alcanzar una inserción a la comunidad internacional con condiciones como bloque unido, en función del progreso y la paz para la región”, empieza la carta en su primer párrafo.

Luego, la carta menciona el proyecto de la paz total, una de las banderas del gobierno de Gustavo Petro, y se asegura que Cuba ha sido garante para las negociaciones de paz de Colombia durante años, por lo que los firmantes ven con preocupación que dicho país sea considerado como patrocinador del terrorismo.

Uno de los pilares del gobierno de Gustavo Petro es la consolidación de la Paz Total para Colombia. En este sentido, vemos con preocupación que un país que ha sido garante de los acuerdos de paz en Colombia durante años, haya sido denominado país patrocinador del terrorismo por el gobierno de los Estados Unidos. Los argumentos que se usaron para designación, no se sostienen y así lo ha reiterado el acutal Gobierno de Colombia”, se lee en la misiva.

Luego, la carta asegura que Cuba ha mostrado ser amigo del pueblo colombiano:

Cuba ha demostrado ser un Estado amigo del pueblo colombiano, a través de su respaldo a la construcción de paz en nuestro país y en diversos campos del desarrollo social como el de la salud y la educación”, continúa.

Los firmantes exponen que dada la catalogación de Cuba como país patrocinador del terrorismo, ha sido objeto de clausuras que consideran “injustas” que han afectado los derechos humanos de los habitantes de la isla.

La inclusión de Cuba en la “lista de países patrocinadores del terrorismo internacional”, ha derivado en la clausura de cualquier posibilidad de financiamiento en el mercado mundial, acrecentando las carencias y dificultades de acceso de la sociedad cubana a recursos básicos. Este injusto señalamiento no solo atenta contra los derechos humanos del pueblo cubano, sino que amenaza al mismo tiempo las aspiraciones de Paz de nuestro país”.

Por eso, la carta concluye haciéndole una clara petición a las legisladoras norteamericanas: “En virtud de lo anterior, más de 80 congresistas de la República de Colombia que representamos y encarnamos el sentir de millones de colombianos, solicitamos retirar a Cuba de la “lista de países patrocinadores del terrorismo internacional” y eliminar las medidas de bloqueo económico, comercial y financiero que recaen sobre la isla”.

Cabe recordar que en una entrevista con Efe, el negociador del Ejército de Liberación Nacional, ELN, Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, consideró “un atropello” que Estados Unidos incluya a Cuba como un país patrocinador del terrorismo y lo penalice por ello. “Es un doble atropello. Porque Cuba defendió el protocolo que firmamos con el Estado colombiano con cinco países testigos”, opinó Beltrán.

Los principales firmantes de la carta son los coordinadores del denominado Grupo de Amistad paralamentaria Colombia – Cuba, Gabriel Becerra y Gloria Inés Florez. Dicho grupo fue creado como un gesto de hermandad entre ambos países, y en su instalación, el pasado 9 de agosto, estuvieron presentes delegados cubanos, encabezados por su canciller, Bruno Rodríguez.

Contra el imperialismo, solo la unidad es garantía de victoria

El rechazo a la política hostil de EE. UU. y la OTAN, así como la necesidad del fortalecimiento de la lucha contra el terrorismo y por un mundo más justo, centraron la Declaración Final del VII Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, que atrajo a Guantánamo a más de 60 activistas antibelicistas de 25 naciones

Autor: Dairon Martínez Tejeda | internet@granma.cu

El rechazo a la política hostil de EE. UU. y la OTAN, así como la necesidad del fortalecimiento de la lucha contra el terrorismo y por un mundo más justo, centraron la Declaración Final del VII Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, que atrajo a Guantánamo a más de 60 activistas antibelicistas de 25 naciones.

Desde Caimanera, los delegados se pronunciaron por la devolución del territorio ilegalmente ocupado en el Alto Oriente cubano, y exigieron el fin del genocida bloqueo contra Cuba.

Ángel Arzuaga Reyes, vicejefe y coordinador del Departamento de Relaciones Internacionales del Cómite Central del Partido Comunista de Cuba, agradeció el respaldo internacional a nuestra Revolución, que construye un sistema socialista basado en el principio de la defensa de la paz mundial.

Transmitió un saludo especial del Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien ratificó que, ante el peligro de una nueva conflagración mundial, Cuba mantendrá su histórica postura por la paz.

Durante el evento, los pacifistas reiteraron la necesidad de que se respete la vida humana y se pondere el diálogo en las soluciones de los conflictos actuales.

Fernando González Llort, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, invitó a actuar con más fuerza política y cohesión para evitar los efectos de la guerra y la ciberguerra que se promueven desde las bases militares.

El Seminario seguirá hoy con la reunión regional de las Américas, del Consejo Mundial por La Paz, a fin de analizar y proponer soluciones a la tensa situación que viven algunos pueblos en la región.

Aquella primavera de heroísmo y victoria de Cuba (+Fotos)

aquella-primavera-de-heroismo-y-victoria-de-cuba

La Habana (Prensa Latina) El pueblo cubano nunca olvidará la epopeya gloriosa de abril de 1961, días que estremecieron el país y el mundo, cuando se salvó la patria, la Revolución, el futuro de Cuba y también de América Latina.

Marta Denis Valle: Historiadora, periodista y colaboradora de Prensa Latina

Los nombres de Bahía de Cochinos y Playa Girón saltaron a los medios de prensa internacionales hace poco más de medio siglo como escenario de uno de los sucesos históricos trascendentes, recordado siempre por los cubanos.

Eran los tiempos de viajar a todas partes con el uniforme miliciano –a los centros de estudio o trabajo- y el fusil al hombro, a veces más mujeres que hombres, porque ellos pasaban semanas y meses en las trincheras y los entrenamientos militares.

La mañana del sábado 15 de abril nadie tuvo tiempo de pensar en la belleza del cielo y el aire aún fresco que ya anunciaba la primavera…

El ruido de aviones pintados con los símbolos de la naciente Fuerza Aérea Revolucionaria (FAR), explosiones y humo negro perturbaron y ensombrecieron las inmediaciones del aeropuerto militar de Ciudad Libertad, a la misma hora de incursiones similares en la Base Aérea de San Antonio de los Baños y en Santiago de Cuba.

Sigue leyendo