La defensa de los detenidos del 11 de julio, en el guion de la guerra blanda contra Cuba

Por Periódico Granma

Foto: Razones de Cuba

De tanto repetir esa escaramuza en que una supuesta articulación de foros mundiales condena hechos específicos –mientras silencian bajos sus faldas mediáticas la basura propia, generalmente más alevosa, horrenda y escandalosa que el asunto que atacan– ya no pueden esconderla como herramienta promotora de esos golpes blandos con que lograron destruir la estabilidad de varios países, y que hace rato ensayan contra Cuba, sin otros resultados que el fracaso y el ridículo.

De las más recientes campañas subversivas contra la Revolución Cubana, un reportaje investigativo del portal Misión Verdad, titulado Mapa de acciones y actores en la guerra blanda contra Cuba, desenmascaró cómo, además de la Unión Europea, organizaciones mundiales como Amnistía Internacional y Pen International han exigido durante meses la liberación de los detenidos por los hechos vandálicos del 11 y 12 de julio de 2021.

En una investigación anterior había sido develado cómo la Fundación Cadal estimuló económicamente las protestas, y sus recursos llegaron «de manos de las sucursales de la CIA para la región, la Fundación Atlas (vinculada a los hermanos Koch), la Fupad (Fundación Panamericana para el Desarrollo), la Usaid y la NED».

Hay otros actores, precisó el reportaje: el Instituto de Periodismo de Paz y Guerra, Factual, Distintas Latitudes, Fundación Sueca de Derechos Humanos, Editorial Hipermedia, Diario de Cuba, Cubanet, la Universidad Sergio Arboleda (núcleo tecnocrático del uribismo, de donde proviene Iván Duque), además de captadores de fondos desde las distintas agencias y fundaciones, junto a otras ong registradas en distintos países que enmascaran a medios como CiberCuba, ADN Cuba, Cubanos por el Mundo, Cubita Now, Cubanet, Periodismo de Barrio, El Toque, El Estornudo y YucaByte.

El portal destacó que el entramado de medios, influencers y agentes mediáticos que dan respaldo a los actores comprados para el cambio de régimen en Cuba, se ha movido con fuerte financiamiento, hasta la actualidad, en redes y medios digitales.

Recordó Misión Verdad que, durante las protestas de julio pasado en Cuba, fue detenido Luis Manuel Otero Alcántara, el coordinador del llamado Movimiento San Isidro (MSI), y quien, desde entonces, ha dicho realizar varias huelgas de hambre.

Uno de sus patrocinadores, la Fundación Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), con sede en Argentina, solicitó a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que intercediera por Otero, y lo mismo pidieron para Maykel Castillo Pérez «Osorbo», detenido desde mayo de 2021 por los delitos de resistencia y desacato.

El pasado 30 de marzo, el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, emitió un comunicado en el que calificó aquellas protestas vandálicas de «manifestaciones espontáneas» que fueron «un reflejo de las reivindicaciones legítimas de la población, pero fueron recibidas con represión».

En claro acto de injerencia, también valoró de «desproporcionadas» las 128 sentencias aplicadas a los operadores de la escalada violenta que buscaba llevar a cabo un golpe blando.

Además, hizo un llamado a las autoridades cubanas para que permitieran a la comunidad diplomática asistir a los juicios e instó a liberar a todos los implicados que son sujetos de justicia y derecho, según la legislación cubana.

El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, respondió contundente: «Solo nuestros tribunales, y no ninguna autoridad europea, están facultados para emitir sentencias en apego estricto al debido proceso», y añadió que no le asiste derecho alguno o autoridad moral a la UE para intervenir en cuestiones que solo competen al Estado cubano.

El Canciller manifestó que la ue debería ocuparse de los episodios de represión que se producen en sus Estados miembros y de los menores detenidos en sus cárceles.

El comunicado de Borrell hacía referencia a condenas de 30 años. Se trata de dos casos que se corresponden con el delito de sedición (desestabilizar al Estado y subvertir el orden legalmente establecido en Cuba) porque se armaron de piedras, botellas y otros objetos para la agresión, que fueron lanzando al cordón de agentes públicos, mientras avanzaban hacia ellos.

Los condenados buscaban tomar una estación policial, uno de ellos reincidente en la comisión de hechos delictivos, y quien se encontraba de licencia extrapenal; el otro, multirreincidente y antes sancionado a 12 años de privación de libertad por robo con fuerza, y a tres meses de privación de libertad por hurto.

Sobre los que alegan como menores de edad: fueron sancionados 31 acusados entre 16 y 20 años, a quienes se les aplicó la reducción de los marcos mínimos y máximos de las penas. A los de 16 a 18 años se les pueden reducir hasta la mitad, y a los de 18 a 20, hasta un tercio. A 22 de ellos se les probó mala conducta social, además de estar sin vínculos laborales o estudiantiles.

Aunque también subrayado por Misión Verdad, sobran las evidencias públicas de la intervención flagrante del Gobierno de Estados Unidos y de varias de sus administraciones aliadas, en la escalada desestabilizadora desarrollada el año pasado, en el marco de una agudización de las medidas coercitivas unilaterales y de los efectos de la pandemia de la COVID-19.

¿Cómo se desmontó la operación subversiva con la etiqueta SOSCuba?

El estudio detalló que la red en torno a esta campaña registró, en 24 horas, una comunidad de 15 058 usuarios, que generaron 59 936 tuits

Autor: Redacción Digital | internet@granma.cu

Ilustración de Michel Moro
Foto: Ilustración de Michel Moro

Un equipo de expertos de Cubaperiodistas desmontó, a través de Twitter, la reciclada operación contra Cuba desde redes organizadas en la Florida, Estados Unidos, mediante el uso de la etiqueta SOSCuba.

El estudio detalló que la red en torno a esta campaña registró, en 24 horas, una comunidad de 15 058 usuarios, que generaron 59 936 tuits.

Un gráfico elaborado con la plataforma Gephi permitió observar una red homófila (pájaros de un mismo plumaje, de ideología derechista o ultraderechista).

Destacaron, como resultados reveladores, que el usuario @agusantonetti se convirtió en el más importante promotor de la etiqueta SOSCuba. Este usuario activó, en su red de interacciones, a casi 7 000 cuentas que lanzaron más de 8 500 tuits.

Otra figura fue @mentions, un operador político de Atlas Network, internacional neofascista en redes financiada por fondos de derecha vinculada a Steve Bannon. Además, lidera las campañas de desinformación contra los movimientos sociales y progresistas.

Uno de los usuarios que comenzó la movilización digital fue @unpoetaahi, habitual en las campañas de desinformación y ataques diseñados desde la Florida. Este usuario posee una red de interacciones con 1 636 cuentas, que generaron más de 14 500 tuits.

Cubaperiodistas reveló que decenas de cuentas se articularon con los contenidos de @unpoetaahi, y fueron otorgados cientos de retuits en 24 horas, lo cual clarifica la existencia de una granja de cuentas falsas que Twitter no ha desactivado.

También señala que es evidente la operación de granjas con cuentas automatizadas, a través de las cuales se realizan cientos de retuits desde que se activó la etiqueta SOSCuba.

Más de 200 cuentas fueron creadas para la ocasión. Todas se registraron en marzo de 2022, y en su mayoría solo interactúan con los contenidos de SOSCuba.

La cuenta @Cubanodeapie20 es una de las tantas que no son auténticas más prolíficas. Fue creada y, en menos de 24 horas, tuvo 310 tuits, de los cuales 220 fueron retuiteados con contenidos relacionados con la etiqueta SOSCuba.

La foto de perfil de ese usuario se descargó de Pinterest, y ha sido utilizada en varios sitios de temas cubanos. Al cabo de 36 horas, @Cubanodeapie20 tenía 867 retuits que contenían la etiqueta. Además, no tiene contenidos propios.

Otro caso de relevancia es @heviaconesa, uno de los bots que participaron en la operación digital que acompañó los disturbios de julio. Fue creado el 12 de julio de 2021 y, ahora, en 48 horas, dio 1 374 retuits a contenidos relacionados con SOSCuba, lo que evidencia los vínculos entre los organizadores de aquella estratagema y esta nueva operación.

A todo esto se suma la monetización de la escaramuza. Varios usuarios prometen entre 200 y 500 dólares a quienes inunden la plataforma de la etiqueta utilizada por los operadores de Miami para propiciar la desestabilización y manipular la realidad de Cuba. Lo que no esperaban estos odiadores era que la etiqueta #VamosConTodo se posicionara con una fuerza extraordinariamente superior en las redes, y eclipsara sus miserables propósitos.

Informaciones relacionadas

EU y la OTAN calientan frontera colombo-venezolana

Carlos Fazio 

Periódico La Jornada

Cambian las administraciones de republicanos y demócratas en la Casa Blanca, pero las estrategias de tensión y desestabilización sistemática del Estado profundo (la estructura secreta que se sitúa por encima de las apariencias democráticas y a espaldas de la opinión pública estadunidense) contra países considerados “enemigos” de Washington, permanecen. Una constante en las últimas dos décadas han sido las políticas de “cambio de régimen” contra Venezuela. Objetivo: el petróleo. Y eliminar un modelo político alternativo a la dominación estadunidense en América Latina y el Caribe. En la coyuntura, siguiendo el esquema del conflicto ucraniano en Europa, la administración demócrata de Joe Biden continúa la política de su antecesor, el republicano Donald Trump, utilizando a Colombia como plataforma para la agresión a Venezuela. Desde finales de 2021, Wa­shington ha venido utilizando al gobierno cipayo de Iván Duque, en la activación de líneas de tensión en la frontera del río Arauca entre Colombia y Venezuela, importante región geopolítica y geoestratégica por ser acceso a reservas de petróleo y gas, agua dulce, minerales, biodiversidad y otros recursos naturales.

La sucesión de hechos violentos provocados por grupos armados no estatales colombianos infiltrados en el Estado venezolano de Apure, fronterizo con el departamento de Arauca, Colombia, busca atraer al gobierno de Nicolás Maduro a una guerra similar a la que la OTAN ha estado provocando en la frontera entre Rusia y Ucrania. Al respecto, no se puede ocultar la profunda relación existente entre el gobierno del uribista Iván Duque con los grupos narcoparamilitares Los Rastrojos, Los Urabeños, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y Águilas Negras −bajo supervisión de la DEA y del embajador de EU, Philip Goldberg, quien desestabilizó a la ex Yugoslavia en 1999 y fue expulsado de Bolivia en 2008 por conspirar contra el gobierno de Evo Morales−, parecida a la que sostiene el presidente ucranio, Volodymir Zelensky, con grupos paramilitares neonazis. 

En 2013, el entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, suscribió un acuerdo con la OTAN como “socio global” (o “extra OTAN), erigiendo al país sudamericano en un caballo de Troya regional de esa fuerza militar multinacional comandada por Estados Unidos, que se atribuye al derecho de intervenir en cualquier parte del mundo.

En enero pasado, el ministro de Defensa venezolano, general Vladimir Padrino López, denunció la proyección latinoamericana de la OTAN, con Colombia y su red de bases militares como “peón”, y la presencia cada vez más resuelta de medios castrenses y navales de la alianza atlántica en el “área de influencia” de Venezuela. Padrino se refería no sólo al acuerdo entre Colombia y la OTAN, sino también al segundo entrenamiento conjunto entre militares de Brasil y Estados Unidos, en el marco de la iniciativa CORE (siglas en inglés de Operaciones Combinadas y Ejercicios de Rotación), firmada en octubre de 2020 para “aumentar la interoperabilidad” entre sus ejércitos.

Las recientes revelaciones sobre las maniobras militares del Ejército argentino en 2019, para una invasión a Venezuela bajo el mando del Comando Sur del Pentágono, vienen a demostrar que Trump y su trío de sicópatas: John Bolton, Mike Pompeo y Elliot Abrams, estuvieron a punto de generar un conflicto bélico en el corazón de América del Sur. En esa coyuntura, tras la fabricación del títere Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela (reconocido por el entonces presidente argentino, Mauricio Macri) y en el marco de una campaña de intoxicación mediática propagandística, típica de la guerra híbrida y/o de cuarta generación −que empleó recursos diplomáticos, militares, de inteligencia y económico-financieros−, Wa­shington, con apoyo de la OTAN y el Grupo de Lima, intentó derrocar al gobierno legítimo de Maduro mediante un fracasado golpe de Estado que sería seguido por una “intervención humanitaria” de algunos ejércitos del área. Una maniobra imperial para tercerizar la guerra, donde la tarea del Ejército argentino era garantizar la seguridad de un “corredor humanitario” en la frontera de Colombia y Venezuela, mientras su homólogo brasileño cubriría el corredor desde las ciudades de Boa Vista y Pacaraima, en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela.

Como parte de la actual estrategia de tensión, no es ajeno a Washington el foro anticomunista organizado el pasado fin de semana en Bogotá, por el ultraderechista partido español Vox, con participación de sectores conservadores de varios países del área y disidentes cubanos y venezolanos. Como tampoco lo son los encuentros patrocinados por la red de lobbies ultracapitalistas Atlas Network (Red Atlas), que apoya a los presidentes Duque, de Colombia, y Guillermo Lasso, de Ecuador, así como a la Fundación Internacional para la Libertad, del escritor Mario Vargas Llosa, y la Fundación Friedrich Naumann de Alemania.

Esos encuentros son utilizados por los círculos de la inteligencia estadunidense para fabricar y potenciar operadores mediáticos que sirven a sus campañas de desestabilización contra Venezuela, Cuba, Bolivia, México y Nicaragua. A manera de ejemplo, está el caso de Agustín Antonetti, joven argentino de 21 años, promovido por la Red Atlas en varios medios regionales (Infobae, CNN Radio Argentina, el diario fujimorista Expreso, de Perú) y nombrado la personalidad del año de la Fundación Libertad, ligada a Macri, quien ha tenido un peso importante en las campañas en Twitter contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con la etiqueta #AMLOVeteYa; contra el gobierno cubano con #SOSCuba y #15NCuba ; antes y durante el golpe de estado contra el ex presidente de Bolivia Evo Morales con #EvoDictador) y el actual Luis Arce #SOSBolivia.

En ese contexto, Estados Unidos busca reposicionar la narrativa de Venezuela como “Estado fallido”, y utilizando al narcotráfico colombiano como punta de lanza, generar un conflicto multiforme en el eje fronterizo colombo-venezolano, que justifique la presencia de la OTAN con la difusa doctrina de la Responsabilidad de Proteger (R2P).

No Mires Arriba y el peligro que se nos avecina

De parte de Indymedia Argentina

Esta vez no pretendo reinterpretar los disímiles mensajes que nos legó Adam McKay en su nueva obra de arte audiovisual que, a pesar de retratar la ya corroída y obsoleta sociedad de consumo capitalista, vuelve a ser manejada en los medios de comunicaciones como un nuevo show cinematográfico sin más lecturas que una simple crítica al sistema y sin generar el verdadero revulsivo que nos provocó a muchos. Así se diluyen las denuncias dentro del establishment estadounidense y de ese cuarto poder que nos consume a diario con argumentos simplistas, banales y tergiversados de la realidad de cada pueblo.

En mi publicación anterior hacía alusión a cómo una institución consolidada y expandida por todo el mundo como la Atlas Network o Red Atlas, había logrado nuevos escaños dentro del Congreso argentino tras las últimas elecciones legislativas, y cómo su discurso de odio y campañas sucias contra otros gobiernos reafirman a la nación austral como la nueva base de operaciones mediática contra la izquierda en el Cono Sur americano.

Antes de establecer comparaciones, el ejemplo que les traigo no tiene ningún parecido al objetivo pero temeroso Randall Mindi (Leo DiCaprio), ni a la rebelde y odiada Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence) del ya mencionado filme, todo lo contrario, es una suerte de figura ególatra de la Generación Z con un discurso más alineado con el de un político menemista o de los llamados Chicago Boys argentinos como Domingo Cavallo o Ricardo López Murphy.

Me refiero a Agustín Antonetti, un joven argentino de 21 años con un lenguaje bastante equilibrado y demasiado abarcador, extrañamente conectado con varias de las principales figuras opositoras a los llamados países progresistas o de izquierda; que pasó de ser un completo extraño de su ciudad de Pergamino, en Rosario, a ser nombrado la personalidad del año de la Fundación Libertad; con miles de cuentas en Twitter posicionando sus mensajes (buena parte son bots) contra los gobiernos de Argentina, México, Bolivia, Cuba, Perú, China y Venezuela.

Y la pregunta no es si su lucha es justa o altruista, sino si es auténtica y legítimamente autóctona. Si se analizaran sus tweets, pasan de denunciar desmedidamente y replicar contenidos contra los gobiernos ya mencionados, sobre todo contra Cuba, hasta “adivinar”, como experimentado chamán shuar, las acciones de los operadores mediáticos y políticos de la región contra los llamados gobiernos autoritarios.

Por solo citar ejemplos, anticipó con horas de antelación quién ganaría el Grammy Latino a canción del año, donde, “proféticamente” resultó galardonada la canción contestataria contra el gobierno cubano “Patria y Vida”; así como el documento presentado por el escritor y político peruano Mario Vargas Llosa y la Fundación Libertad argentina en apoyo a la convocatoria a marchas opositoras el pasado 15 de noviembre en Cuba.

http://twitter.com/agusantonetti/status/1461499993269805059?s=20&t=Kj_tmRGoysBp805oZY4GKQ
Recientemente, “logró” introducir en la Cámara de Diputados de la Nación Argentina un proyecto de declaración presentado por la diputada nacional del PRO María Sotolano, para reconocer como interés de ese ente legislativo la labor del casi desconocido joven en la defensa de los derechos humanos, la libertad y la democracia en Latinoamérica, especialmente contra Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Este tipo de acciones solo estimula la tesis de que se potencia su figura como operador mediático para que las campañas realizadas con su cuenta tengan un mayor impacto y reconocimiento; hecho que el mismo reconoce en sus tweets y que refuerzan su figura (o la que han creado alrededor de él) de un egocéntrico con problemas en la autovaloración por sobrevaloración, tanto interna como externa.

Para un persona tan joven y con complicidad en los procesos desestabilizadores de la derecha continental, sin tener un aval previo de trabajo intelectual o político, solo existe una lectura más que evidente: estamos ante una caballo de troya de las redes potenciado que es asesorado por tanques pensantes de la política y los medios.

Algunas fuentes lo vinculan directamente con el experimentado consultor y asesor de campañas políticas, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, quien tiene una basta experiencia con figuras importantes de la política como Mauricio Macri, los ecuatorianos Álvaro Noboa, Mauricio Rodas y Guillermo Lasso; y hasta el conocido capo colombiano Pablo Escobar.

Durán Barba ha sido denunciado por campañas sucias y casos de corrupción, estando prófugo de la justicia en Ecuador por peculado. En 2017 la vicepresidenta argentina Gabriela Michetti y Durán Barba, entre otros funcionarios, fueron denunciados penalmente en la Justicia federal, por el montaje de una red de trolls oficialistas financiados con fondos públicos del Senado con el objetivo de amedrentar opositores.

La Fundación Libertad, socio activo de los militantes del PRO como la propia Michetti, Macri y sobre todo de Patricia Bullrich, lleva varios años preparando con el equipo de Durán Barba a jóvenes de esta institución del llamado Grupo Joven de la Fundación Libertad, donde milita Antonetti.

Por eso se entiende que Antonetti haya llevado un peso importante en las campañas en Twitter contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con la etiqueta #AMLOVeteYa; contra el gobierno cubano con #SOSCuba y #15NCuba (1); antes y durante el golpe de estado contra el expresidente de Bolivia Evo Morales con #EvoDictador (2) y el actual Luis Arce #SOSBolivia; así como campañas negacionistas en Argentina.

http://twitter.com/agusantonetti/status/1459942166566879233?s=20&t=i2l34JVs?FqbZePEzspz1A

Pidámosle a famosos (artistas, políticos, etc) a través de sus cuentas de Twitter que se pronuncien con algun tweet sobre el #15NCuba. Hay que escribirles por MD y responder a sus tweets, vamos a prender esto 🔥

— Agustín Antonetti (@agusantonetti) November 14, 2021

Por favor, no saquemos los ojos de Bolivia. Los bolivianos han salido a las calles y están siendo brutalmente reprimidos por el régimen de Evo Morales y Luis Arce, incluso, con el uso de grupos paramilitares. Lamentablemente, ya hay muertos. No los dejemos solos #SOSBolivia 🇧🇴

— Agustín Antonetti (@agusantonetti) November 11, 2021

Algunas evidencias de estas campañas han sido borradas de su cuenta en Twitter, sobre todo en los casos de 2019 contra Evo y contra AMLO en 2020.

Muy bien!, a mi los tuiteros pagados por Morena me tiraron mi cuenta!. Me ayudas a levantarla?, la abrí ayer 😒#SomosMexico #AmloVeteYa 👉 https://t.co/LiR6uheJw4👈 pic.twitter.com/jznQ0KhaSd

— SofiaTomexicana (@SofiaToMX) June 13, 2020

Coincidentemente, Atlas Network fue denunciada por varios medios mexicanos por estar detrás de la campaña contra AMLO en 2020. (3)

El analista y expertos en redes sociales, el español Julián Macías Tovar, denunció durante la campaña por el #SOSCuba que “Curiosamente las dos cuentas principales que reciben más Retuits, son habituales en mis hilos”, indicó Macías Tovar y señaló por un lado a “Yusnaby (US Navy), una cuenta de un cubano residente en Miami que sigue a bots y cuentas falsas que difunden bulos en varios países, y por otro lado Antonneti (…)”

Para particularizar aún más el rol que le están concediendo a este joven y a su difusión, el propio Antonetti dijo que a raíz de las campañas promovidas en Twitter a través de su cuenta, lo han entrevistado desde medios de unos 20 países, algo nada despreciable para una figura hasta entonces bastante desconocida.

Alguno de los medios para los cuales publica son de ultraderecha y alineados a la plataforma de medios de Atlas Network: CNN Radio Argentina del cual es columnista; el medio digital argentino “Infobae”, donde también labora una vieja amiga de Fundación Libertad y directiva de Atlas Network Antonella Marty; y “El Expreso de Perú”, diario fujimorista y que colaboró con la dictadura militar en ese país.

En Ecuador a menudo es mencionado junto a otros miembros de la Red Atlas, como la senadora colombiana María Fernanda Cabal, el actual presidente ecuatoriano Guillermo Lasso y el actual diputado andino Fernando Villavicencio Valencia, para difundir acciones de campaña sucia.

http://twitter.com/ricflorez/status/1481194846438440960?s=20&t=8l1vQe6DhGvo58tvAkrgrQ

En el caso de Villavicencio, constan denuncias del exgobierno de Rafael Correa sobre sus vínculos con la CIA, aunque de igual forma se conoce su participación en la campaña sucia contra el excandidato correista Andrés Arauz, por lo cual el director de la Fundación Mil Hojas y el blog Periodismo de Investigación tuvo como compensación un puesto dentro de la Asamblea Nacional.

Aunque hay muchos más elementos que se pudieran tratar, en aras de no ser más extenso prefiero llamar la atención en esta especie de sortilegio virtual de Atlas Network que se llama Agustin Antonetti, y cómo los jóvenes son nuevamente el centro de este circo mediático que sigue pasando desapercibido y sin una respuesta enérgica de la fuerzas de izquierda. Es muy peligroso seguir viendo los cometas a los lejos sin saber que un día estarán sobre nosotros momento cuando no habrá ya oportunidad de reaccionar.

(1) https://argentina.indymedia.org/2021/07/14/campana-de-desinformacion-y-fake-news-contra-cuba
(2) https://www.pagina12.com.ar/230693-las-redes-sociales-y-el-golpe-contra-evo
(3) https://www.noticiazmj.com/zmj35249.htm