En el Código de las Familias está la impronta de Vilma

El panel El papel de Vilma en el nuevo Código de las Familias se efectuó ayer en la sede de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en ocasión del aniversario 92 del natalicio de la insigne combatiente, que se conmemorará mañana

Autor: Yenia Silva Correa | internet@granma.cu

Foto: Dunia Álvarez Palacios

Quien vea el Código de las Familias separado del desarrollo de la mujer cubana está fracturando la misión emancipadora que ella ha protagonizado en la concreción del vínculo familia-mujer-sociedad, promovido des­de el triunfo de la Revolución y con el liderazgo de la Heroína de la Sierra y del Llano, Vilma Espín Guillois.

Así transcendió en el panel El papel de Vilma en el nuevo Código de las Familias, efectuado ayer en la sede de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en ocasión del aniversario 92 del natalicio de la insigne combatiente, que se conmemorará mañana.

También en este proyecto de ley, actualmente en consulta popular, «Vilma vive entre nosotras, siempre está presente», subrayó Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político del Partido y secretaria general de la fmc, quien mencionó diferentes estudios e investigaciones que sobre el tema promovió la organización fundada por Vilma Espín.

Prestigiosos panelistas destacaron los aportes de Vilma desde el Código de la Familia de 1975, y significaron sus valores como mujer martiana, marxista y comunista, que creía en el saber, y quien, específicamente, abogó por que los niños y adolescentes no fueran separados de sus padres, por el interés superior de estos, por el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Desde el primer Código de la Familia tuvo presente la investigación científica; Vilma fue una ferviente estudiosa de estas materias, de todos los nuevos aportes de la ciencia, promotora de la necesidad de formar hombres y mujeres preparados para vivir en el socialismo, y con claridad sobre el papel de las Ciencias Sociales, destacó la doctora Mayda Álvarez Suárez.

«Fueron obras de creación científica los círculos infantiles, el Instituto de la Infancia, el Centro Nacional de Educación Sexual, la Comisión de Prevención y Atención Social, la Comisión Permanente de la Asamblea Nacional del Poder Popular que abarca estos temas, las cátedras de la Mujer, las casas de Atención a la Mujer y la Familia, y el Centro de Estudios de la Mujer», aseguró.

Destacó, además, que el actual Código de las Familias reconoce los derechos de las mujeres, y refleja aspectos por los que ha estado luchando la fmc durante todos los años de Revolución.

Con el nuevo proyecto de ley «lo que estamos haciendo es traer la sociedad al Código, lo que estamos haciendo es reflejar en la norma jurídica las problemáticas sociales que tenemos», subrayó la Secretaria General de la FMC.

Se analizan todas las propuestas sobre el Código de las familias (+ Video)

A disposición del Parlamento los primeros resultados de la consulta popular del Código de las familias

Autor: Liz Conde Sánchez | internet@granma.cu

código de las familias
Foto: Osval

En cumplimiento del cronograma previsto, el Consejo Electoral Nacional (cen) entregó, este sábado, los resultados del primer corte informativo con las propuestas de los electores realizadas en las reuniones de consulta popular del proyecto del Código de las familias, a las autoridades de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), que, a su vez, cedió el informe a la Comisión redactora de la propuesta.

Ante Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político del Partido y presidente de la ANPP, y de Oscar Silvera Martínez, presidente de la Comisión redactora y ministro de Justicia, entre otros invitados, Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del cen, informó que, hasta el 10 de marzo de 2022, se desarrollaron 41 568 reuniones, lo que representa el 52,49 % de las 79 193 planificadas, y en las que se incluyen las 1 160 reuniones del Consejo Electoral Especial del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Con una asistencia de electores al 74,87 %, se realizaron hasta esa fecha, como resultado de las reuniones, 195 262 intervenciones y 210 786 propuestas, de las que han sido procesadas 210 142, detalló.

Balseiro Gutiérrez agregó que, del total de propuestas procesadas, se determinaron, por Título, 5 237 propuestas tipos, conformadas a partir de la asociación de las idénticas y de aquellas que tenían redacción diferente, pero que se referían a igual criterio.

Además, dijo, se eliminaron las que resultaron inconsistentes y no contaban con la argumentación necesaria para ser evaluadas con posterioridad.

Subrayó que el trabajo ha estado precedido de revisiones progresivas, que se inician en los consejos electorales de circunscripción, y luego continúan en los consejos electorales municipales y los consejos electorales provinciales, hasta llegar al cen, a través del sistema informático de consulta popular (Xiscop).

También se diseñó el sistema informático Gema-CEN, que se utiliza en la sede nacional, para agrupar las propuestas atendiendo a sus características y similitud, dependiendo finalmente del criterio especializado de los dúos de juristas que trabajan junto a la dirección del cen, en su selección como propuestas tipo, a partir de su reiteración, significación y alcance, añadió.

Luego de recibir el informe con los resultados y hacer entrega inmediata del documento al Presidente de la Comisión redactora, Lazo Hernández calificó al proceso de consulta popular del Código de las familias –efectuado a partir de la decisión de la ANPP, en cumplimiento del mandato constitucional–, como genuino y reflejo de la vocación democrática de nuestro Estado socialista.

«En el mismo, todos nuestros ciudadanos, con absoluta libertad, han tenido y tienen el derecho de emitir criterios y sugerencias sobre esta norma, gozando de todo el respeto que, a tales efectos, les corresponde», afirmó.

Respecto a la labor que ahora debe realizar la Comisión redactora del Proyecto de Ley, el Presidente del Parlamento indicó que no puede quedar «ni una sola opinión expresada que no tenga el consabido análisis y la debida ponderación, y que se exprese, en definitiva, en la redacción final del Código de las familias».

El también Presidente del Consejo de Estado recordó que todo este proceso se está llevando a cabo con conciencia del trascendental avance cultural que para todo nuestro pueblo implica la aprobación de dicha norma jurídica.

Agradeció y reconoció al cen y a todos los que de una forma u otra han intervenido en el esfuerzo que ha requerido el proceso de consulta popular.

Exhortó a los miembros de la Comisión redactora a iniciar, de inmediato, los trabajos de estudio y evaluación de las propuestas recopiladas hasta el momento, y convocó al pueblo a participar activa y decididamente en la consulta, con la convicción de que estamos luchando por alcanzar toda la justicia social posible.

Oscar Silvera Martínez, presidente de la Comisión redactora y ministro de Justicia, ratificó que están creadas las condiciones para el análisis y recepción de cada una de las propuestas.

Informaciones relacionadas

Código de las familias: uno de los textos más modernos de esta naturaleza (+Video)

Así lo reconocieron académicos y juristas de varias naciones y diputados y otros invitados cubanos, en audiencia parlamentaria sobre el documento legal

Autor: Gladys Leidys Ramos López | internet@granma.cu

La familia cubana
No cabe duda de que el Código tiene que parecerse cada vez más a la Cuba de hoy, dijo el doctor Leonardo Pérez Gallardo. Foto: José Manuel Correa

La Doctora en Ciencias Jurídicas y Profesora Titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, Yamila González Ferrer, lo ha dicho otras veces y lo reiteró este martes durante la audiencia pública parlamentaria sobre el proyecto de Ley del Código de las familias, que tuvo lugar en el Capitolio Nacional: «deberíamos preguntarnos si existe verdadero amor sin el respeto a los derechos de las personas que decimos amar; si comprendemos el alcance real del texto constitucional que aprobamos en materia de igualdad, no discriminación y dignidad humana».

Este proyecto de ley, afirmó la también Vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y una de las redactoras del documento legal, pone en alto esos principios y deja claro que la orientación sexual, la identidad de género, el color de la piel, la creencia religiosa, la situación de discapacidad no deben ser, de ningún modo, los que hagan la diferencia, como tampoco son categorías para determinar si somos mejores o peores seres humanos.

En el contexto de la audiencia Cuba vive en las familias, convocada por las comisiones permanentes de trabajo de Asuntos Constitucionales y Jurídicos y la de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), el presidente de la primera, José Luis Toledo Santander, consideró oportuno recordar que el Código no busca imponer a nadie cómo debe ser su familia, pero sí establece normas de respeto e igualdad para todas las personas.

«Más importante, reconoce a las distintas formas de familias con las que ya convivimos y que nos reclaman, como su derecho, ese reconocimiento y protección, y no puede ser menos en un Estado de Derecho y de Justicia Social, y este Estado de derecho y de justicia social nos corresponde a todos y todas por igual», subrayó.

Recordó la importancia de la consulta popular, porque de llevar este proyecto de Ley directamente a la aprobación de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no se hubiera sido consecuente con la lealtad que el Legislativo cubano le debe al pueblo.

El encuentro estuvo presidido por Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la ANPP; el secretario del propio Parlamento, Homero Acosta Álvarez; Oscar Silvera Martínez, ministro de Justicia; además de Yamila Peña Ojeda, fiscal general de la República; Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del Consejo Electoral Nacional, junto a las miembros del Consejo de Estado, Aylín Álvarez García y Karla Santana Rodríguez, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y presidenta nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), respectivamente.

DEFINICIONES OPORTUNAS EN DEBATE

La importancia de conceptos como el de responsabilidad parental, autonomía progresiva y gestación solidaria, entre otros, suscitó el interés de reconocidos académicos y juristas a nivel internacional, así como de diputados e invitados de nuestro país, tales como las doctoras Aída Kemelmajer de Carlucci, académica de número de la Academia Nacional de Derecho de Buenos Aires, Argentina; Silvia Díaz Alabart, catedrática emérita de Derecho Civil, de la Universidad Complutense de Madrid, España, y de María Berenice Díaz, vicepresidenta del Instituto Brasileño de Derecho de Familia, de Brasil, entre otros expertos.

Aída Kemelmajer de Carlucci reflexionó sobre lo oportuno de la  definición de responsabilidad parental, que ha causado polémica en interés de sustituirla por patria potestad, y con cuyo criterio no concuerda la experta, pues a su consideración la responsabilidad parental es incluso más comprensible para el destinatario de la ley, lo que posibilita su mejor cumplimiento.

A ello se le suma, continuó, que todos somos conscientes de que las atribuciones que tienen los padres y las madres no son potestades, sino deberes sobre sus hijos. Una de esas responsabilidades está en la preparación del niño para que sea capaz de tomar decisiones para el desarrollo de su personalidad, cuestión totalmente en coherencia con el concepto de autonomía progresiva.

Al respecto, Neylia Abboud Castillo, profesora de Derecho Civil de la Universidad de Managua, Nicaragua, coincidió con que es esencial porque significa la escucha activa de la opinión de los hijos en circunstancias específicas, como en casos de divorcio, o en procesos de adopción.

La autonomía progresiva, reiteró la jurista nicaragüense, es indispensable para el desarrollo de la personalidad de los hijos, y eso depende mucho de la preparación de ellos por los padres. Niños, niñas y adolescentes son sujetos de derechos y se les debe escuchar su opinión, siempre con un nivel valorativo, puntualizó.

De manera general, opinó, el proyecto cubano no vino a inventar nada, sino que describe una realidad que ya existe, y esa realidad necesita respaldo legal y protección.

Un elemento más llamó la atención de la académica Kemelmajer de Carlucci, pues a su modo de ver el adjetivo en la definición de gestación solidaria que aporta el texto es perfecto, a lo que se le añade lo que refiere el Código en cuanto a protección de la salud de las partes involucradas, no solo de la persona por nacer, así como de la regulación y el cumplimiento necesario de los requisitos que se plantean para esta posibilidad.

Muchos principios le parecieron esenciales, en consonancia con la Constitución. Por un lado, la autonomía y la libertad, pero también la solidaridad, la no discriminación y la igualdad, como todo Estado Constitucional de Derecho.

GARANTÍAS Y RESPETO A OTROS DERECHOS ELEMENTALES

Como los anteriores, el tema de las parejas homoafectivas y familias homoparentales también toca las puertas de la justicia en términos de reconocimiento y protección de sus derechos en Cuba, porque como dejó claro en la audiencia la reconocida sicóloga cubana Patricia Arés Muzio, no surgieron con el Código, hace mucho tiempo que existen en nuestro país, y han tenido que sufrir en muchos casos la discriminación, el silencio.

«No se puede pensar que bajo condiciones moralistas podremos desaparecerlas, eso nos hace posicionarnos en un idealismo subjetivo e ignorar la realidad social», advirtió.

Puntualizó que la orientación sexual de una persona no compromete su condición moral, tampoco su salud mental, ni mucho menos su capacidad de amar.

Explicó que estudios en instituciones de reconocido prestigio han demostrado que este tipo de familias tienen similares posibilidades de proporcionar a los niños un ambiente sano que otras, como tampoco se afecta el desarrollo sicoemocional de los menores.

Por todo ello, aseguró que aplaude el proyecto, porque la diversidad de las familias debe ser protegida con todos sus derechos, sobre todo a vivir una vida sana y feliz.

Esa diversidad, de acuerdo con Karla Santana Rodríguez, sin dudas, el proyecto de Ley la visibiliza, por ello hablamos también de derechos a las personas adultas mayores, se reconocen los derechos de los niños, niñas y adolescentes, de las mujeres y la protección contra la violencia familiar.

El diputado Raúl Alejandro Palmero mientras refirió los principios del derecho de familia y su necesaria correspondencia con lo que será el Código, mencionó entre las virtudes del documento su coherencia con la Constitución, su carácter inclusivo, y resaltó temas medulares como el reconocimiento de la unión de hecho.

Es que el texto cubano, apreció la doctora María Berenice Díaz, vicepresidenta del Instituto Brasileño de Derecho de Familia, es una de las herramientas de esta naturaleza más modernas que ha tenido la posibilidad de conocer, no solo por los principios consagrados que maneja, sino también por el establecimiento de una igualdad plena entre hombres y mujeres, por recoger la libertad de estas últimas a decidir sobre sus cuerpos, un derecho que hoy no abunda en muchos países.

Además, especificó y ponderó el apartado que el Código dedica a las formas de convivencia con las mascotas.

En el momento final, el doctor Leonardo Pérez Gallardo, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y Familia, expresó que no cabe duda de que el Código tiene que parecerse cada vez más a la Cuba de hoy, tiene que apelar a la inclusión, a la diversidad, al principio de pluralidad.

«Las familias cubanas alzan sus brazos, nos piden un abrazo, y ese abrazo se les podrá dar única y exclusivamente con el nuevo Código de las familias», puntualizó.

Actualmente, el Proyecto de Ley del Código de las familias está siendo sometido a una consulta popular en todo el país, que comenzó el 1ro. de febrero y se extenderá hasta el día 30 de abril.

Informaciones relacionadas

Consulta popular masiva sobre el Código de las Familias: ¿Cuba homófoba y antidemocrática?

Publicado por AUCALATINOAMERICANO

En más de 78 mil asambleas, desarrolladas en las calles de toda Cuba, se está discutiendo el nuevo Código de las Familias, con el objetivo de recoger opiniones que lo modifiquen y enriquezcan, antes de ser sometido a referéndum (1).

El texto representa un avance legislativo en temas muy diversos, desde el reconocimiento de la pluralidad de tipos de familia, hasta la posibilidad del matrimonio y la adopción para parejas del mismo sexo, pasando por la protección de menores, la violencia machista o el respeto a la libre orientación sexual (2).

Este proceso de discusión democrática masiva es otro más de los varios realizados en Cuba en la última década. En 2011, la propuesta de transformaciones en el modelo económico del país se modificó en 160 mil asambleas (3), y en 2018, la nueva Constitución, en 130 mil (4).

En el mundo, son pocos los lugares donde se pongan en práctica fórmulas similares de participación popular masiva. Lo que no impide que los grandes medios descalifiquen la consulta cubana por ser un «debate controlado» (5). Un reportaje de France 24, órgano oficial del gobierno de París, presentaba como “voz experta” sobre este asunto a Freedom House, organización vinculada a la CIA y sostenida por el Departamento de Estado de EEUU, que aseguraba que la consulta de Cuba no es “participación política auténtica y autónoma” (6). Evidente. Es mucho más “auténtica y autónoma” la participación en EEUU o Francia que, sencillamente, no existe: ni para una ley de este tipo, ni para reformar la Constitución, ni para aprobar una reforma económica o laboral.

Mientras, los medios de la contrarrevolución cubana financiados por Washington que, durante años, han hablado hasta la saciedad de la supuesta “homofobia institucional” en Cuba, ahora hacen campaña contra el citado Código, dando voz a personas que se oponen al llamado “matrimonio igualitario” (7) y, particularmente, a la Iglesia Católica, que asegura que la ley cubana está “permeada por la `ideología de género´» (8).

El citado Código está sufriendo, además, un ataque permanente de fake news. Para presentar, por ejemplo, el nuevo término de “responsabilidad parental”, sustitutivo de la “patria potestad”, como la supuesta “entrega” de los hijos e hijas al Estado cubano (9). Una monstruosa mentira, similar a la que provocó, en los años 60, el drama de la llamada Operación Peter Pan, por la que 14 mil menores fueran evaluados a EEUU y perdieron, durante años, el contacto con sus familias (10).

El Código de las Familias es un duro golpe a dos asentadas matrices de opinión: la que señala como homófoba y la que acusa de antidemocrática a la Revolución cubana. De aprobarse, colocará a Cuba por delante de la mayoría de países del mundo en legislación sobre género y respeto a la diversidad. Haciéndolo, además, con la participación directa de la población. Por eso necesitan destruirlo con un basural de mentiras (11).

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.

  1. http://www.adelante.cu/index.php/es/noticias/noticias-de-cuba/25043-cinco-pasos-para-participar-en-la-consulta-popular-del-proyecto-de-codigo-de-las-familias-camaguey
  2. http://www.acn.cu/cuba/90221-codigo-de-las-familias-afecto-inclusion-y-respeto
  3. http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/04/16/raul-inaugura-vi-congreso-del-partido-comunista/
  4. http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/12/18/presentan-cambios-en-el-proyecto-de-constitucion-derivados-de-la-consulta-popular/
  5. https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20220215-barrio-por-barrio-cuba-discute-matrimonio-gay-y-maternidad-subrogada
  6. https://es.wikipedia.org/wiki/Freedom_House
  7. https://diariodecuba.com/cuba/1645463455_37647.html
  8. https://www.religiondigital.org/una_luz_en_la_oscuridad-_julio_pernus/Proyecto-Codigo-Familias-Obispos-Cuba_7_2427127276.html
  9. https://www.granma.cu/pensar-en-qr/2022-02-15/mitos-vs-realidades-sobre-el-proyecto-de-nuevo-codigo-de-las-familias-15-02-2022-21-02-41
  10. https://rebelion.org/nuevo-guion-mediatico-de-la-contrarrevolucion-cubana/
  11. https://agendapublica.elpais.com/noticia/17758/cuba-debate-regulacion-matrimonio-igualitario

«Están tratando de confundir y dividir a nuestro pueblo contra un Código de las Familias que es inclusivo y moderno»: Gerardo Hernández Nordelo

Género Contra Cuba Manipulación Mediática

Giusette León García – CubaSí.- Gerardo, así de simple, sin apellidos, como aprendimos a llamarlo mientras se jugaba la vida por todos y todas; como se para en una esquina de La Güinera a conversar; como te habla ahora, mientras le pides que te diga su opinión sobre el proyecto de Código de las Familias.


«Mi opinión: es un código muy moderno, un código del cual, como he dicho en otros momentos, los cubanos podemos sentirnos orgullosos, muy inclusivo y con el cual aspiramos a lograr una sociedad más inclusiva, en la que se respete cada vez más el derecho de todas las personas, como la soñó Martí: con todos y para el bien de todos.

«Hay una campaña ya fuerte en contra de este proceso que se está llevando a cabo, porque son las mismas personas. Hace poco decíamos en una actividad que si se estuviera discutiendo un proyecto de «regulación de pajaritos en colores», ya estaría una campaña andando oponiéndose a la «regulación de pajaritos en colores», porque cualquier proyecto que salga de nuestro pueblo, de nuestra Revolución, siempre va a haber una campaña mediática en contra con el objetivo de dividir, de crear desconfianza, desesperanza, confusión y, obviamente, en un tema que no deja de ser polémico, como es este código, pues están tratando de confundir y dividir a nuestro pueblo.

«Sea de lo que sea, trate de lo que trate, ellos se van a oponer porque es una manera de mostrarse en contra de la Revolución, pero en cuanto al contenido, en la esencia, no pueden justificar una oposición».

En fin… la democracia

«Recientemente, estuvimos en el barrio de Los Pocitos con el Presidente del Partido Comunista español, que además ha sido diputado, y él nos decía: en mi ejercicio como diputado, nosotros acostumbramos a que no hay prácticamente debates en el Parlamento, porque sabemos que vamos a votar por lo que el vocero de quien nos representa nos ha pedido, entonces para mí era muy desagradable pararme a hablar, a explicar un punto, y que muy pocas personas estuvieran atendiendo, porque a los parlamentarios no les importa porque saben que, en definitiva, van a votar como les haya pedido su partido.

«Sin embargo, hacen una campaña inmensa contra Cuba cuando en el Parlamento se vota una ley por unanimidad, y desconocen el hecho de que esa ley se ha estado discutiendo en comisiones del propio Parlamento, en los barrios, como en este caso. ¿Qué ejercicio mayor de democracia tú quieres que esto que están haciendo ustedes ahora con el Código de las Familias?, discutiéndose barrio por barrio, la gente aportando, opinando… Eso la gran prensa, por supuesto, lo desconoce, porque ellos quieren escoger después el pedacito en que se aprueba finalmente por unanimidad y mostrar que no ha habido ningún proceso vivido, pero es todo lo contrario.

«Él nos señalaba eso y tiene mucha razón. ¿Cuántas veces hemos discutido ya este proyecto o aspectos de este proyecto? Se han cambiado cosas, se ha eliminado, se ha perfeccionado y se seguirá haciendo. Entonces, cuando hablamos de democracia, ¿cuál es la real democracia, la que tú vas a votar después, en función de los intereses de los que te pagaron tu campaña para ser diputado o esta que tenemos nosotros, que vamos a tener un Código que está siendo construido por todo el pueblo?».

Lo que nadie te dice…

«Los cubanos estamos conscientes de que tenemos muchos problemas, habría que estar conscientes también de que todos los ciudadanos del mundo tienen muchos problemas que se han exacerbado con esta pandemia que ha afectado a nivel global. Por ejemplo, se habla de inflación. Tú entras a ver noticias y en Estados Unidos se están quejando de la inflación, y en otros lugares lo mismo… Cualquiera de nuestros problemas existe y, en muchos casos, más exacerbados en otros lugares. Claro, a veces nosotros vemos el nuestro como si fuera el fundamental, porque realmente el ser humano tiene eso como naturaleza: no hay problema más grande que el que tengo yo. 

«Desgraciadamente, en ese proceso de reconocer, de quejarnos de nuestros problemas, no reconocemos lo que sí tenemos garantizado o los problemas que no tenemos y que sí tienen otros. Entonces, un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de nosotros quejarnos de las cosas, es pensar un poquito más en lo que sí tenemos y en lo que sí tenemos que cuidar; porque el hecho de que mi sofá tenga un muelle suelto y esté un poco incómodo no quiere decir que lo vaya a botar y después no sé dónde me voy a sentar, porque eso sí no te lo dice nadie. Desde afuera la propaganda te dice que aquí esto está malo y que hay que tumbar el gobierno, pero nadie te dice qué es lo que viene después.

«Desde Miami te dicen «queremos ayudar a los cubanos». Bueno, ¿y por qué no empiezan por ayudar allá a los que viven debajo de los puentes y en los tráilers de la Calle 8 y tienen veinte problemas y los botan para la calle cuando no pueden pagar?, ¿por qué no comienzan ayudando a los de allá?».

La costumbre ¿es más fuerte que el amor?

«Nosotros estamos acostumbrados a tener salud gratis, estamos acostumbrados a tener educación gratis, estamos acostumbrados a que a mí nadie me va a botar de mi casa si no puedo pagar una renta, etc. Entonces, damos todo eso por hecho y nos enfocamos en cosas que no tenemos, pero hay que hacer una valoración general sobre cuáles son los logros que nosotros hemos alcanzado. Realmente son tiempos difíciles, tenemos muchos retos por delante, pero hay que ver el vaso medio lleno y no medio vacío».

Gerardo nos deja su mensaje de esperanza en buen cubano. Entonces tú sabes que estás delante de Gerardo Hernández Nordelo, el Héroe de la República de Cuba, el coordinador nacional de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR); pero él no tiene poses heroicas, te mira con ojos de compañero y una se toma la libertad de hablar de amor, porque en el fondo, solo eso nos salvará de la costumbre estéril: el amor por Cuba.

Nuevo guión mediático de la contrarrevolución cubana contra el Código de las Familias

Contra Cuba Manipulación Mediática

Vicente E. Escandell Sosa – Rebelión.- José Martí valoraba: “Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen. Y la pelea del mundo viene a ser la de la dualidad hindú: bien contra mal”.


Hasta ayer, en las mal llamadas “redes sociales” porque, en la práctica, se han convertido en redes antisociales que esparcen odio, el bando de los malos, es decir, los que odian y destruyen, se habían manifestado contrariamente a la resistencia del pueblo cubano, llenos de rabia por la respuesta de nuestro pueblo ante los planes de los enemigos que claman por que los buques no lleguen, que no funcione la electricidad, que el pueblo sufra hambre, que no funcione el país, que continúe el genocida bloqueo norteamericano, que se cierre el cerco, que quieren una invasión a Cuba porque, en definitiva, de lo que se trata es destruir la Revolución cubana.

Pero como no han podido lograr sus deseos dada la resistencia del pueblo, sucede ahora, en medio de la discusión del Proyecto del CÓDIGO DE LAS FAMILIAS, que se realiza mediante asambleas populares, han cambiado el guion: tratar de desacreditar dicho Proyecto, crear dudas en el pueblo, mediante la manipulación de determinados aspectos, como es el caso en que se propone cambiar el vigente término de patria potestad por el término responsabilidad parental, aduciendo que de aprobarse este término, significaría que los padres perderían la responsabilidad de la crianza, asistencia, educación y cuidado de sus hijos y que estas funciones pasarían al Estado, es decir, el Estado opresor asumiría la patria potestad.

Es la misma campaña propagandista falsa que lanzaron en Cuba previo a la operación Peter Pan, (matriz actual de la contrarrevolución), consistente en que el Estado cubano eliminaría la patria potestad. Repiten hasta la locura, por las redes sociales, la farsa de que los hijos son propiedad del Estado. Todas estas falsedades quedan desmentidas en el TÍTULO V, DE LAS RELACIONES PARENTALES del Proyecto y que comprende desde el artículo 132 hasta el artículo 196, en los cuales se explica, pormenorizadamente, el contenido y significado del nuevo término propuesto que abarca una visión más amplia que el concepto de patria potestad del Código de la Familia vigente (LEY No. 1289 de 1975) al posibilitar, sin negar, en lo más mínimo, la responsabilidad que tienen los padres con sus hijos menores, la delegación voluntaria del ejercicio de la responsabilidad parental, consistente en que “los titulares de la responsabilidad parental pueden delegar con carácter temporal su ejercicio a las abuelas y los abuelos, a otro pariente o persona afectivamente cercano a su hija o hijo menor de edad, con condiciones para ello, sin perjuicio del derecho que también se reconoce en el artículo 178 del presente Código, por razones suficientemente justificadas y siempre en interés de la hija o el hijo”, tal como reza el artículo 141, inciso 1.

El término de patria potestad, fue muy utilizado por la contrarrevolución, en los años sesenta del siglo pasado, con la llamada Operación Peter Pan (también Operación Pedro Pan), espanto ocurrido en los primeros años de la Revolución, en el que estuvo vinculada la Iglesia, fue una maniobra coordinada entre el Gobierno de los Estados Unidos (con énfasis sobre la CIA), la Iglesia católica y los cubanos que se encontraban en el exilio, por la cual más de 14.000 niños fueron llevados de Cuba a Estados Unidos sin sus padres, pues estos pensaban que regresarían pronto, ya que la Revolución duraría muy poco tiempo, sin embargo, no fue así, por lo que muchos de esos niños y niñas nunca más volverían a ver sus padres. Toda esa operación se realizó por mediación de la Iglesia Católica, al propagar la falsa noticia de que en Cuba se iba a quitar la patria potestad a los padres.

Por otra parte, estos mercenarios, propugnadores de la mentira, critican, además, dentro de la responsabilidad parental, el inciso ñ del artículo 134 del Proyecto, que determina que los padres, a sus hijos, deben “inculcarles el amor a su patria y el respeto a sus símbolos”. Según estos mercenarios y falseadores de la información, consideran que eso significaría solo el culto a Fidel y una obediencia absoluta al PCC como partido único y dictatorial, negando lo que dice el artículo segundo de nuestra Constitución, de que los símbolos patrios son la Bandera de la estrella solitaria, el Himno de Bayamo y el Escudo de la palma real. Tal es la manipulación que tratan de hacer, y soslayan que en el Proyecto no se menciona la palabra socialismo. Se olvidan también, de la expresión de Fidel al pueblo que le decía “no crean, sino que lean”. Con tan burda tergiversación, estos mercenarios, cuestionan la privación de la responsabilidad parental por “incumplir grave y reiteradamente los deberes establecidos en este código”, sin embargo, no dicen que esta causal de privación se encuentra en el artículo 95 del código vigente que dice:

ARTICULO 95. Los tribunales, atendiendo a las circunstancias del caso, podrán privar a ambos padres, o a uno de ellos, de la patria potestad, o suspenderlos en el ejercicio de ésta, en los casos de los artículos 93 y 94 , o mediante sentencia dictada en proceso promovido a instancia del otro o del fiscal, cuando uno o ambos padres: 1) incumplan gravemente los deberes previstos en el artículo 85; 2) induzcan al hijo a ejecutar algún acto delictivo; 3) abandonen el territorio nacional y, por tanto, a sus hijos; 4) observen una conducta viciosa, corruptora, delictiva o peligrosa, que resulte incompatible con el debido ejercicio de la patria potestad. 5) cometan delito contra la persona del hijo.

Entonces, debemos preguntarnos si de verdad estos lacayos se estudiaron el proyecto que se discute hoy y si conocen también, las normas que están vigentes desde el año 1975. Parece ser, que ni lo uno, ni lo otro. Debería darles vergüenza.

Son muchas las propuestas del Proyecto de Código de las Familias, para que la crianza de niños y niñas sea un acto de respeto y amor para esa niñez. Se busca legitimar todo lo bueno y justo para la niñez en el ámbito familiar. La infancia en Cuba es sagrada y esto se demuestra a diario. El Código asegurará, aún más, el bienestar y pleno desarrollo de esa niñez y los adolescentes.

El contenido del nuevo guion adoptado como campaña mediática en las redes sociales por estos vendepatria, anexionistas, mercenarios, contrarrevolucionarios y reaccionarios incorregibles, es crear, nuevamente, en nuestro pueblo, la duda, manipular la conciencia del pueblo, mediante la mentira, sutilezas, argucias, subterfugios, etc., con tal de desacreditar al gobierno y a nuestras instituciones con el objetivo de dar la visión falsa de que en Cuba, el sistema socialista no sirve y de que existe un gobierno fallido. Tales son sus intenciones, pero les decimos que, como antes, volverán a fracasar, porque no acaban de reconocer que este pueblo es de Patria o Muerte y, por tanto, el gigante de siete leguas ¡NO PASARÁ!

Diferendo EEUU-Cuba impacta en dinámica de familia, asegura experta

La Habana, 17 feb (Prensa Latina) La realidad de la familia en Cuba está marcada por los procesos de separación a causa de la migración muchas veces irregular, que provoca el diferendo entre la isla y Estados Unidos, afirmó hoy la doctora Patricia Arés.

Al intervenir en el programa Solidaridad vs Bloqueo, convocado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), la especialista sostuvo que familia y sociedad son dos términos interdependientes, por lo que los fenómenos ocurridos en una de estas instituciones impactan en la otra.

Hay factores potencialmente devastadores y traumáticos, que influyen en las dinámicas del hogar, como los ocasionados por las políticas migratorias devenidas en separaciones largas, procesos irregulares generadores de grandes riesgos, explicó la doctora en Ciencias Psicológicas.

Por más de 60 años el gobierno de Estados Unidos ha aplicado contra la isla caribeña un bloqueo económico, comercial y financiero con impacto en todas las esferas de la sociedad, que restringe la adquisición de recursos básicos, como medicinas y alimentos y coarta el intercambio con otros países del mundo.

Constituye una intención declarada la de asfixiar por hambre y necesidad a los habitantes de la mayor de las Antillas, a lo que se suman medidas para provocar la migración irregular e insegura por vía marítima y terrestre, con consecuencias para la vida de las personas.

En su intervención, Patricia Arés abordó también los elementos novedosos sobre el proyecto del nuevo Código de las Familias que se somete a consulta popular en Cuba hasta el próximo abril.

Sobre las incomprensiones que han existido por el cambio del término patria potestad por el de responsabilidad parental, dijo que se ajusta a lo estipulado por la Convención Internacional de los derechos del niño y también a la realidad de la familia cubana, en la cual existen diversos sistemas parentales, como madres y padres afines y abuelos al cuidado de los nietos.

La denominación no implica la expropiación del derecho de los padres a decidir, criar, conducir, alimentar, sancionar, ni tampoco sugiere una injerencia del Estado –explicó- sino que los padres son los máximos responsables en la educación y la crianza de los hijos, aunque eso no les dé derecho a prácticas abusivas y a no escuchar la voz del niño.

“La patria potestad implicaba la cultura del respeto a ultranza. La responsabilidad parental implica una nueva cultura donde el respeto se conquista”, insistió.

El nuevo documento legal también permitirá las garantías de los derechos a las llamadas familias transnacionales, aquellas formadas por individuos con lazos estrechos habitantes en territorios distintos, trascendió recientemente en una Mesa Redonda sobre el tema.

Una de las novedades más importantes constituye la posibilidad por vez primera de solucionar conflictos internacionales a partir de la elección de las partes de aplicar la ley del lugar de domicilio o del sitio de origen de la unión matrimonial, en dependencia de cuál otorgue más prerrogativas.

En esta jornada contra el bloqueo, el ICAP convocó también para las 21:00 hora local un espacio interactivo a través del perfil @Siempreconcuba en Twitter, la cual permitirá continuar el abordaje de cuánto impacta la política de Estados Unidos contra la nación.

mem/lrg

Nueva Operación Peter Pan contra el Código de las Familias de Cuba: Con Filo

Contra Cuba Manipulación Mediática

Con Filo.- Hoy hablaremos de un tema en boga en la calle por estos días: el Código de las Familias. ¿Quieres enterarte de las manipulaciones de las que ha sido víctima el documento?


De la propuesta a la ley: el camino hasta un nuevo Código de las Familias

Género

ACN / Revista Mujeres.- Cuba se encuentra a pocas horas de iniciar en todo el territorio nacional la consulta popular del Proyecto del Código de las Familias en su versión 24, una propuesta de normativa que varios expertos califican como moderna, inclusiva, educativa y necesaria para la sociedad actual.


El texto que hoy llega a manos del pueblo, disponible en aplicaciones, sitios web y en versión impresa, recorrió un largo camino antes de someterse a la consideración de los electores.

La Constitución de la República, proclamada el 10 de abril de 2019, estableció que el nuevo Código de las Familias sería el resultado de una amplia consulta popular y del referendo que convocara la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), dada la alta importancia que el Estado brinda a la institución familiar.

El actual Código de Familia está vigente desde 1975, y aunque constituyó un hito en la promoción de valores éticos y morales, y rompió con cánones tradicionales clasistas y patriarcales, ya no es coherente con la diversidad y la dinámica socio familiar de estos tiempos.

Ante la necesidad de una legislación que refleje la realidad cotidiana y brinde mecanismos jurídicos inmediatos y especializados en esta materia, el 16 de julio de 2019 se constituyó el Grupo de Trabajo Temporal, coordinado por el Ministerio de Justicia (Minjus) e integrado por reconocidos expertos de los organismos relacionados con el tema.

El equipo elaboró las propuestas de políticas y 20 versiones del anteproyecto del Código de las Familias, y el 22 de marzo de 2021, el Consejo de Estado aprobó la Comisión encargada de redactar el proyecto del Código de las Familias, compuesta por diputadas, diputados y representantes de varias instituciones y organizaciones sociales y de masas.

Tras intensas jornadas de estudio y trabajo se aprobó la versión 22 del anteproyecto y se acordó comenzar un proceso de consultas especializadas para perfeccionar su contenido, así como publicar el documento en el sitio web del Minjus para el conocimiento de la población.

Esta versión, de acuerdo con el propio Ministerio, logró coherencia con el texto constitucional y desarrolló las diversas instituciones jurídico-familiares en correspondencia con el carácter humanista del proceso revolucionario, los resultados de la ciencia del Derecho de Familia, de la práctica judicial en Cuba y los avances en la legislación de otros países.

Durante las consultas especializadas, entre septiembre y octubre del pasado año, se procesaron y analizaron más de 500 opiniones en 47 instituciones y organizaciones de todo el país.

Fue un proceso aportador muy intenso, de mucho trabajo, pero imprescindible para lograr un anteproyecto y propuestas a la Asamblea Nacional de alta calidad, señaló en aquel momento Oscar Manuel Silvera Martínez, ministro de Justicia.

Después de las consultas especializadas se elaboró la versión 23 y se aprobó por la comisión encargada de la elaboración del proyecto y por el Consejo de Ministros.

Las modificaciones del Anteproyecto del Código se dirigieron fundamentalmente a delinear determinadas instituciones ya reguladas, lo cual ayudó a que la técnica legislativa fuera superior, aseguró a la Agencia Cubana de Noticias el Doctor en Ciencias Jurídicas Leonardo Pérez Gallardo.

El texto incluyó entre sus principios la búsqueda de la felicidad, perfiló lo relativo a la gestación solidaria y sus requisitos, lo relacionado con los derechos de la infancia y de la familia, las posibilidades del testador, la obligación de dar alimento, e incorporó los deberes jurídicos de las personas de la tercera edad con la familia, y otros aspectos.

Se presentó a la ANPP el 15 de noviembre, momento a partir del cual adquirió la condición de proyecto de ley.

Los parlamentarios cubanos protagonizaron un amplio debate en torno al proyecto durante el VIII período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional, en su IX Legislatura.

Silvera Martínez significó que la propuesta de normativa se caracteriza por el sello de identidad cubano y latinoamericano, la visión multidisciplinaria de la protección de las familias, su pluralidad y diversidad, la inclusión, igualdad y no discriminación, la dignidad humana, el afecto como eje central de las relaciones familiares y el respeto a los tratados internacionales de los que Cuba forma parte.

El 21 de diciembre el Parlamento cubano aprobó el proyecto de Ley del Código de las Familias y someterlo a consulta popular desde el primero de febrero hasta el 30 de abril de 2022.

La Gaceta Oficial publicó el 12 de enero de 2022 la versión 24, con las modificaciones acordadas en el transcurso de su análisis, sostenido por los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional.

Para Pérez Gallardo, la norma en discusión sienta las bases de un Derecho familiar más democrático, a la vez que solidario y responsable, a partir del reconocimiento de la dignidad como valor supremo y fundamento del resto de los derechos constitucionales.

Con vistas al desarrollo de la consulta popular se establecieron más de 78 mil puntos de reunión en el país, a razón de 150 electores como promedio, y se constituyeron 12 mil 513 comisiones electorales de circunscripción, 109 especiales, y las de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

En enero se prepararon las autoridades electorales, que incluyen a los integrantes de los grupos auxiliares de procesamiento de la información y a los juristas que intervendrán en las reuniones.

Los días 27 y 28 de ese mes el Consejo Electoral Nacional (CEN) realizó una prueba dinámica, hasta el nivel de circunscripción, de la organización de la consulta, en la cual estuvieron todos los que formarán parte de este mecanismo de participación ciudadana, con excepción de los electores.

En ese ejercicio se comprobaron las condiciones organizativas y la preparación de las autoridades electorales, juristas, especialistas informáticos y demás personal de apoyo, al igual que el funcionamiento de los sistemas informáticos (XISCOP y GEMA-CEN), los cuales sustentan el desarrollo del proceso.

Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del CEN, resaltó la importancia de la consulta popular del Proyecto del Código, un texto jurídico amplio y complejo, pero de gran trascendencia para la familia cubana.

Señaló que las comisiones electorales de circunscripción, con el apoyo de las organizaciones de masas, garantizarán que a cada elector llegue la invitación para participar en el punto de reunión que le corresponda, y se implementarán alternativas para quienes no se puedan trasladar hacia los puntos designados.

La población también podrá hacer llegar sus valoraciones al correo habilitado por la ANPP y aquellos que se encuentren en el exterior tendrán la oportunidad de hacerlo a través del establecido por el Minrex.

Balseiro Gutiérrez insistió en que las reuniones no son para discrepar o discutir sobre ningún tema, sino para recoger información y procesarla, y acotó que los electores pueden llevar por escrito sus propuestas o tenerlas identificadas y exponerlas, y luego verificar que se plasmen tal cual ellos lo expresaron.

En la información a levantar por punto de reunión se mantienen las categorías de: Modificación, Adición, Eliminación y Dudas, y se incluyeron las de Favorable y Otras.

La doctora en Ciencias Yamila González Ferrer, vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, insistió recientemente en la importancia de la consulta.

Señaló que en los encuentros habrá diversidad de criterios: positivos y negativos, y otras personas tendrán dudas y querrán profundizar, pero esa multiplicidad de perspectivas no debe asumirse como algo nocivo o como expresión de desunión del pueblo, sino como una oportunidad de aprendizaje y de crecimiento.

Estamos ante un proyecto tan amplio y abarcador que todas las personas, todas las familias necesitan participar del debate, conocer sus contenidos, los beneficios que trae, la protección que brinda, subrayó.

Se prevé que la culminación del proceso de entrega de las propuestas a la Asamblea Nacional para su procesamiento y consolidación sea en mayo, y antes se harán dos cortes informativos.

La ANPP trabajará con la información recopilada y en el mes de julio se estima publicar el Proyecto del Código de las Familias que será llevado a referendo popular cuando se defina la fecha.

El amplio trayecto de la propuesta a la ley para un nuevo Código de las Familias en Cuba refleja la entrega de quienes forman parte de esta trascendental reforma y de la fuerte voluntad política del país por brindar a las cubanas y cubanos una norma jurídica más parecida a esta época y de marcado carácter humanista. (ACN)

Cambios

Opinión

Soledad Cruz Guerra ( Imagen: Tomada del sitio web Talentos reunidos) -La Jiribilla.- Las polémicas surgidas sobre el nuevo Código de las Familias, la lentitud en aplicar las medidas establecidas para reanimar la economía, la resistencia de la mentalidad burocrática a asumir la dinámica que requiere el país, incluso las manifestaciones de racismo, homofobia, violencia contra la mujer, remiten a la resistencia que suelen encontrar los cambios aun cuando favorezcan a sus destinatarios y parezca que hay un entendimiento de la necesidad de producirlos.


No hay cambios sin grandes esfuerzos, decía abuela Catuca, que vivió casi 100 años, sufrió de niña los avatares de la guerra de independencia, luego la república mediatizada y alcanzó el triunfo de 1959.

Desde esa fecha mi padre José Antonio alertaba al entusiasmo devoto de mi madre Zoila ante las transformaciones que se verificaban por día a favor de los millones de cubanas y cubanos que no habían disfrutado de las  “venturanzas” del capitalismo que algunos analistas señalan como elementos de comparación contra la Cuba actual.

A mi padre, coincidiendo con el filósofo Spinoza, de quien no había oído hablar en su vida, le preocupaba la tendencia al menor esfuerzo, en la cual incluía el desprecio a la larga a las gratuidades conseguidas sin trabajo, el acomodo a los cambios sin interiorizarlos para ganar ventajas y desmenuzaba las características de la naturaleza humana sin olvidar a los virtuosos, a los altruistas, a los capaces de sacrificar su vida por los otros.

Mi padre, un realista profundo, combatía la idílica visión de  que podríamos tener una sociedad perfecta, inmaculada, donde todo funcionaría estupendamente y se había afiliado a la advertencia del gran líder de que en lo adelante todo sería más difícil, consciente de que habría que luchar con muchas deformaciones acumuladas para hacer obra de valor y de que EE. UU. estaría saboteando el propósito de que las cubanas y los cubanos pudieran crecer sobre sus propias limitaciones.

Mi abuela y mi padre, a pura observación práctica, se percataron de elementos que los más severos analistas de la sociedad cubana ignoran para demonizar el empeño socialista y responsabilizarlo de males que no son exclusivos de la Isla; pero quizás los redentores, los revolucionarios, los gestores de los cambios, animados por las mejores intenciones, simplifican ese entramado en verdad complejo de la diversidad de concepciones, aspiraciones, necesidades de los terrícolas según las influencias ideológicas, religiosas, culturales en general, que contribuyen a construir distintas cosmovisiones de la existencia, modos de comportarse y de interpretar la realidad, que si no explican, al menos ofrecen elementos para tratar de entender la aparición de tendencias nefastas en la historia de la humanidad a las que siempre se les han opuesto otras edificantes.

“Es difícil cambiar, requiere grandes esfuerzos (…), sobre todo cuando se trata de fomentar un bien común, de pensar en los otros”.

Lo cierto es que cambiar verdaderamente es un proceso más difícil de lo que parece, sobre todo si se toma en cuenta el reclamo mayoritario de transformaciones en todos los órdenes de la existencia sin tomar en cuenta la implicación que cada cual tiene en que se verifiquen.

El común de los mortales pretende que los cambios se produzcan con rapidez, beneficien su existencia, satisfagan sus aspiraciones como si fueran obligación de otros y no fuera indispensable su participación como individuo y parte de un grupo social.

Igual ocurre en lo referido a la participación y la democracia, términos que algunos reducen a opinar, criticar, pero se deslindan de la responsabilidad de conocer todos los instrumentos legales que podrían aplicar en sus reclamos, de llegar hasta las últimas consecuencias porque eso ocupa tiempo y da trabajo, pero de esa laboriosa gestión dependen las presiones necesarias para el buen funcionamiento democrático y es esencial para participar realmente.

Si quieres cambiar el mundo cámbiate a ti mismo, proclamó Mahatma Ghandi y en esa misma dirección Che Guevara convocó a crear un ser humano nuevo que pudiera asumir y desarrollar el radical cambio que significaba levantar una sociedad diferente a la que se conocía, donde se cumplieran al fin los principios de libertad, igualdad y fraternidad.

“En la mejor tradición de procurar transformaciones se analiza el nuevo Código de las Familias”.
Ilustración: Osval / Tomada de Vanguardia

A pesar de las veleidades de la naturaleza humana, se produjeron grandes cambios palpables en la sociedad cubana. Y dejaron una huella tan profunda en quienes los disfrutamos que los convertimos en talismán protector frente a retrocesos, desintegraciones, errores, disparates, las reproducciones de modos de vida que sabotearon el establecimiento de una cultura de bienestar y felicidad apegada a esencialidades distantes de las recetas ofrecidas por los colonizadores del espíritu.

No obstante tantos desafíos internos y externos para un pequeño país, para sus gentes agobiadas por el cerco del vecino imperial, el desgaste que muchos no han soportado y optan por marcharse, la inflación descontrola, en la mejor tradición de procurar transformaciones se analiza el nuevo Código de las Familias, que concede categoría jurídica a los afectos, propone eliminar los lastres autoritarios patriarcales, propicia libertades como la elección del orden de los apellidos de los hijos, insta a la fraternidad de los vientres solidarios, establece la igualdad de derechos y responsabilidades en la formación de las familias.

A pesar de esos elementos beneficiosos, palpables para las personas y la sociedad, han aparecido negacionistas que van desde atacar las nuevas perspectivas civilizatorias porque las auspicia el gobierno hasta los que alegan razones religiosas para admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, la posibilidad de adopción de niños por esas parejas y los argumentos se sostienen en prejuicios que no escuchan los elementos ofrecidos por juristas, psicólogos y otros especialistas que demuestran las razones humanas que hasta Dios entendería.

Es difícil cambiar, requiere grandes esfuerzos como decía mi abuela, sobre todo cuando se trata de fomentar un bien común, de pensar en los otros; pero en la voluntad de cambiar para mejor en tanto más humano anida la esperanza y atentar contra la esperanza es en verdad el único pecado imperdonable.