Nos bloquean porque nos temen

Por Domingo Pérez

Imagen de Razones de Cuba

Como cualquier cubano común, muchas veces he reflexionado sobre las verdaderas razones que sostienen el criminal y genocida bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. Recientemente, tras el nuevo ridículo que escenificaron 4 países, en el 77 Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, una vez más volví a reflexionar sobre el asunto que nos ocupa.

Debe ser realmente penoso verse totalmente aislado, esgrimiendo estupideces de todo tipo, que ni el mismo representante de los Estados Unidos se las creía, y escuchar a decenas de oradores que denunciaban en su propia cara el carácter ilegal, extraterritorial y abusivo de ese engendro maquiavélico.

Entonces arribé definitivamente a la conclusión de que las causas no podían ser solo el millonario negocio que se esconde detrás de esa maquinaria de odio o la propia esencia agresiva del Imperio que, por demás, desde su surgimiento ha estado obsesionado con apropiarse de nuestro archipiélago.

Se trata del ejemplo que representa Cuba para el mundo y aunque la prepotencia los ciega, haciendo que cometan constantes errores de cálculo, están conscientes y reconocen que si con cientos de medidas de todo tipo, incluyendo hasta la agresión directa con fuerzas mercenarias, acciones terroristas, guerra económica, comercial, diplomática, financiera, biológica… no han podido destruirnos y el país exhibe indicadores de calidad de vida superior a países desarrollados, qué no seremos capaces de hacer sin bloqueo.

Además, el acoso mediático incluye el cierre de cuentas revolucionarias en diferentes plataformas digitales, para silenciar la verdad. No cabe la menor duda que nos temen y están conscientes de que si eliminan el bloqueo, en muy breve tiempo, hasta los más incrédulos descubrirán que solo el Socialismo es capaz de salvar a la humanidad de la autodestrucción a la que el Capitalismo la está arrastrando.

Los números de la migración

Emigración

Migración irregular desde Cuba hacia Estados Unidos. Foto: AP.


Rafael Hernández

Cubadebate

Mis amigos economistas me recuerdan siempre la importancia de los números y de sacar bien las cuentas. Ahora que muchos observadores comparan la migración actual con la de la crisis de los balseros (1994) y el Mariel (1980), habría que hacer algunas precisiones numéricas.

Según fuentes oficlales de EEUU, en el Año Fiscal 2022 (octubre 2021-julio de 2022) han entrado 177,800 cubanos a EEUU; solo en julio, 20 000.

Como se sabe, por el Mariel se fueron 125 000 personas en poco más de 5 meses. Grosso modo,  25 000 al mes (aunque la mayoría se concentró en los primeros dos meses). Si en los 10 meses transcurridos del año fiscal 2022 se hubieran ido al ritmo del Mariel, habrían entrado ya en EEUU 250 000 cubanos.

En las balsas de agosto de 1994 salieron 35 000 personas, en solo 28 días, el lapso que duró aquella crisis.  Si los que se han ido desde el 1 de octubre hubieran salido a esa velocidad, la cifra acanzaría 350 000. Es decir, casi el doble.

Para seguir con números y cuentas, en la primera oleada migratoria (1959-62) salieron poco más de 50 000 al año; y en el Puente aéreo Varadero-Miami (1965-73), 48 000 anuales. Todos de manera legal y ordenada. Menos de la tercera parte de los que han salido en este 2022, sin duda alguna.

Otros números: cuando se firmó y se empezó a aplicar el acuerdo migratorio, la cifra de migrantes que intentaron llegar por mar (y fueron devueltos) se redujo a un total de 26 000 entre 1995-2014. O sea, 1 370 como promedio anual. Más fueron los balseros haitianos y los dominicanos interceptados en esos 19 años. O sea, que la aplicación del acuerdo tuvo un peso decisivo en el monto la migración indocumentada.

Entre agosto de 2017 y agosto de 2022 deberían haber salido de Cuba y entrado de manera documentada y ordenada, sin correr ningún riesgo ni gastarse una fortuna, 100 000 cubanos –si no se hubiera interrumpido unilateralmente la aplicación del acuerdo migratorio existente desde hace 27 años.

Un par de consideraciones no numéricas resultan insoslayables en cualquier comparación.

La primera es que los dos episodios de referencia fueron terminados por los dos gobiernos. El cubano inició y suspendió el Mariel; y ambos dieron fin a la crisis de los balseros. La salida actual se prolonga de manera indefinida, lo que hay que tomar en cuenta al compararla. Del lado cubano, la salida hacia EEUU y cualquier país se mantiene libre, no solo por la ley de enero de 2013, sino por la Constitución de 2019. De manera que el flujo actual puede tener lugar en la medida en que EEUU mantiene abierta  la entrada por la frontera mexicana, y se demora en restablecer la aplicación del acuerdo migratorio bilateral.

La segunda consideración, para cualquier comparación, es que los del Mariel y los balseros salieron de manera definitiva, o sea, perdieron sus derechos como residentes en Cuba. Los que salen ahora, no. Es decir, no están en una situación de exilio ni de emigración sin retorno, sino de entra-y-sale. Aunque no volvieran, no se han ido para siempre.

Para finalizar, muchos dan por sentado que si mejoraran las relaciones con EEUU, la visión sobre el futuro cambiaría tanto que la mayoría de esos que se quieren ir ahora dejaría de pensar en salir.

Miremos hacia atrás: ¿cuál fue el impacto del factor normalización de relaciones, sobre el flujo migratorio al margen del acuerdo entre los dos países?

El flujo de cubanos que entraron sin visa a EEUU, al amparo de la Ley de Ajuste,  se multiplicó entre 2014 (24 000) y 2016 (56 000), especialmente a través de la frontera de México (2/3 del total). En esos dos últimos años de Obama, hubo el mismo incremento en los intentos de entrada por vía marítima: el número de los que fueron interceptados saltó de 3 500 (2015) a más de 5 000 (2016).

¿Quizás esos que saltaron a los botes y corrieron a la frontera mexicana en 2015-2016 estaban anticipándose a que la normalización llevara al fin de la distinción conocida como pies secos/pies mojados? ¿O incluso a la terminación de la excepcionalidad consagrada por la Ley de Ajuste Cubano?

En cualquier caso, la recepción del lado norteamericano ha sido siempre el principal factor de atracción migratoria, y resulta insoslayable en cualquier análisis. El fin de la política de pies secos/pies mojados, adoptada por Obama apenas una semana antes de abandonar la Casa Blanca, hizo caer en picada el número de quienes intentaban salir por vía marítima. Súbitamente, por obra y gracia de esa decisión de último minuto, el servicio de Guardacostas que patrulla el estrecho de la Florida se quedó casi sin botes que buscar y rescatar provenientes de la isla.

Absolutamente nada de lo que apunto arriba debe interpretarse como ignorancia ni subestimación de lo que significa la salida masiva de cubanos hacia EEUU o cualquier otro país, tanto para la sociedad como para la política cubanas. Es un reto y un problema insoslayable, agravado por la crisis económica, cuyo enfrentamiento no ha encontrado un cauce eficaz y sostenible, que permita restaurar la certidumbre y la confianza en el futuro dañadas por el prolongado deterioro del estándar de vida.

Ahora bien, para poder analizar el flujo se requiere precisar su estructura, que no es ni ha sido nunca homogénea. Los datos numéricos más importantes para un análisis comparativo de la migración cubana –edad, sexo, color de la piel, educación, ocupación, lugar de residencia– no están disponibles para el flujo actual, como sí existen para los del Mariel y los balseros. ¿Quiénes se van? ¿Los sectores más golpeados por la crisis? ¿La clase media urbana? ¿Los profesionales? ¿Hombres o mujeres? ¿Cuál es la proporción de los que no deciden irse por su cuenta (menores, adultos mayores dependientes, u otros)? ¿Negros? ¿Campesinos? ¿Los más pobres?

Sin esos datos no es posible comparar estos de ahora y aquellos de 1980 y 1994 en sus estructuras sociales, precisar sus diferencias ni matizar sus causas.

Como revelan los números del principio, el incuestionable volumen del flujo actual no resiste comparación con la intensidad de fenómenos migratorios anteriores, ni puede hacerse sin considerar la línea de tiempo de cada uno, imprescindibles para contrastarlos  (como seguramente me dirían mis amigos economistas). Mucho menos establecer sus múltiples causas, incluida la crisis económica.

Aunque esta sea un factor de expulsión innegable, solo encuestas confiables y estudios de campo permitirían juzgar con mayor precisión el peso específico de los diversos factores de atracción y expulsión. Sin embargo, lo que sí sabemos es que todos están actuando al mismo tiempo, de ambos lados. Y que las comparaciones generalizadores confunden más que lo que aclaran.

La emigración hacia EE.UU. desde Cuba es inducida

Por Domingo Pérez

Si usted por una parte asfixia un pueblo entero y pinta a EE.UU. como un paraíso terrenal, emigrar se presentará como una solución a los problemas.

Al tratar este tema es inevitable, aunque parezca reiterativo, reafirmar que la emigración de los seres humanos de unas regiones a otras, es un fenómeno natural de la sociedad, desde su mismo surgimiento.

Son múltiples las causas que provocan el traslado permanente de personas entre países, pero en todas las épocas, los conflictos bélicos han acelerado este proceso y de cierta manera lo inducen artificialmente.

De esa misma manera ocurre con la emigración hacia EE.UU. desde Cuba, porque la guerra no declarada oficialmente contra nuestro archipiélago estimula y acelera este proceso.

El supuesto compromiso de los sucesivos gobiernos estadounidenses con el bienestar del pueblo cubano y el deber de salvar a quienes emigran de forma ilegal le ha permitido a la mafia cubana estadounidense crear un complejo entramado que privilegia al emigrante cubano que llega a ese país por esa vía, por encima del resto de las nacionalidades.

Si usted por una parte asfixia un pueblo entero, lo priva de diferentes formas del acceso a recursos básicos para su subsistencia normal, como lo son los medicamentos, alimentos y combustibles, por solo citar tres ejemplos… Si literalmente persigue, acosa, chantajea a quienes tienen interés en ayudarnos, si paralelamente desata una campaña mediática que presenta las nefastas consecuencias de este cerco comercial, financiero, diplomático como resultado de la ineficiencia e incapacidad del sistema político y social socialista, presentando a los países capitalistas, en particular a EE.UU., como el «paraíso terrenal», entonces no cabe la menor duda que para no pocos, emigrar se presenta como la única solución a sus problemas.

Mientras, la heroica resistencia del pueblo cubano, las evidentes conquistas del Socialismo, se tergiversan y desconocen. Por eso, la actual estrategia de la resistencia creativa se erige como un eficaz método de trabajo que convoca a avanzar y desarrollarnos, pese a las dificultades.

Particularidades de la emigración cubana hacia EE.UU.

Por Domingo Pérez

Imagen de Razones de Cuba

Me resulta muy difícil escribir sobre este tema hoy, porque hace muy poco, apenas una semana, uno de mis hijos abandonó el país por una de las vías más riesgosas que estimula el gobierno de EE.UU. para buscar el «sueño americano», el llamado «camino de la muerte» por Centroamérica, hasta cruzar la frontera de México – EE.UU.

Hoy en Cuba es rara la familia cubana que, no posea un familiar viviendo en el exterior. Me viene a la mente una frase muy empleada por el compañero Raúl, líder de la Revolución Cubana, cuando decía: «Los hijos se parecen más a su tiempo, que a sus padres».

Un tema analizado tantas veces por mí adquiere una connotación y matices diferentes. Uno se pregunta qué falló para que un hijo tuyo fuera víctima de esta política criminal, malintencionada, enajenante, tan analizada y criticada en el ámbito familiar.

La mafia cubanoamericana ha logrado, escalando cargos, funciones y sobornando, dentro de los diferentes gobiernos de los EE.UU., diseñar una política migratoria hacia Cuba absolutamente privilegiada, bajo el concepto de que todo el que emigra desde este archipiélago lo hace, supuestamente, escapando de la «dictadura castrista» y el gobierno estadounidense, «fiel a los principios de humanismo y solidaridad con un pueblo tan cercano, está obligado a brindarle protección inmediata».

Paralelamente instala un bloqueo criminal y genocida, por más 60 años, que se arrecia en el medio la pandemia y de la crisis mundial generada por esta, para hacer la vida en el país insostenible y llevar la mente de los jóvenes, fundamentalmente, a buscar sus proyectos de vida fuera de Cuba.

Hoy sufro la incertidumbre, contrario totalmente a mi voluntad, de que mi hijo llegue sano y salvo a ese «paraíso terrenal» para hacer fortuna, con tal de que salve su vida. Seguro estoy que está sufriendo mucho, aunque no lo reconozca públicamente, por la separación de su gente, de la familia, de su pequeño hijo, que ayer cumplió 4 añitos.

Son muchos más los factores que particularizan la emigración cubana, pero estos son los más importantes y contra los que debemos luchar, no solo por los principios revolucionarios que nos inculcó Fidel, sino para proteger a la familia cubana, que es también un símbolo de la Revolución.

La guerra biológica contra Cuba

Cuba Contra Cuba Historia Contrarrevolución

La pupila asombrada.- El dengue hemorrágico y su introducción en Cuba por la CIA.

Ciencia cubana vs Bioterrorismo

Martha Pon – Capitán San Luis

El futuro de nuestra Patria tiene que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento. Fidel Castro

Cuba es ejemplo ante el mundo por los importantes logros en la ciencia y por la colaboración internacional en las diferentes ramas de la salud. Hombres y mujeres que trabajan en los órganos científicos del país y fuera de estos, se esfuerzan diariamente por salvar al género humano de las consecuencias de la llamada “ciencia sin conciencia”, como formulara Rabelais en el siglo XVI. Y es que nuestro pueblo ha sido objetivo de ataques bioterroristas durante los ya 60 años de Revolución. En un estudio realizado en Estados Unidos sobre los aspectos del desarme de la guerra química, biológica y radiológica, se menciona una lista de patologías contra personas, animales y plantas como armas para la guerra biológica y se reconoce el uso de estos medios como muy “efectivos” para acciones encubiertas.

La Editorial Capitán San Luis publicó en el 2008 el libro La guerra biológica contra Cuba, de Ariel Alonso Pérez donde aparecen las historias de esa guerra biológica a la que hemos sido sometidos.

Confesiones de un ex oficial de la CIA sobre las agresiones de bioterrorismo contra Cuba

En agosto de 1983, un ex oficial de la CIA reveló en visita no oficial a Cuba elementos muy interesantes sobre las acciones de bioterrorismo contra nuestro país, así como algunos de sus aspectos metodológicos. Asimismo mencionó hechos relacionados con algunos casos detectados, explicando lo siguiente:

Que conoció sobre la introducción del dengue en Cuba y los preparativos de un dispositivo de enmascaramiento —simulando un bombillo— para entrar, de forma ilegal, parte del material biológico a través del Aeropuerto Internacional José Martí. Justamente a menos de dos kilómetros de ese lugar se produjo el foco inicial en Ciudad de La Habana.

Que una colega le había manifestado que se estaba preparando una acción encubierta contra Cuba, relacionada con el uso biológico, que traería serias afectaciones a la población cubana.

Esta fuente le había dado los nombres de varias personas que participarían en la acción y le habría dicho que el grupo era de unas 10 ó 20 personas, la mayoría médicos y especialistas. Que una parte de los encargados de introducir el material en Cuba lo harían, probablemente, a través de Canadá —como turistas y con pasaporte falso—.

En 1980, en conversación con otra doctora que participó en la acción, ella le había manifestado: “Ahora nosotros tenemos el poder y el control sobre ellos —los cubanos— de la forma que queramos y no pasará mucho tiempo para que tengamos pruebas de lo que nuestros amigos hicieron en Cuba”.

Sobre la fiebre porcina africana manifestó que —aunque no conocía los detalles de la acción— sabe que la CIA tuvo que ver con eso y conoció de un experimento que se efectuó en el propio territorio de Estados Unidos de América, donde se inoculó a un grupo de cerdos, para ver el comportamiento de la cepa.

Sobre los aspectos metodológicos y las normativas para la utilización de los medios biológicos, dio a conocer que:

•       Los oficiales que trabajan contra Cuba hacen la propuesta tomando en cuenta la información que tienen, y la afectación político-económica que produciría esa acción.

•       Se utiliza como manto o fachada para las investigaciones sobre esas enfermedades a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de América, tratando siempre de realizar los experimentos en condiciones similares a las de nuestro país, para conocer cómo se comportaría y se propagaría, así como otros detalles.

•       A tal efecto, la CIA y las Fuerzas Armadas cuentan con casi todas las cepas de las más disímiles enfermedades, dado que la CIA tiene estrechas relaciones con las principales instituciones científicas del gobierno estadounidense.

•       La introducción se realiza a través de personas —o agentes— de alta confianza, a quienes no se les da una clara definición de la actividad que van a realizar. Deben enmascararse para que no aparezcan como estadounidenses ni que proceden de ese país. Utilizan mucho los viajes desde Canadá y la aviación.

•       Se garantiza, además, que estas personas no tengan ningún contacto con las representaciones diplomáticas, en este caso la SINA (Sección de Intereses estadounidense en Cuba).

•       Significó que el aspecto económico se considera mucho, que la acción debe causar grandes pérdidas, y las consecuencias, crear problemas políticos o tener una repercusión en este sentido.

Archivo.cu: El escenario migratorio entre Cuba y EEUU desde 1959 hasta la actualidad (+ Video)

Por: Gisela Soto Navarro

En este artículo: CubaIlegalidadesLey de Ajuste CubanoMigración

Migración irregular desde Cuba hacia Estados Unidos. Foto: AP.

Durante seis décadas, Estados Unidos ha utilizado la política migratoria como un instrumento de hostilidad hacia Cuba. Tras el triunfo de la Revolución, los sucesivos gobiernos de la nación norteña han manejado, convenientemente, este tema acorde a las diferentes etapas de su relación con la isla caribeña.

Un elemento clave que se ha mantenido desde el año 1959 hasta la actualidad ayuda a entender la politización en torno a este proceso: “el mismo país donde está el principal asentamiento de la emigración de otro país se convierte además en el principal antagónico de su proyecto de nación”.

Así refirió el doctor en Ciencias, Antonio Aja, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, en entrevista al programa Archivo.cu de Cubavisión Internacional.

Desde la década de 1960, esta política migratoria de Estados Unidos ha tenido como soporte legal la Ley de Ajuste CubanoLa norma jurídica, única de su tipo en el mundo, constituye un incentivo al éxodo irregular, desordenado e inseguro al brindarle una certeza fundada a los cubanos de que pueden llegar a ese territorio sin importar la vía y regularizar su status.

En contraste con este estímulo permanente, el profesor Antonio Aja llama la atención sobre otro aspecto esencial: “Cuba es prácticamente el único país hasta hoy en el mundo que tiene una relación migratoria con Estados Unidos que traza acuerdos migratorios”.

Sin embargo, en diferentes ocasiones los gobiernos norteamericanos han creado obstáculos para el cumplimiento de las obligaciones asumidas. Por ejemplo, el otorgamiento de las 20 000 visas anuales acordadas para los ciudadanos cubanos que deseen emigrar a ese territorio. ¿Cómo entender, entonces, la existencia de acuerdos migratorios junto con la implementación a su vez de políticas que incentivan estos flujos irregulares?

Para Antonio Aja la respuesta es clara: “el objetivo de una administración demócrata o republicana en Estados Unidos desde el triunfo de la Revolución cubana siempre ha sido el mismo y va a ser el mismo: cambiar el escenario de la Revolución y desaparecerla por diferentes vías y métodos, no muy diferentes unas y otras, pero ese es el objetivo. Y eso hace que el tema migratorio sea un tema funcional a esa política y que se utilice de una manera u otra”.

En este capítulo de Archivo.cu, los invitados analizan el escenario migratorio entre Cuba y Estados Unidos desde 1959 hasta la actualidad.

En video, nuevo capítulo de Archivo.cu

Treinta veces NO al bloqueo

Este 3 de noviembre, con 185 votos a favor, dos en contra (EE. UU. e Israel) y dos abstenciones (Brasil y Ucrania), fue otra vez aprobada la Resolución a/77/L.5, titulada Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba

Autor: Milagros Pichardo | internacionales@granma.cu

Autor: Maby Martínez Rodríguez | internet@granma.cu

Autor: Nuria Barbosa León | internet@granma.cu

Autor: Daniela Leyva Fernández | internet@granma.cu

Hay en Cuba una frase clásica entre las madres, en la que, tras repetir muchas veces algo importante, terminan diciendo: «lo he dicho 30 veces, ¿cuándo lo vas a hacer?». Es casi imposible abstraerse de ese modo de expresión tan popular en la nación, al constatar el paso de tres décadas de votaciones mayoritarias en la ONU, a favor del levantamiento del bloqueo contra la Isla, y que Estados Unidos persista en mantener su política.

Este 3 de noviembre, con 185 votos a favor, dos en contra (EE. UU. e Israel) y dos abstenciones (Brasil y Ucrania), fue otra vez aprobada la Resolución a/77/L.5, titulada Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Las intervenciones de la última jornada revelaron la contundencia de la denuncia internacional.

SAN CRISTÓBAL Y NIEVES: UN PUEBLO, UN MUNDO

San Cristóbal y Nieves lamentó las medidas unilaterales y coercitivas impuestas por EE. UU. durante tanto tiempo, pues «el bloqueo es una carga sumamente pesada para Cuba y todo el Caribe».

GRANADA: HA LLEGADO LA HORA DE LAS SOLUCIONES

Granada afirmó que es un momento importante para renovar el compromiso con la Carta de las Naciones Unidas, y señaló que hacerlo, eliminando el bloqueo, facilitará cambios socioeconómicos.

SUDÁFRICA: CUBA HA SIDO PROA AYUDANDO A LOS PAÍSES QUE LO NECESITAN

Sudáfrica destacó que Cuba ha sido proa ayudando a los países en desarrollo, de forma desinteresada, pero las sanciones para las transacciones de los cubanos impiden adquirir medicamentos, suministros y equipos para la nación.

ETIOPÍA: EE. UU. DEBE VOLVER A RESTAURAR LAS MEDIDAS DE 2015

Etiopía saludó que se discuta el tema, pero alertó de que se realiza desde hace más de tres décadas, sin resultados por parte de EE. UU. Se deben restaurar las medidas aprobadas en 2015, estableciendo una relación de normalidad diplomática.

LAOS: HA REPERCUTIDO HONDAMENTE EN EL DESARROLLO

Laos agregó que esta medida ha repercutido hondamente en el desarrollo socioeconómico del archipiélago, con consecuencias y dificultades para un pueblo inocente. 

PERÚ: URGE ACABAR CON LAS MEDIDAS UNILATERALES

Perú abordó la urgencia de acabar con las medidas unilaterales, para que la Isla pueda avanzar en sus objetivos de desarrollo, y recordó sus efectos extraterritoriales.

CONGO: ES UNA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

El Congo detalló que esta sesión se lleva a cabo en un contexto de crisis internacional derivada de la pandemia, mientras Cuba sigue haciendo frente al bloqueo impuesto por EE. UU., lo que supone una violación de los derechos humanos.

INDIA: ESTA POLÍTICA MENOSCABA LA CREDIBILIDAD DE LA ONU

La India expuso las maneras en que la vigencia de esta política menoscaba el multilateralismo y la credibilidad de las propias Naciones Unidas, y agregó que el bloqueo obstaculiza el pleno goce de los derechos humanos de los cubanos.

ANGOLA: SIN EL BLOQUEO SE PODRÍA ALCANZAR UNA MAYOR PROSPERIDAD

Angola denunció los obstáculos al desarrollo económico, social y cultural de la Isla, así como las repercusiones negativas en sectores claves como la agricultura, la medicina y la educación, entorpeciendo el desarrollo sostenible del país. 

NICARAGUA: ES UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

Nicaragua rechazó las medidas legales que, en tiempos de pandemia, se convierten en un crimen de lesa humanidad, y ejemplificó las maneras en que EE. UU. amenaza y presiona a terceros países.

JAMAICA: AHUYENTA LA PROSPERIDAD

Jamaica consideró que el bloqueo ahuyenta la prosperidad, el crecimiento y la realización de las aspiraciones del pueblo cubano. Compartió su esperanza de que esta sea la última vez que se celebre un diálogo sobre el tema en la ONU.

ARGELIA:  OBSTACULIZA EL CRECIMIENTO DURADERO

Argelia señaló que el bloqueo es contrario al principio básico del sistema comercial multilateral internacional, y que es un obstáculo para lograr un crecimiento económico duradero en Cuba, pues limita su capacidad de desarrollo.

ZIMBABUE: NO HAY ESFUERZOS REALES PARA ELIMINARLO

La situación económica, empeorada por las afectaciones que provoca el bloqueo, fue señalada por Zimbabue, cuyo representante agregó que esto es «una carga innecesaria para el pueblo cubano», y que no se evidencian esfuerzos reales para eliminar esta política.

¿Qué espera Estados Unidos para levantar el bloqueo? (+ Video)

Estar bloqueados sigue siendo el precio que pagamos quienes nos declaramos libres y soberanos

Autor: Elson Concepción Pérez | internet@granma.cu

ONU
Foto: Tomada de Twitter

Estar bloqueados sigue siendo el precio que pagamos quienes nos declaramos libres y soberanos, condición conquistada durante años de lucha contra el colonialismo español, primero, y el neocolonialismo estadounidense, después.

El bloqueo provoca que haya niños cubanos que padezcan la falta de algún medicamento, el implante de un órgano, o el uso de un reactivo, por la ridícula razón de tener apenas un 10 % de componentes estadounidenses.

Cuán criminal son las medidas, establecidas sobre falsos argumentos, para que Cuba no adquiera alimentos, o los tenga que buscar en mercados lejanos, o simplemente prescindir de ellos porque los bancos en los cuales debemos pagar esos alimentos no aceptan transacciones financieras cubanas.

Bloqueo es lo que sucede hoy, cuando nuestro país ha tenido que suspender el uso de la moneda estadounidense porque no se nos permite adquirir con ella ningún recurso necesario, sea cual sea.

¿Por qué, durante los años terribles de la pandemia de la COVID-19, el Gobierno de la potencia vecina no tuvo siquiera el gesto humano de levantar algunas medidas que solo necesitan, para ello, de una firma del presidente Joe Biden?

Qué le falta a ese sistema, basado en el odio y las medidas de castigo contra los seres humanos, que sistemáticamente recibe los reclamos de la casi totalidad de la comunidad mundial, incluyendo la estadounidense, para, de una vez y por todas, abolir ese crimen contra una nación vecina, noble, solidaria, respetuosa, que nunca lo ha atacado ni lo atacará.

¿Cuánto falta para que el presidente Biden se honre a sí mismo, a su pueblo y a todos los del mundo, y levante lo que clasifica como genocidio en las leyes y los convenios internacionales?

Carta de ex dirigentes de AL a Joe Biden sobre bloqueo a Cuba

La Redacción

Ex dirigentes de América Latina solicitaron al presidente de EU, Joe Biden, poner fin al bloqueo contra Cuba. Foto Afp

Carta enviada por ex presidentes y ex primeros ministros de América Latina y el Caribe en la que solicitan al president de EU, Joe Biden, retirar a la isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Señor/Don

JOSEPH BIDEN

Presidente de los Estados Unidos

Estimado Presidente Biden

En nuestra calidad de ex presidentes y ex primeros ministros de América Latina y el Caribe, nos dirigimos a Usted para expresarle nuestra profunda preocupación por la delicada situación que hoy atraviesa el pueblo cubano, está sufriendo por las enormes dificultades para el abastecimiento de medicamentos, la llegada de ayudas humanitarias, las restricciones impuestas a los servicios financieros, la llegada de turistas e inversiones de terceros. Todo lo anterior agravado por el paso del reciente Huracán Ian y su efecto devastador en la Isla.

Le rogamos, señor presidente, tener en cuenta esta difícil situación que viven miles de cubanos y disponga lo que sea necesario para levantar estas restricciones que golpean a los más vulnerables. Por las mismas razones, Cuba también merece salir de la lista de países patrocinadores del terrorismo y regresar al desarrollo del plan de normalización que acordó el gobierno del Presidente Obama en el 2014 cuando usted se desempeñaba como Vicepresidente.

Las limitaciones de los viajes, del envío de remesas y las donaciones desde Estados Unidos tienen consecuencias nocivas no solo para quienes habitan en la isla sino para el pueblo cubanoamericano al que se le impide el derecho de visitar a sus familiares. Los límites en los gastos de consumo del turismo cercenan las posibilidades de recuperación económica cuando Cuba, como todos los países de la región, se encuentra en pleno esfuerzo por recuperarse tras dos años de la crisis severa provocada por la pandemia.

Le queremos recordar, estimado Presidente, que cuando la fuerza de la naturaleza golpeó a la población estadunidense con el Huracán Katrina en 2005, Cuba fue uno de los primeros países en ofrecer asistencia médica con las brigadas Henry Reeve. Aquello fue una muestra genuina de solidaridad, ante las catástrofes naturales que tienden a golpear con mayor dureza a quienes más carencias tienen, solidaridad que hoy podría ser correspondida hacia Cuba por el gobierno de los Estados Unidos.

No hace mucho tiempo, el expresidente Barack Obama, cuestionaba el anacronismo de las sanciones contra Cuba. Nada impide volver al “descongelamiento” de ellas y el restablecimiento pleno de relaciones diplomáticas que derivó en un nuevo acercamiento de Estados Unidos con América Latina y el Caribe que celebramos en nuestros países. Usted señor presidente, hizo parte de ese diálogo que abrió un capítulo virtuoso de las relaciones 1/2 hemisféricas. Por ende, conoce como pocos la delicada situación y goza de autoridad política para avanzar en su salida.

Para que esto sea posible, resulta indispensable que Cuba salga de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado en la cual fue incluida por apoyar el proceso de paz del Estado de Colombia con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y cumplir los protocolos firmados con el Estado colombiano en su condición de garante internacional de los mismos. Esta vocación de cooperación internacional, ceñida al estricto cumplimiento de compromisos asumidos, comprueba la identificación del país con valores que ninguna relación guardan con el terrorismo.

En consideración a todo lo anterior, le pedimos tomar en cuenta el mensaje que ha surgido en diversos sectores de la sociedad civil de la región para no regresar al mundo de la pre pandemia, superar la difícil coyuntura actual que amenaza la paz en el mundo y ratificar la condición de América Latina y el Caribe como un espacio de paz en el planeta.

La historia le sabrá reconocer este gesto humanitario con el pueblo de Cuba.

Del señor Presidente, con toda atención.

Firmamos:

  1. Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil
  2. José Pepe Mujica, expresidente de Uruguay
  3. Ernesto Samper, expresidente de Colombia
  4. Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia
  5. Evo Morales, expresidente de Bolivia
  6. Martin Torrijos, expresidente de Panamá
  7. Rafael Correa, expresidente de Ecuador
  8. Vinicio Cerezo, expresidente de Guatemala
  9. Leonel Fernández, expresidente de República Dominicana
  10. Keith Mitchell, exprimer ministro de Granada
  11. Kenny Anthony, exprimer ministro de Santa Lucía
  12. David Granger, expresidente de Guyana
  13. Moses Nagamootoo, exprimer ministro de Guyana
  14. Donald Ramotar, expresidente de Guyana
  15. Percival James Patterson, exprimer ministro de Jamaica
  16. Said Musa, exprimer ministro de Belice
  17. Winston Baldwin Spencer, exprimer ministro de Antigua y Barbuda
  18. Dean Barrow, exprimer ministro de Belice

Estado Canalla

Opinión

El término “Estado canalla” (ampliamente usado por el Departamento de Estado de EEUU) se refiere a la búsqueda de los intereses del Estado sin considerar los estándares de comportamiento internacional y los principios básicos del derecho internacional. Dada esa definición, ¿no es EE UU un ejemplo estelar de un Estado canalla? Noam Chomsky.


Randy Alonso Falcón

Cubadebate

Ruin o malvado, despreciable por su comportamiento vil: eso es ser canalla. Pero también es oportunista, abusador, perverso.

Todo eso es el Gobierno de Estados Unidos. Y lo ha mostrado a plenitud en estos dos últimos años .

Hay que ser muy canalla para hablar de preocupación por el bienestar del pueblo cubano mientras se postergaba alevosamente el estudio de medidas que aflojaban el tenaz bloqueo contra Cuba en medio de la pandemia en el 2021, apostando a que habría un estallido social en medio de escaceces y apagones.

Es de canallas negarle a Cuba la compra de oxígeno en el pico pandémico mientras fallecían personas en los hospitales, o excluir a Cuba de la revisión ordenada por el presidente Biden de las medidas coercitivas unilaterales que limitan la capacidad de los Estados de enfrentar la pandemia de COVID-19.

De canallas es perseguir a los buques que traen combustibles a Cuba, impedir que lleguen jeringuillas o medicamentos contra el cáncer, obligar a pedir visa para Estados Unidos a extranjeros que no las requieren pero cometieron el pecado de visitar Cuba.

¿Cómo llamar la dilatada puesta en práctica de tenues medidas anunciadas en mayo y que se van administrando por gotero para no alebrestar a la fauna de Miami (a la que según Marco Rubio el presidente le teme)?

De canallas es ver a la distancia quemarse tanques y personas y no ofrecer buques de extinción que estaban a apenas unas horas de las costas de Matanzas, o siquiera responder a un listado de necesidades que ellos mismo solicitaron.

Canallezco es resumir la ayuda a unas consultas técnicas telefónicas y el ofrecimiento de un centenar de trajes de bomberos de los que ni la mitad ha llegado, tres meses después del terrible siniestro.

De canallas es ignorar el pedido de Cuba de comprar, nada de donar o regalar, materiales de la contrucción y otras necesidades para enfrentar la reconstrucción de los enormes daños dejados por el Huracán Ian, algo obstaculizado por las infames regulaciones del bloqueo.

Y más allá del agradecimiento que toca, ¿qué significan 2 millones de dólares de ayuda brindada a través de la Cruz Roja Internacional frente a 15 millones de dólares diarios que nos cuesta el bloqueo?

Canallada es tuitear y declarar que se apoya una emigración legal desde Cuba mientras se mantiene la Ley de Ajuste Cubano, se alienta la llegada de personas a suelo estadounidense, se permite el sucio negocio de tráfico humano desde costas de Florida y se politiza el complejo fenómeno migratorio.

Vergüenza debería tener la gran potencia por su intento de exterminio de un pueblo para lograr sus propósitos políticos de dominación. Lo canallezco merece la repulsa y la denuncia.

Así lo hará la comunidad internacional en estos días cuando por trigésima ocasión se vote en ONU la Resolución contra el Bloqueo.

Por suerte, hay mucha gente buena también en Estados Unidos, que apuesta por los puentes y no por los muros, por el respeto y no por las amenazas, por las relaciones y no por las guerras. Ellos son la fuerza de la honradez frente a la canallada.