Cuba ante una nueva batalla en la ONU contra el bloqueo

POR JORGE WEJEBE COBO 

Desde 1992, Cuba presenta cada año ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) el informe sobre el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la Isla, que se mantiene inalterable debido a la política genocida de hace más de 60 años contra la mayor de las Antillas, y que irrespeta la voluntad de la inmensa mayoría de los países que votan en el organismo internacional a favor de que cese.

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla presentó recientemente en La Habana, ante la prensa nacional y extranjera, el documento titulado «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba» sobre los principales daños ocasionados de agosto de 2021 a febrero de 2022, y que revela pérdidas por tres mil 806 millones de dólares (USD), cifra récord para siete meses.

Los días 2 y 3 de noviembre, Rodríguez Parrilla presentará por trigésima ocasión en la Asamblea General ese informe, el cual constituye una prueba de que ese asedio es el elemento central que define la política de EE. UU. hacia la Isla, recrudecida durante la administración del presidente Donald Trump y que el actual gobierno de Joe Biden mantiene sin cambios.

Tal guerra económica sigue el legado del memorando del Vicesecretario de Estado, Lester D. Mallory, del 6 de abril de 1960 que perseguía “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria (…) debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Para lograr esos fines el presidente John F. Kennedy decretó el bloqueo total el 3 de febrero de 1962, como parte de la llamada Operación Mangosta de finales de 1961, que significó un plan maestro de acciones terroristas y de campañas subversivas de todo tipo para dar el pretexto de una presunta crisis interna y llevar a cabo una invasión directa.

Desde entonces las administraciones estadounidenses han mantenido o incrementado las acciones que persiguen la asfixia económica. En 1992 aprobaron la Ley Torricelli para impedir totalmente el comercio de subsidiarias con la antilla Mayor e imponer sanciones a los barcos extranjeros que la visiten.

En marzo de 1996 fue firmada la Ley Helms-Burton, y desde 2019 el entonces mandatario Trump decidió aplicar su capítulo III, que extiende medidas y altas multas contra terceros países, empresas y bancos que comercien con el gobierno cubano, además de incluir 243 medidas adicionales de presión y llevar nuevamente al país a la espuria lista de los que apoyan el terrorismo.

No obstante, el cerco hace valer su hoja de parra que funciona cada vez que el país del Norte necesita enarbolar alguna flexibilización en el campo de las medicinas, bajo licencias casi siempre demoradas por la máquina burocrática aunque se trate de urgencias para salvar la vida de enfermos, y desde la década de 1990 permitió la compra de alimentos al contado y sin facilidades en bancos estadounidenses.

El actual ocupante de la Casa Blanca, Biden, lejos de manifestarse por el cese de tal hostigamiento que no dio resultados como declaró cuando era vicepresidente durante el mandato de Barack Obama, incrementa prácticas similares contra Venezuela, Nicaragua, Irán y Corea del Norte, entre otros que no se pliegan a sus designios.

En un complejo escenario mundial, nuestra nación librará y ganará otra batalla moral y política al presentar una vez más ante la Asamblea General de la ONU el informe contra el genocida bloqueo, en el que se detalla la incesante persecución por parte del gobierno de Estados Unidos contra las transacciones financieras que involucran a Cuba y que han afectado prácticamente a todos los sectores de la economía.

Dar la batalla

Opinión

Michel E Torres Corona – Cubadebate – Foto: Pixabay – Pixabay.- Las redes digitales aparentan ser un reino de libertad absoluta. La sensación de impunidad que muchas veces generan, al no existir consecuencias reales y graves para la conducta de sus usuarios, propician un clima de toxicidad y agresividad que se traduce en ofensas, ataques, calumnias, linchamientos, etc.; pero también induce a las personas a creer que en esos escenarios se puede hacer todo, que no hay límites.


Era el sueño ingenuo de algunas de las mentes brillantes que estuvieron detrás de la creación de internet: la extensión digital de nuestra patética existencia física borraría todas las contradicciones, todas las inequidades; colocaría a los seres humanos en un plano de completa horizontalidad.

Pero lo humano no puede huir de lo humano, ni siquiera cuando se organiza en forma de algoritmos y códigos binarios. El poder, ese viejo problema de nuestra especie, que se remonta a los tiempos en los que nos convertimos en “animales políticos”, terminó por infiltrarse en el Edén virtual, como la serpiente en el Paraíso.

Su mordedura sigue envenenando el corazón de la sociedad moderna: los resortes analógicos del ejercicio del poder (propiedad, autoridad, dinero, clase) permanecieron e incluso se fortalecieron con las nuevas tecnologías.

Una red digital como Facebook o Twitter, que alguien pudiera pensar como un refugio contra despotismos o conductas antidemocráticas, no es más que un producto de una empresa transnacional, cuyo principal interés, por naturaleza, es obtener beneficios económicos.

Su uso es gratis porque su fuente de ganancia son los propios usuarios, a los que utiliza como veta para la extracción de datos e información, que entregan sin oponer resistencia alguna, y a los que coloca en segmentos-dianas para sus operaciones comerciales. Saber qué pensamos y qué sentimos y qué deseamos en todo momento: el paroxismo de la expansión capitalista hacia nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Y nada hay más déspota y antidemocrático que el capitalismo. Por eso, no nos puede sorprender el reciente “golpe virtual” contra la Revolución: los dueños de las redes, que son en buena medida los dueños del mundo hoy, son antagonistas irreconciliables del socialismo. Nos saben sus enemigos y, con nosotros, no van a tener ninguna consideración.

Bloquear cuentas, inhabilitar perfiles, disminuir la visibilidad de medios estatales cubanos e impedir la expresión en las redes digitales del pensamiento revolucionario no es algo que debamos juzgar desde lo moral: es algo que pueden hacer y que sienten la necesidad de hacer, ya sea porque vean un peligro en esa libre expresión o porque les molesta la más mínima articulación de páginas y grupos en sus predios.

La batalla contra ese poder hegemónico hay que darla en todos los frentes, incluso en aquellos escenarios en los que el enemigo está atrincherado y nos supera por abrumadora mayoría de recursos. Hay que estar en las redes digitales, hay que tratar siempre de colar nuestro mensaje a como dé lugar. Pero no pensemos que usamos esas herramientas de la misma forma en la que los rebeldes o los mambises arrebataban los fusiles a sus contrincantes: usar una red digital no es poseerla. Y de la misma forma en la que entramos a ellas podemos salir, incluso con mayor celeridad.

Sí, la batalla hay que darla en todos los frentes, pero no podemos perder de vista que hay que saber darla con todos los recursos de los que dispongamos en aquellos escenarios que son nuestros. Hay que llevar al enemigo al combate en las posiciones tácticas que nos favorecen. Todo lo que hagamos en las redes, pero dejemos de hacer en nuestros medios de difusión, podrá tener la suerte de los castillos de arena. Y más importante aún, no podemos dejar que ese combate comunicacional nos sustraiga todas las energías de lo imprescindible: intervenir la realidad.

¿Nos borran de su mundo virtual? Forjemos en las calles nuestra contraofensiva, barramos con el enemigo en nuestras comunidades, en nuestros barrios; exorcicemos al pueblo de cualquier desamparo y librémoslo de burócratas y especuladores; llevemos la crítica revolucionaria con toda su fuerza a los medios de difusión masiva. ¿Que los más jóvenes no ven televisión ni escuchan radio, que solo miran su teléfono? Pues vayamos a dar el contragolpe en las escuelas.
Las redes son de ellos, pero Cuba es nuestra.

(Tomado de Granma)

No puede haber impunidad ante un acto racista

Al calor de una festividad ajena por completo a nuestra identidad cultural, aunque cada vez más implantada en sectores de la población, un grupo de jóvenes ha provocado indignación, sobre todo en las redes sociales, al salir a la calle disfrazados con capuchas del Ku klux klán, preguntando: «¿Dónde están los negros?»

Autor: Pedro de la Hoz | pedro@granma.cu

Foto: Caricatura de Moro

Al calor de una festividad ajena por completo a nuestra identidad cultural, aunque cada vez más implantada en sectores de la población, un grupo de jóvenes ha provocado indignación, sobre todo en las redes sociales, al salir a la calle disfrazados con capuchas del Ku klux klán, preguntando: «¿Dónde están los negros?».

Esta expresión pública es absolutamente inadmisible. Y mucho más inadmisible la pasividad y la permisividad que arroparon el acto. No se puede ignorar que las manifestaciones racistas son punibles en la legislación penal cubana.

Hay que ir más allá de lo anecdótico, aun cuando, insisto, está por ver la respuesta institucional y legal ante el hecho.

El racismo es una construcción cultural que si no se ataca de raíz penetra y pervive en la subjetividad humana. La cultura supremacista, que privilegia las supuestas ventajas de un color de la piel sobre otros no es privativa de Estados Unidos, la nación que desarrolló con mayor fuerza ese perverso enfoque.

En Cuba ha habido que luchar a brazo partido contra «el engaño de las razas» atinado concepto orticiano, por reivindicar el legado histórico y cultural de los africanos esclavizados y sus descendientes a nuestra legítima cultura mestiza. Mucho habrá que seguir luchando, pero el proceso de transformaciones revolucionarias de las últimas décadas no solo le ha dado impulso a esa perspectiva, sino también ha observado aquellas zonas donde no se ha avanzado suficiente e incluso se reproducen patrones y estereotipos racistas.

En todo caso lo sucedido nos revela los vasos comunicantes entre una ideología repudiable y ajena a los valores éticos ciudadanos de nuestra sociedad y la asimilación acrítica de modelos culturales de consumo que nada tienen que ver con nuestra idiosincrasia.

Sería oportuno refrescar con el arte reflejo el problema en toda su complejidad durante uno de los episodios de la primera temporada de la serie Calendario. La educación antirracista es un elemento consustancial al socialismo cubano y todo lo que se haga por inculcar esos preceptos siempre será bienvenido y necesario.

El último vuelo del U-2 sobre Cuba

A 60 AÑOS DE LA CRISIS DE OCTUBRE

La violación de nuestro espacio aéreo llegó a tal punto que, además de los aviones espías, eran frecuentes los vuelos rasantes. Aumentaba el peligro de un golpe aéreo sorpresivo

Autor: Delfín Xiqués Cutiño | archivo@granma.cu

Restos del vión espía U-2 derribado cerca del poblado de Vega III, en Banes, Holguín.
Los restos del avión espía cayeron en Veguita Tres, Banes. Foto: Archivo de Granma

La Crisis de Octubre comenzó en la tarde del 22 de octubre de 1962, cuando el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, desde el Despacho Oval de la Casa Blanca, se dirigió a la nación por medio de las cadenas de radio y televisión, para revelar que aviones U-2 habían detectado y fotografiado emplazamientos de «cohetes ofensivos» en territorio cubano.

A los pocos minutos, las palabras del Presidente daban la vuelta al mundo y se convertían en una preocupación para la paz a nivel global, por su contenido amenazante, que podía provocar un conflicto nuclear sin precedentes entre Cuba, la URSS y Estados Unidos.

Y a Cuba le asistía, como le asiste ahora, el derecho, como país soberano, a mantener en su territorio las armas defensivas que estime más convenientes.

Al atardecer de ese martes, 22 de octubre, el Comandante en Jefe Fidel Castro dio la alarma de combate –que solo se establece en los casos de más crítico peligro– a todas las Fuerzas Armadas Revolucionarias. La medida fue tomada como consecuencia de las noticias procedentes de Estados Unidos, y la movilización de fuerzas militares estadounidenses contra nuestro territorio.

Comenzaron entonces «los 13 días que mantuvieron en vilo la paz mundial». Durante ese tiempo Cuba, la URSS y Estados Unidos intercambiaron mensajes, cartas y contactos diplomáticos. Hasta U Thant, secretario general de la ONU, intervino en el grave conflicto militar.

Pero la situación no parecía mejorar. Al contrario, aumentaba la tensión porque Estados Unidos, lejos de detener los ilegales vuelos sobre territorio cubano, mientras se buscaba una solución diplomática a la grave crisis militar, los intensificó.

La violación de nuestro espacio aéreo llegó a tal punto que, además de los aviones espías, eran frecuentes los vuelos rasantes, lo que aumentaba el peligro de un golpe aéreo sorpresivo aprovechando esa situación.

Sigue leyendo

José Mujica sobre el bloqueo: El caso Cuba es expresión a la enésima potencia de una política bárbara que practican potencias

Solidaridad con Cuba

Cubadebate.- “La práctica del bloqueo económico es un recurso bastardo en la política internacional que debe ser desterrado”, dijo Mujica.


Con palabras claras y precisas, el expresidente uruguayo José Pepe Mujica se refirió al bloqueo de Estados y afirmó que el rechazo internacional a esa política es hoy un principio en defensa de todos los pueblos de la Tierra. Sobre la inclusión de Cuba en la unilateral lista de Estados patrocinadores del terrorismo, sostuvo que es una “engañifa”.

En entrevista con Prensa Latina, a poco más de una semana de que la Asamblea General de Naciones Unidas se exprese por trigésima ocasión sobre esa política hostil de Washington, Mujica dijo que el caso de Cuba es expresión a la enésima potencia de una política bárbara que practican potencias desarrolladas por razones ideológicas contra terceros países.

Recordó otros cercos cometidos en la historia y apuntó que “siempre los que pagan son los sectores más humildes”.

“La práctica del bloqueo económico es un recurso bastardo en la política internacional que debe ser desterrado”, enfatizó. “No ha servido para otra cosa que hacer pasar necesidades a los pueblos y resulta abuso de prepotencia”.

En el caso de Cuba –señaló el expresidente uruguayo–, se reitera hasta el cansancio el rechazo de Estados Unidos a acatar las decisiones que toman las Naciones Unidas, en particular el reclamo de la comunidad internacional a que levante el cerco a la Isla.

“Se trata de una gran potencia, prácticamente en solitario, que reitera sin ninguna contemplación una negativa cerrada a considerar la posición del mundo”, sostuvo, y añadió que con ello Washington irrespeta a los demás y su postura resulta una burla a la existencia de los organismos internacionales, sus mecanismos y acuerdos reconocidos.

“¿Para qué queremos institucionalidad mundial si un país poderoso hace lo que se le ocurra?”, preguntó.

“Es como si a ese país le importara tres pepinos lo que ocurra en el planeta”, agregó aludiendo a otros problemas globales cuyas soluciones la Casa Blanca también tiene bloqueadas.

El exgobernante uruguayo calificó de “engañifa” la inclusión de Cuba en la lista unilateral de países promotores del terrorismo que emite el Departamento de Estado de EE.UU., el último cierre de tuerca al bloqueo que firmó Donald Trump antes de abandonar la Presidencia.

Se trata de una medida que hace más letal el cerco a la Isla y le cierra las puertas al comercio, las finanzas e inversiones internacionales.

“No tiene ningún asidero la presencia de Cuba en ese listado, eso es un taparrabo”, afirmó Mujica. “Al contrario, Cuba es víctima del terrorismo. Washington mantiene al respecto el lenguaje de la Guerra Fría, que hoy carece de sentido alguno”.

Consideró, además, que las medidas coercitivas unilaterales impuestas al país caribeño perjudican a su vez a una parte de la sociedad estadounidense.

La semana pasada, el canciller Bruno Rodríguez presentó en La Habana el informe de daños por el bloqueo que Cuba presentará en noviembre ante la Asamblea General de la ONU.

El documento denuncia que en seis décadas el asedio económico, comercial y financiero de EE.UU. provocó perdidas a la economía cubana superiores a los 154 000 millones de dólares.

De ese total, más de 6 000 millones de dólares corresponden a perjuicios provocados durante el mandato del presidente Joe Biden.

Cuba considera que el bloqueo estadounidense es el mayor obstáculo para su desarrollo.

Según los datos incluidos en el informe que ya circula en la ONU, entre agosto de 2021 y febrero de 2022 el producto interno bruto cubano pudo haber crecido un 4.5% sin las medidas punitivas que conforman el bloqueo estadounidense.

(Con información de Prensa Latina)

Ni aun al borde del holocausto, este pueblo se doblegó

Por: Sergio del Valle Jiménez

En este artículo: Crisis de OctubreCubaEstados UnidosHistoriaHistoria de CubaMisilesUnión Soviética (URSS)

Los días luminosos y tristes de la Crisis de Octubre. Foto: Archivo.

Después de Girón, la idea de destruir la Revolución Cubana por cualquier medio se convirtió en una constante en los cálculos de muchos de los funcionarios de alto nivel del gobierno norteamericano. Con ese fin elaboraron nuevos planes agresivos e intensificaron las acciones encubiertas contra Cuba.

Por su parte, el Departamento de Estado, mediante presiones y chantajes de todo tipo, instaba a la ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno cubano y ejercía su influencia dentro de la OEA para que se adoptaran sanciones colectivas contra Cuba dentro del sistema interamericano. Tal fue la utilización de los mecanismos de la llamada “ayuda económica” prometida en la “Alianza para el Progreso”.

Continuaba así la escalada de presiones internacionales en un intento por atraer a los países del hemisferio a fin de participar en su “cruzada” contrarrevolucionaria. El punto culminante de esta ocurrió durante la VIII Reunión de Consulta de la OEA, en enero de 1962, cuando la Casa Blanca logró aprobar una resolución para expulsar a Cuba de ese organismo regional.

Al Pentágono se le asignó un papel principal dentro de la estrategia político-militar para destruir a la Revolución Cubana, en correspondencia con lo cual, el presidente Kennedy dispuso que la Junta de Jefes de Estados Mayores preparara un nuevo plan de invasión a la isla, para utilizarlo cuando fuera necesario.

En 1962, a diferencia de años anteriores, tanto la preparación combativa como operativa de las fuerzas armadas de Estados Unidos perseguía el fin de adiestrar a las tropas y a los Estados Mayores en operaciones de desembarcos aéreos y navales contra una supuesta isla. En el verano de ese año, el Pentágono tomó otras medidas: reforzó la 2da. Flota del Atlántico con buques de la 6ta. y la 7ma. Flotas del Mediterráneo y del Pacífico, respectivamente.

A la par, en 1961 y 1962 se intensificaron notablemente las acciones de los grupos diversionistas y de bandidos en Cuba, y aumentó el número de agentes de la CIA que se infiltraron en el país.

Los documentos secretos desclasificados en Estados Unidos revelan cómo, a finales de 1961, se decidió la elaboración de un programa secreto que recibió el nombre cifrado de Operación Mangosta, cuyo propósito era —mediante acciones subversivas y diversionistas— socavar la economía nacional, promover entre la población el descontento y la hostilidad contra el poder revolucionario en Cuba.

Con el fin de controlar esa operación se creó el Grupo Especial Ampliado (GEA), integrado por el asesor del presidente Kennedy para la Seguridad Nacional y altos funcionarios representantes de los departamentos de Estado, de Defensa, de la CIA, de la Junta de Jefes de Estados Mayores y con la participación activa del fiscal general de Estados Unidos, Robert Kennedy, hermano del mandatario estadounidense.

El GEA aprobó las 33 tareas de la Operación Mangosta en seis etapas para su ejecución y cuyo final se preveía para el mes de octubre, cuando presuntamente tuviera lugar una rebelión interna que sería apoyada por una intervención militar de las fuerzas armadas norteamericanas.

Las acciones concebidas en Mangosta se desarrollarían bajo los supuestos siguientes: primero, al ejecutar el derrocamiento del Gobierno cubano, Estados Unidos haría el máximo uso de recursos nativos, internos y externos, pero reconocía que el éxito final requería de su intervención militar, y segundo, la participación de los nativos se utilizaría para justificar la preparación de la intervención, así como para facilitarla y apoyarla.

A principios de 1962, la Agencia Central de Inteligencia creó la Fuerza Operante W —órgano secreto de esa institución para la ejecución de las actividades de Mangosta— la que se guiaba por las orientaciones del GEA. Para esta actividad, se contó con un total de 400 oficiales de la Estación CIA de Miami, denominada con el nombre clave JM/WAVE, así como en la oficina central de Langley.

La CIA, junto a las tareas diversionistas, prestó interés a las actividades de espionaje, en particular el militar. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos daban una gran importancia al conocimiento del nivel alcanzado en la capacidad defensiva de Cuba y, especialmente, a los suministros de armamento y técnica de combate procedentes de la Unión Soviética.

Con estos mismos objetivos, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea estadounidenses realizaban una intensa exploración radioelectrónica de todo el país y de sus vías marítimas de acceso. Se incrementaron los reconocimientos fotográficos que realizaban los aviones espías U-2, violando el espacio aéreo cubano. Todos esos datos fueron utilizados en sus planes de invasión contra Cuba.

Para la dirección cubana se hizo evidente, después de la derrota de Playa Girón, cuáles eran los objetivos políticos de Washington hacia Cuba y cómo estos iban encaminados a la eliminación del sistema socialista en la isla. Se tenía la convicción de que la Casa Blanca consideraba, como seria alternativa, el empleo de sus propias fuerzas armadas, apreciación que se confirmaría en los meses posteriores.

Ante la inminencia de una agresión militar directa por parte de Estados Unidos, el Gobierno revolucionario tomó medidas para elevar la capacidad defensiva del país. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) experimentaron cambios sustanciales en su estructura y composición. Las tropas terrestres pasaron a la estructura de ejércitos, lo cual produjo un cambio cualitativo superior en la organización militar y en el establecimiento de unas fuerzas armadas modernas, de acuerdo con las necesidades de la defensa del país. De igual forma, los batallones de las Milicias Nacionales Revolucionarias se integraron en divisiones de infantería de tiempo de guerra, y pasaron a ser la primera reserva de los ejércitos. Simultáneamente, se desarrollaron otros tipos de fuerzas armadas, armas y especialidades militares.

Durante ese año, la situación se hizo más amenazadora para la seguridad y la independencia de Cuba. Ello demostraba lo oportuno de las medidas adoptadas en relación con el fortalecimiento de la capacidad defensiva del país. Desde 1961, el Gobierno de Cuba se había dirigido al de la URSS, para acelerar los envíos de armamento y medios de combate necesarios para el reforzamiento militar defensivo y la modernización de las FAR.

A finales de ese año comenzaron a llegar importantes suministros de armamento para las nuevas unidades. Un grupo de especialistas militares soviéticos puso sus conocimientos y experiencias al servicio del desarrollo y preparación de las tropas y los cuadros de mando de las FAR.

El 29 de mayo de 1962, llegó a Cuba una delegación presidida por Sharaf Rashidov, miembro suplente del Presidium del Comité Central del PCUS e integrada por el mariscal Serguei Biriuzov, jefe de las fuerzas coheteriles estratégicas, y otros altos oficiales soviéticos, así como Alexander Alexeiev, quien poco después ocuparía el cargo de embajador de la URSS en La Habana. La delegación soviética tenía la misión, encomendada por Nikita Jruschov, de proponer al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz la posibilidad de emplazar cohetes de alcance medio e intermedio en Cuba.

Esta propuesta se analizó en el secretariado de la Dirección Nacional del Partido, donde se tomó la decisión de responder afirmativamente, pues se tenía la convicción de que esa medida sería un importante aporte internacionalista de Cuba al fortalecimiento del campo socialista en su conjunto y, de hecho, contribuiría a la defensa del país al disuadir a los gobernantes estadounidenses de realizar sus designios agresivos. La dirección cubana planteó la necesidad de plasmar esto en un acuerdo militar para su posterior publicación.

Con el fin de discutir los detalles de ese acuerdo, el ministro de las FAR, Comandante Raúl Castro Ruz, viajó a Moscú entre los días 3 y 16 de julio. Como resultado de esas conversaciones, los ministros de Defensa de la URSS y de las FAR de Cuba iniciaron el cumplimiento del acuerdo militar, que sería firmado y publicado cuando, en noviembre de ese año, Jruschov visitara el país.

Mediante el mismo se inició la Operación Anadyr que consistió en el traslado y dislocación en Cuba, entre los meses de julio y octubre, de una Agrupación de Tropas ascendente a 43 000 efectivos y gran parte del armamento estratégico acordado.

Esta Agrupación de Tropas soviéticas, según el proyecto de acuerdo, estaría subordinada directamente al Gobierno de su país y cooperaría con las FAR en la defensa del territorio cubano, durante las acciones militares en caso de una agresión exterior. Asimismo, se establecía jurídicamente que las tropas de la Unión Soviética debían respetar la soberanía y el orden legal de Cuba y, por consiguiente, no adquirirían derechos de ocupación de territorios ni otros ajenos a sus funciones.

El proceso de dislocación de los misiles y las tropas soviéticas en el país, se realizó con un alto grado de enmascaramiento. A pesar del esfuerzo realizado por mantener el secreto, la inteligencia enemiga comenzó a obtener datos sobre el reforzamiento militar del país.

La situación fue empeorando cada vez más. En Estados Unidos se produjo una furibunda campaña de propaganda, en torno al establecimiento de tropas soviéticas que perseguía el objetivo de crear las condiciones favorables en la opinión pública interna para que apoyara una agresión militar directa.

Como parte de esta escalada, el Comité de Relaciones Exteriores y Servicios Armados del Senado norteamericano, presentó a la consideración del Congreso una Resolución Conjunta (No. 230), aprobada entre los días 20 y 27 de septiembre, que otorgaba al presidente de ese país, la facultad de hacer uso de las armas contra Cuba por supuestas actividades agresivas y subversivas en cualquier parte del hemisferio, así como de impedir en la isla la creación o el uso de una capacidad militar que pusiera en peligro la seguridad de Estados Unidos, además de cooperar con los apátridas cubanos. El 4 de octubre se acordó otra Resolución, mediante la cual se recomendaba que en el seno de la OEA se conviniera un fallo similar, a fin de obtener un apoyo internacional a sus planes agresivos.

Esta insólita y descarada Resolución, resumía toda la política de hostilidad que caracterizaba la conducta del gobierno de Estados Unidos respecto a Cuba, violaba los más elementales principios del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, al proclamar abiertamente el uso de la fuerza.

La respuesta de Cuba no se hizo esperar. El Consejo de Ministros del Gobierno revolucionario publicó, el 29 de septiembre, una declaración en la que se denunciaban los propósitos beligerantes que animaban al gobierno imperialista de Estados Unidos y, a su vez, puntualizaba la política de principios de la Revolución Cubana. Asimismo, en ese documento, Cuba reafirmó los deseos de convivencia pacífica de su pueblo.

Los propósitos que animaban esa declaración fueron reafirmados por el presidente Osvaldo Dorticós Torrado, en su discurso en el pleno del XVII periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Entretanto, continuaban los preparativos bélicos para la agresión directa. Se concentraron fuerzas militares en zonas cercanas a Cuba, bajo la cobertura del ejercicio Phibruglex 1/62 anunciado para los días 15 y 30 de octubre en el área del Caribe. El presidente Kennedy, con la autorización del Congreso, llamó a filas a 150 000 reservistas.

En el mes de octubre comenzó la dislocación de tropas en las regiones sudorientales del continente. En la Florida y en Texas se reagruparon varias divisiones norteamericanas, integradas por más de 100 000 efectivos de tropas de infantería y fuerzas blindadas. Durante septiembre y la primera quincena de octubre se aumentaron los vuelos espías de los aviones U-2 sobre el territorio cubano.

El 16 de octubre, cuando toda la maquinaria militar del imperialismo estaba preparada para el zarpazo contra la Revolución, le mostraron a Kennedy las fotos aéreas reveladoras de los emplazamientos de cohetes de mediano alcance en Cuba.

El presidente norteamericano dispuso, de inmediato, incrementar los vuelos de reconocimiento sobre la isla y que los servicios de inteligencia realizaran los estimados acerca del momento en que esos misiles fueran operacionales.

Además, creó un “grupo especial”, integrado por altos funcionarios del gobierno, con la finalidad de analizar la situación y debatir las medidas a poner en práctica para lograr la retirada de los cohetes nucleares soviéticos. Este grupo fue conocido con el nombre de Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional, el cual se mantuvo en sesión permanente durante todo el tiempo que duró la crisis, actuando como consejo asesor del presidente Kennedy. En la primera semana se reunió, de modo confidencial, hasta llegar a la decisión de decretar el bloqueo naval a Cuba.

A las 7:00 p.m. del día 22 de octubre, Kennedy se dirigió a su país y a todo el mundo, a través de la radio y la televisión, para informar la decisión de llevar a cabo el bloqueo naval alrededor de Cuba, al cual denominó “cuarentena” con el marcado propósito de encubrir el carácter guerrerista de esa medida.

En el Pentágono —desde la mañana del 22—, la Junta de Jefes de Estados Mayores envió una directiva sobre las operaciones del bloqueo a la Flota del Atlántico. Al mediodía comenzaron a desconcentrarse los bombarderos B-47 del Comando Aéreo Estratégico (SAC) en 40 aeropuertos civiles estadounidenses; cada uno llevaba sus cargas nucleares. Ese mismo día, el SAC ordenó mantener el 25 % de los B-52 realizando la guardia en el aire con armamento nuclear, situación que continuó por espacio de 15 días. El resto de la aviación se encontraba con similares medios y lista para despegar en 15 minutos.

Cinco divisiones del ejército, sin contar la 1ra. División Blindada que se encontraba en camino hacia el Fuerte Stewart, en Georgia, estaban en estado de alerta. Las Fuerzas de Tareas para el Bloqueo Naval incluían 238 buques; 8 portaaviones, 2 cruceros, 118 destructores, 13 submarinos, 65 buques anfibios y 32 auxiliares.

El Pentágono dispuso una fuerza de 250 000 hombres para la invasión a Cuba, así como los medios aéreos para ejecutar no menos de 2 000 misiones. Además, adicionalmente se aprobó la preparación de 100 buques mercantes para el traslado de las tropas y, como complemento a la exploración estratégica de los U-2, se decidió realizar vuelos a baja altura dos veces al día —al amanecer y al atardecer—, con una escuadrilla compuesta por 8 aviones.

Desde el día 21, se reforzó la base naval yanqui, enclavada en la bahía cubana de Guantánamo, con tres batallones de infantería de marina, aumentando de 8 000 a 16 000 sus efectivos, y realizando trabajos ingenieros urgentes para el acondicionamiento de las posiciones. También se efectuó, el día 22, la evacuación de todo el personal civil de la base.

Por otra parte, fue decretado el estado de máxima alerta para las tropas norteamericanas situadas en Europa Occidental y en el Lejano Oriente, así como las de sus aliados de la OTAN. Los submarinos con cohetes Polaris ocuparon sus posiciones operativas, tratando de intimidar a la Unión Soviética y a otros países socialistas.

Como es natural, Cuba no permaneció indiferente ante esta situación. El Comandante en Jefe Fidel Castro ordenó, a las 3:50 p.m. del día 22, poner en “alerta de combate” a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y, a las 5:35 p.m. decretó el estado de “alarma de combate” para todo el país.

El Gobierno cubano, que se mantenía atento al incremento de las acciones militares de Estados Unidos en toda el área del Caribe, dedujo que esa actividad bélica estaba relacionada directamente con la presencia de los cohetes soviéticos en Cuba. De ahí, la decisión de disponer la movilización general del país casi hora y media antes de que hablara Kennedy. Asimismo, instruyó a su representante permanente ante la ONU para que solicitara la convocatoria de una reunión urgente del Consejo de Seguridad.

Al llamado de la Revolución, el pueblo respondió con valentía, firmeza y dignidad. Nunca antes se había sentido tan cercano el peligro de la agresión militar directa; sin embargo, no hubo ni sombra de pánico en la población. El país se preparó para enfrentar y resistir el bloqueo militar total, golpes aéreos masivos y la invasión. Todos los recursos de la nación se pusieron a disposición de la defensa de la patria amenazada.

En horas de la noche del día 23, ante la radio y la televisión, con la palabra firme del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Cuba respondió al agresivo discurso del mandatario yanqui, denunciando la política hostil del Gobierno de Estados Unidos desde el triunfo de la Revolución.

Por su parte, el Gobierno de la URSS, en horas de la mañana del día 23, dio instrucciones a su ministro de Defensa, mariscal Malinovski, para poner urgentemente en completa disposición combativa a las Fuerzas Armadas soviéticas. Ese mismo día emitió una declaración en la que se condenaba el establecimiento del bloqueo naval, la intercepción y registro de buques con destino a Cuba; así como previno al Gobierno de Estados Unidos de realizar las medidas declaradas por el presidente Kennedy. En los países miembros del Tratado de Varsovia se tomaron iguales medidas.

La condena del mundo progresista y amante de la paz, ante el irresponsable acto de guerra proclamado por el presidente estadounidense no se hizo esperar. Todas las personas honradas del planeta, alzaron su voz para llamar a la cordura a las partes involucradas en el conflicto y evitar el desencadenamiento de la guerra mundial, lo cual hizo también parte de la prensa mundial.

En varios países se produjeron mítines y manifestaciones para protestar contra las acciones del imperialismo y en defensa de la paz. Diversas fueron las formas en que la opinión pública del orbe se manifestó, contraria a la política guerrerista norteamericana y en apoyo a la justa causa del pueblo cubano.

La tensa situación en que la crisis puso al mundo, requirió un extraordinario esfuerzo en la esfera diplomática para tratar de evitar una guerra nuclear y resolver el diferendo por medio de negociaciones. El día 24 de octubre de 1962 el secretario general interino de la ONU, U Thant, en cartas a las tres partes directamente involucradas en el conflicto, los exhortaba a discutir una solución pacífica de este.

Al siguiente día, cuando conoció que se acercaban barcos soviéticos a la zona de “cuarentena”, U Thant se dirigió urgentemente a los Gobiernos de la URSS y Estados Unidos, en una segunda apelación, para evitar una confrontación entre ambas potencias y solicitó de ellas que le concedieran un tiempo, a fin de poder tratar el asunto y hallar una solución.

A esta apelación, el Gobierno soviético fue el primero en responder, dando instrucciones a los capitanes de sus barcos de mantenerse alejados de la zona del bloqueo, lo que evidenció el interés de la URSS en una solución pacífica del conflicto. Mientras, la respuesta de Estados Unidos proseguía con su tono amenazador y prepotente, y manifestaba la disposición de evitar la confrontación con los barcos soviéticos si estos no transportaban armamentos, violando así el derecho de libre navegación en aguas internacionales.

Con la intención de allanar el camino, proliferó la correspondencia entre los jefes de gobiernos de la URSS y Estados Unidos en esos días, además de efectuarse encuentros con dirigentes de otros Estados y con una serie de personalidades influyentes.

También se produjo entre Cuba y la URSS un intercambio de misivas, mediante el cual el máximo dirigente de la Revolución Cubana formulaba a la dirección soviética, sus razonamientos y argumentos, acerca de las negociaciones que se venían desarrollando entre Kennedy y Jruschov.

El Gobierno cubano mantuvo el criterio de que, frente a las amenazas del imperialismo, era indispensable mantener una firme posición de principios. Fidel alertaba a la dirección soviética sobre la propensión de la administración estadounidense a la política del chantaje.

Mientras el mundo progresista hacía esfuerzos por conjurar la crisis, el Gobierno estadounidense mantenía sus amenazas de invadir a Cuba y se arrogaba como un derecho la violación del espacio aéreo cubano. El presidente Kennedy, personalmente, ordenó aumentar el día 26 las incursiones aéreas a baja altura de 2 a 12 veces al día.

El incremento de los vuelos rasantes hizo más tensa la situación. Este tipo de acción no se podía permitir ya que posibilitaba a las fuerzas armadas yanquis realizar un ataque sorpresivo. Dado el peligro que esto significaba para la defensa del país, el Comandante en Jefe ordenó, a partir del día 27, abrir fuego contra todo avión enemigo en vuelo a baja altura.

El día 27, cuando la aviación enemiga violó el espacio aéreo cubano, las baterías comenzaron a abrir fuego en cumplimiento de la orden recibida. En estas circunstancias, se produjo el derribo de un avión espía del tipo U-2 por un Grupo Coheteril Antiaéreo soviético, emplazado en el territorio del municipio de Banes, antigua provincia de Oriente.

Ese mismo día 27, el Comandante en Jefe, en respuesta a una carta del secretario general interino de las Naciones Unidas, U Thant, le planteaba la voluntad de Cuba de buscar una salida negociada de la crisis; pero, al mismo tiempo, hacía constar la firmeza de la Revolución de no retroceder ni un ápice en sus principios y derechos soberanos, ante las presiones del imperialismo, ya que solo era posible negociar en igualdad de condiciones.

En horas tempranas de la mañana del 28, la dirección cubana conoció, a través de Radio Moscú, la respuesta del Gobierno soviético al mensaje de Kennedy del día anterior, que, en síntesis, expresaba la aceptación de la URSS de retirar los cohetes con garantías de verificación, a cambio del compromiso hecho por el mandatario norteamericano de no atacar a Cuba e impedir que sus aliados dieran ese paso.

El Gobierno cubano estimó que los términos del acuerdo concertado por Jruschov y Kennedy eran inconvenientes para Cuba. Asimismo, el acuerdo, por principio, se debió consultar con la dirección cubana y no apresurarse a dar esa respuesta. En una declaración pública, el mismo día 28, Fidel Castro comunicó la posición de la Revolución, basada en cinco puntos que posibilitarían el logro de una verdadera paz frente a las agresiones de Estados Unidos.

Como parte del proceso negociador, el 30 de octubre arribó a La Habana una delegación de la ONU encabezada por su secretario general interino, U Thant, en respuesta a una invitación formulada por el Gobierno de Cuba.

El 2 de noviembre, todos los aspectos principales del encuentro con U Thant se les informaron al pueblo cubano y al mundo en una intervención de Fidel por radio y televisión. El Comandante en Jefe explicó detalladamente la postura de principios asumida por la dirección de la Revolución al demandar, como base de las negociaciones, los cinco puntos exigidos por Cuba y no tolerar la inspección del territorio nacional.

Cabe señalar que desde el 31 de octubre, en cumplimiento del compromiso contraído por la URSS, se había iniciado la retirada de los proyectiles, a la cual no se puso ningún tipo de obstáculo por el Gobierno cubano. En lo que respecta a la verificación de esta entre las partes soviética y norteamericana, se llegó al acuerdo de realizarla en aguas internacionales a través de las fuerzas aeronavales estadounidenses que, desde el aire, supervisaron los cohetes colocados en la cubierta de los barcos y vigilaron el desplazamiento de esos buques hasta sus puertos de origen.

La actitud de la Unión Soviética contrastaba mucho con la tomada por la administración norteamericana, que el 1ro. de noviembre restableció el bloqueo naval y los vuelos de reconocimiento que había suspendido de manera momentánea durante la visita de U Thant. Además, continuó la política de chantaje con nuevas exigencias a la URSS para la salida de Cuba de otros tipos de armamentos que consideraban “ofensivos”. De esa manera, se iban sumando nuevas situaciones que podían agravar la crisis, cuando se había entrado en fase de negociación.

En aquellas condiciones desempeñó un importante papel el viaje a La Habana, el 1ro. de noviembre, del primer vicepresidente del Consejo de Ministros de la URSS, Anastas l. Mikoyan. En el intercambio de opiniones entre Mikoyan y Fidel Castro, así como con otros dirigentes cubanos, se analizaron profundamente los aspectos discrepantes en cuanto a las posiciones de ambos gobiernos, surgidos al calor de los acontecimientos y se acordaron puntos de vista con el propósito del arreglo pacífico de la crisis.

En el curso del mes de noviembre de 1962, mediante los canales diplomáticos y las Naciones Unidas, se mantuvo un constructivo intercambio de criterios acerca de la liquidación de los restos de la crisis. Esta compleja lucha en el ámbito de las relaciones internacionales permitió iniciativas que dieron solución a los problemas de carácter inmediato, lo cual propició romper las tensiones y volver a la normalidad.

El 20 de noviembre, Kennedy dio órdenes al Pentágono de poner fin al bloqueo naval. De igual forma, en la URSS y demás países socialistas miembros del Tratado de Varsovia, se declaró el paso de sus fuerzas armadas a las condiciones de tiempo de paz. En Cuba, dos días después, se tomaron medidas similares.

El pueblo y Gobierno cubanos, dando muestras de firmeza en sus posiciones frente a las pretensiones del imperialismo estadounidense, realizaron un importante aporte a la paz mundial al demostrar prudencia y comprensión respecto a la necesidad de solucionar la crisis por vías pacíficas. La opinión pública mundial, saludó la contribución conjunta de la Unión Soviética y de la República de Cuba, gracias a la cual se salvó la soberanía e integridad del país y se evitó, al mismo tiempo, una catástrofe nuclear.

De la Crisis de Octubre, el pueblo, dirigido por Fidel, salió fortalecido. Pasó esta dura prueba con firmeza, valor y honor revolucionarios. En los momentos en que arreció el peligro, no se doblegó, sino que se robusteció aún más.

Las discrepancias con la dirección soviética, en cuanto al enfoque de la solución de la crisis, nunca fueron vistas por el pueblo y Gobierno cubanos, como elemento de desunión y división con ese país hermano y heroico.

La trascendencia de los acontecimientos que tuvieron lugar en el mes de octubre de 1962 fue extraordinaria, tanto para Cuba como internacionalmente. Después de la Segunda Guerra Mundial, la humanidad no vivió momentos tan peligrosos, al borde del holocausto. Sin embargo, se demostró también cómo la omnipotencia imperial, en el mundo de entonces, tenía una barrera infranqueable en la creciente fuerza y solidaridad del campo revolucionario y de todos los hombres del planeta amantes de la paz.

El pueblo cubano, en aquella coyuntura, protagonizó un imperecedero ejemplo de serenidad, decisión y valor, que forman parte de sus tradiciones revolucionarias y de su moral de lucha, pues como dijera Fidel poseía algo mucho más importante: “proyectiles morales de largo alcance que no se pueden desmantelar y no serán desmantelados jamás”.

La Crisis de Octubre confirmó fehacientemente la idea planteada por Fidel respecto a que la defensa de la Revolución depende de la disposición y patriotismo de sus hijos, de combatir hasta la última gota de sangre. Al reafirmar las posiciones soberanas de Cuba, se dejó bien claro que, frente a las amenazas, agresiones y actos de todo tipo del imperialismo, nunca se renunciará al derecho de poseer las armas que estimemos convenientes para asegurar la defensa del país.

A pesar de los resultados, el imperialismo norteamericano se vio obligado a reconocer la existencia, a 90 millas de sus costas, de la Cuba revolucionaria y socialista. No obstante, aquella solución no eliminó las causas principales del diferendo cubano-norteamericano.

La lucha de este pueblo en defensa de sus derechos tenía un carácter universal. También se estaba defendiendo el derecho irrestricto de los estados y pueblos grandes y pequeños a la independencia y soberanía, a la libre determinación de las vías del desarrollo, tanto económico como social.

Prólogo al libro Un pueblo invencible, Editorial José Martí, La Habana, Cuba, 1991.

Vea además:

La crisis, después de la crisis

Pareciera que la historia, en uno de sus ciclos recurrentes, estuviera destinada a otorgar a Cuba un protagonismo excepcional en momentos cruciales de la humanidad. Lo fue en 1898, cuando la isla sirvió de polígono experimental a la primera guerra imperialista por el reparto del mundo. También en 1962, durante la Crisis de Octubre.

ONG tarifada por EEUU, replica-inocula su veneno antirrevolucionario

Por José A. Amesty R. | Cuba

Fuentes: Rebelión

El propósito fundamental de este artículo es, denunciar el intento de aplicación del esquema subversivo diseñado contra Cuba por EEUU, como réplica en Bolivia.

Para ello, tenemos un documento de la ONG argentina llamada Cultura Democrática, cuyo título es: «Apoyo a la Sociedad Civil cubana como método de presión a gobiernos totalitarios. Su posible aplicación a Bolivia«. Esta organización, con su desgastado discurso humanista, democracia y sociedad desarrollada, justa y libre, pretende, ahora, enfilar sus baterías contra Bolivia, como copia de lo que han hecho en Cuba.

Antes de compartir su actuar como organización antirrevolucionaria, deseamos plantear algunas consideraciones y líneas de acción, que reiteramos y evidenciamos parte del esquema mediático empleado por EEUU para aplastar la revolución cubana, y que desean repetir en Bolivia, como lo están haciendo igualmente, en menor medida en Venezuela.

Observemos que, en el rejuego político de EEUU, este ve con preocupación el cambio hacia la izquierda en América Latina, lo cual se debe a que los gobiernos impulsados por Washington como modelos democráticos para la región fallaron, pues solo responden a los intereses de la derecha y de EEUU, como instrumentos políticos y económicos para sus transnacionales.

Por otro lado, los valores democráticos que EEUU apoya, solo se aplican fuera del territorio estadounidense, para utilizarlos como justificación, apoyando partidos opositores y utilizándolos como estandartes de las guerras no convencionales en el cambio de régimen, de forma sutil o por la fuerza.

Recordemos que luego del fallido Golpe de Estado en Bolivia, y ante el viraje hacia el progresismo en la región, los tentáculos de la dictadura neoliberal, tensa sus hilos para cambiar el statu quo, tratando de replicar recetas aplicadas a países como Cuba, al cual continúan tratando de doblegar.

La política de cambio de régimen de EEUU, se basa principalmente en influir en los diversos sectores de la población cubana, para restarle apoyo al gobierno y dirigirlos de forma solapada a destruir el sistema político que eligieron los cubanos y cubanas, sembrando una narrativa que los movilice de forma inequívoca, basados en las condiciones creadas artificialmente por el propio mentor EEUU.

La política exterior de USA cuenta con un amplio sistema de organizaciones, en apariencia no gubernamentales, que se nutren del contribuyente norteamericano y responden al gobierno para influir en la política norteamericana y mundial, eliminando a los que no se alineen y potenciando a los aliados. Las leyes y marcos internacionales funcionan en los salones de la ONU, fuera de ellos, es la ley del mundo civilizado.

A su vez, el entrenamiento de mercenarios y la formación de agentes de cambio, es el resultado de años de evolución de un mecanismo diabólico que data de la guerra fría y las luchas entre Occidente y la extinta Unión Soviética. Organizaciones como estas que sentaron las bases para el desplome del Socialismo en Europa Oriental y hoy se levantan como gallardetes de la libertad ocultando sus intereses mundanos.

Estas organizaciones no esconden sus objetivos oscuros, libremente lo llaman liderazgo y agentes de cambio, sin definir qué es lo que van a cambiar, pues están diseñados para influir y cambiar los gobiernos que USA deprecia. Lo menos que les importa es la población sobre la que operan, aun cuando es desde allí, que salen los jóvenes que preparan y adoctrinan para ejecutar sus acciones.

Entonces, en este caso, a través de un colaborador vinculado a Cultura Democrática, disgustado con la ONG por sus métodos de la guerra fría, que tanta sangre trajera como resultado de ella, obtuvimos un documento que narra el procedimiento a implementar en países de corte revolucionario.

En el documento se describe con detalles, como desde la alta política norteamericana, se aprueba la preparación de líderes, que luego se convertirán en agentes de cambio, los cuales, sin saberlo, estarán sirviendo a los intereses del auto titulado «hegemon mundial». Es el nuevo concepto de la guerra no convencional, destruyendo al enemigo con sus propias fuerzas, aplicando las teorías del político estadounidense Gene Sharp y el golpe blando.

De forma irrespetuosa se menciona en el documento, el sistema de medidas financieras y económicas de bloqueo contra Cuba, las cuales no son aplicables en Bolivia, porque evidenciarían al verdugo de manera casi inmediata, aunque con el nivel que es manipulada hoy la comunidad internacional no cabe duda que lo podrían aplicar contra cualquier país, sin importar las implicaciones éticas y violatorias del derecho internacional.

Igualmente, en el documento, se pone de manifiesto que este modelo de cambio de gobierno se ha aplicado en América Latina indistintamente. Aunque no con la envergadura que se aplica en Cuba. Ciertamente, existen muchos ejemplos, en los cuales ha bastado el apoyo de los militares para propiciar un Golpe de Estado, como lo fue en Chile contra Allende, el golpe judicial a Dilma Rousseff en Brasil y la consecuente encarcelación de Lula da Silva.

Sin duda, EEUU mantiene su política hacia América Latina de patio trasero, y la de cambio de régimen de la guerra fría en la región, consecuencia natural de sus ansias de dominación, luego de las experiencias en la preparación y ejecución de las revoluciones de colores en Europa Oriental.

Hoy EEUU prefiere doblegar a una nación sin el uso de asesinatos selectivos y masivos, como ocurrió con Japón con las dos bombas nucleares. Luego de una evolución a un estilo más civilizado, prefiere destruir a quien considere su enemigo, desde sus activos más importantes: su pueblo, sus jóvenes, sin daños colaterales que afecten su imagen como hegemon.

En fin, el documento señala que, en el caso de Bolivia, se realizan gestiones, entre muchas otras, para potenciar los partidos políticos de oposición y vincularlos a los congresistas cubano americanos en una causa común, la de replicar las medidas antirrevolucionarias en Bolivia.

Finalmente, anexo prueba del documento señalado: «Apoyo a la Sociedad Civil cubana como método de presión a gobiernos totalitarios. Su posible aplicación a Bolivia«.

Polis digital

Opinión Contra Cuba Manipulación Mediática

Michel E Torres Corona – Cubadebate.- La tecnología, como toda obra humana, tiene un lado luminoso y un reverso oscuro. De la misma forma en la que dividir átomos puede suministrar la energía que necesita la humanidad entera, una reacción en cadena a nivel atómico también puede detonar la fuerza cósmica de una estrella moribunda y provocar un genocidio, como en Hiroshima y Nagasaki.


Las muchas tecnologías del poder siempre presentan esa dualidad: crear o destruir, fundar o deshacer.  Ese ejercicio del poder, que es tan antiguo como la sociedad misma, hoy adquiere otra dimensión en el ámbito virtual. En esa extensión digital de nuestra existencia, la tecnología sirve como vía para la intercomunicación instantánea entre cualquier persona desde cualquier parte del mundo, pero también se puede usar como arma para la desinformación. Deep fakes y granjas de bots son algunas de las joyas del nuevo arsenal para esa lucha perenne por la mente y el corazón de las mayorías.

Las redes digitales, que tanto bien nos pueden hacer, son especialmente susceptibles de ser manipuladas y, por ende, de servir para manipularnos a nosotros. Al habitual talento de algunos para el engaño se suman ahora las ilimitadas potencialidades de nuevas herramientas. No se trata de que las redes digitales hayan sido la génesis de la tergiversación y la mentira, sino de que aportan novedosas formas de saltar por encima de nuestra inteligencia.

Esto, por supuesto, no puede servirnos de excusa para satanizar la tecnología. Cualquier herramienta, en las manos equivocadas, puede servir como arma para causar daño, ya sea material o moral. El quid está en la mano que sostiene la herramienta, en la ética de su usuario, y en la forma en la que nos organicemos como comunidad para establecer reglas y expectativas conductuales.

Asumir de manera crítica el discurso que se articule en las redes digitales, cuestionarse y contrastar fuentes, es entender que estas plataformas de comunicación no son el Edén de la libertad, sino productos de empresas transnacionales. Pueden ser lo mismo un arma que un teatro de operaciones, aunque se revistan a veces con un ingenuo carácter lúdico.

Basta asomarse a la página en Facebook de la CIA (sí, leyó bien, la CIA tiene página oficial en Facebook) para comprender la importancia que nuestros enemigos le otorgan a este medio. La Agencia Central de Inteligencia estadounidense hasta tiene un podcast, muy bien hecho, dicho sea de paso, para discutir plácidamente sobre lo hermoso que es el trabajo de espionaje y de cómo ser un héroe hollywoodense es algo al alcance de cualquiera. «Tú también puedes ser Jason Bourne, pequeño Timmy».

Claro que la Agencia no solo usa las redes para eso. Ni el resto de la comunidad de inteligencia yanqui, para ser justos, que Snowden no está asilado en Rusia por gusto. Es muy común el sistemático empleo de cuentas automatizadas en Twitter para la influencia en elecciones extranjeras, el monitoreo de conflictos armados y hasta la instigación a acciones de desestabilización, como las que vivió nuestro país durante el auge de la infame etiqueta SOSCuba.

La respuesta para todas estas nuevas dinámicas de manipulación y engaño es muy simple, puesto que su complejidad radica en cómo llevarla a vías de hecho: la premisa es tener una opinión informada.

Un ciudadano que no quiera convertirse en víctima de bulos y elaboradas farsas con retoques digitales debe desarrollar una particular suspicacia, que lo obligue a verificar cualquier información, a descreer de inicio ante cualquier campaña, cualquier discurso en las redes digitales o en los medios. Dudar de todo, ese omnibus dubitandum preferido por Marx, como método y no como fin en sí mismo (lo cual sería cínico).

Cuestionarnos lo que vemos, leemos o escuchamos, contrastar fuentes, pensar por cabeza propia y estar alerta ante cualquier mecanismo de manipulación, sea burdo o sofisticado, es la única forma en la que podemos ir acercándonos a las certezas que nos deben guiar siempre como individuos y como sociedad. Contra la cultura, contra el conocimiento, contra la preocupación por la ciencia y la técnica, nuestros enemigos se muestran con bastante frecuencia como engañados o decepcionados. Y ya eso es una forma de ganarles, incluso, en su propio terreno.

(Tomado de Granma)

Momentos cruciales

El mayor peligro que nuestro pueblo enfrentó en aquella prueba no fue el del exterminio nuclear, sino el de la claudicación

Autor: Ernesto Pérez Shelton | internet@granma.cu

Foto: Archivo de Granma

El presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, mediante fotos tomadas por aviones espías U-2, los días 14 y 15 de octubre de 1962, fue informado el 16 acerca de emplazamientos de misiles en Cuba.

En realidad se trataba de una confirmación: el Gobierno de Estados Unidos lo conocía desde antes, por informes del coronel de la inteligencia soviética Oleg Penkovski, reclutado por la cia, a la que entregó, entre otras evidencias, un manual balístico que les permitió descubrir la construcción de plataformas para cohetes SS-4. 

A partir de la información disponible, Kennedy contactó con el primer ministro de la Unión Soviética, Nikita Jruschov, el 18 de octubre, para comunicarle que conocía sobre las rampas de lanzamiento de misiles en la Isla, y este último le respondió que eran armas «defensivas».

Había en Cuba unos 36 proyectiles estratégicos de alcance medio, y otras armas tácticas nucleares.

Ante Kennedy se planteaban dos alternativas por sus asesores del Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional: bombardeos aéreos masivos o bloqueo naval a Cuba. El día 20 se decidió, por este último (sin renunciar a un ulterior golpe aéreo), lo que hizo público con gran dramatismo el día 22, planteando también que la urss debía retirar sus proyectiles o arriesgarse a una guerra nuclear.

Se vivió un momento muy tenso. El peligro de agresión a Cuba parecía inminente. Ya los soviéticos habían arrestado a Penkovski, y sabían que Estados Unidos tenía la información suministrada por el espía. Fidel decidió, con los oficiales soviéticos en Cuba, acelerar la construcción de las rampas de los cohetes estratégicos ss-4; el día 21 habían 20.

Una hora y 25 minutos antes de que Kennedy anunciara el bloqueo naval, el Primer Ministro cubano ordenó la alarma de combate, y se movilizó todo el país en pie de guerra, con la divisa de «defender el suelo de la Patria y la Revolución hasta la última gota de sangre».

Los submarinos de la Brigada 69 de la Flota del Norte de la URSS fueron obligados a emerger. El B-4, donde navegaba el capitán de navío Agáfonov, se mantuvo sumergido. Foto: Archivo de Granma

AL BORDE DE LA GUERRA EN EL MAR

El bloqueo naval se hizo efectivo a partir del día 24, mientras 23 navíos soviéticos navegaban en ruta hacia Cuba. En cualquier instante podía producirse un incidente: un buque estadounidense podía disparar contra uno de la urss, y estallaba la guerra nuclear.

Cuatro submarinos de la Brigada 69 de la Flota del Norte de la urss, de propulsión diésel proyecto 641, conocidos en Occidente como Foxtrot, y dotados de torpedos con cabezas de combate convencionales y nucleares, comandados por el capitán de navío Vitaly N. Agáfonov, al rebasar las Bermudas y entrar en el Mar de los Sargazos, fueron obligados a emerger por los medios submarinos de la armada estadounidense.

Este hecho permite comprender cuán cerca se estuvo de la guerra en el mar, el 24 de octubre de 1962, y en los siguientes días. Los tripulantes de la brigada de submarinos, dando muestras de maestría combativa, lograron evadir la persecución enemiga para cumplir una nueva misión.

EN LA ONU NO HUBO UN VERDADERO DEBATE

El 25 de octubre tuvo lugar, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el célebre debate entre el embajador de Estados Unidos, Adlai Stevenson, y el de la Unión Soviética, Valerian Zorin, que Fidel calificara de bochornoso.

«Stevenson presentó, de manera espectacular (…), grandes fotos aéreas de las bases de proyectiles estratégicos. El soviético negó las evidencias –puntualizó el Comandante en Jefe en el libro Cien horas con Fidel, del periodista Ignacio Ramonet–, negó la autenticidad de esas pruebas. Rechazó el debate. Todo era improvisado, el hombre no estaba preparado para discutir. No ataca, no denuncia, no emplea las poderosas razones que tenía Cuba, país pequeño y agredido, amenazado por la superpotencia, para solicitar apoyo, y la urss para ofrecerlo, fiel a sus principios y sus deberes internacionalistas, y se enreda en una argumentación mediocre, emanada de las vacilaciones y el mal manejo público del tema por parte de Jruschov en los meses que precedieron la crisis. Cometió el error –sentenció Fidel, finalmente– de rechazar el verdadero debate, que debió haber sido sobre la soberanía de Cuba, su derecho a defenderse, a protegerse».

ABRIR FUEGO SI SE VIOLA EL ESPACIO AÉREO

Como el Gobierno de Estados Unidos persistía con los vuelos U-2 y de reconocimiento a baja altura, el líder cubano ordenó a la artillería antiaérea abrir fuego contra los aviones en vuelos rasantes, decisión que se había planteado a los responsables militares soviéticos que estaban en la Isla.

El 27 de octubre, un misil SA-75, según la nomenclatura soviética, disparado por el grupo coheteril de combate soviético de La Anita, al mando de Iván Gershenov (jefe) y Nicolás Grechenik (comisario político), derribó en Banes, actual provincia de Holguín, el avión espía U-2, piloteado por el mayor Rudolf Anderson Jr. El incidente condujo al momento de mayor tensión. Se estaba combatiendo.

LA DECISIÓN INCORRECTA PARA UNA RETIRADA

La retirada de los cohetes por parte de la urss, sin consultar a Cuba, fue considerada por el Gobierno revolucionario como una decisión errada.

«Aquello nos pareció absolutamente incorrecto. Ocasionó mucha indignación (…) ¡Y no se había discutido en absoluto con nosotros (…)! Nos enteramos por vía pública –dijo Fidel a Ramonet–. No estábamos en contra de alguna solución, porque era importante evitar un conflicto nuclear. Pero Jruschov tenía que haber dicho a los norteamericanos: Hay que discutir con los cubanos. Careció en ese instante de serenidad y firmeza. Por una cuestión de principios debieron consultar con nosotros (…). Protestamos».

Se comprometieron también a que la retirada de los misiles fuera inspeccionada bajo la fiscalización de la ONU. La respuesta de Fidel no se hizo esperar: «No, aquí no inspecciona nadie, no se autoriza, si se quieren ir no es asunto nuestro».

Si Cuba hubiera participado en las discusiones, quizá estas hubieran mejorado. La posición cubana estuvo contenida en los cinco puntos demandados por Fidel: Cese del bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económica; cese de todas las actividades subversivas, lanzamientos y desembarcos de armas y explosivos por aire y mar, organización de invasiones mercenarias, infiltraciones de espías y saboteadores; cese de los ataques piratas; cese de todas las violaciones de nuestro espacio aéreo y naval; y retirada de la Base Naval en Guantánamo y devolución del territorio cubano ocupado, hoy convertida, como nunca antes, en centro de prisión, torturas y asesinatos, repudiado y demandado su cierre por la opinión pública internacional.

Todo eso «se pudo haber obtenido fácilmente –dijo Fidel a Ramonet en la citada entrevista–, con un poquito de ecuanimidad y sangre fría, porque el mundo no estaba dispuesto a ir a una guerra nuclear por caprichos del Gobierno de Estados Unidos».

Como afirmó el editorial del periódico Granma, Con la razón histórica y la moral de Baraguá, publicado el 23 de noviembre de 1990: «El mayor de los peligros que nuestro pueblo enfrentó en aquella prueba no fue el del exterminio nuclear, sino el de la claudicación. Esta vez no hubo Zanjón, pero fue necesaria, como entonces, la intransigencia y el coraje que hicieron retroceder incluso a los que pretendían humillarnos, imponiéndonos la inspección de nuestro territorio. Aquel no, junto a los cinco puntos, se convirtieron, así, en un Baraguá del siglo xx. Esta es la enseñanza que nos alienta hoy frente a los nuevos desafíos, y que perdurará en la memoria inmortal de nuestro pueblo».

Desapareció la URSS y hoy, a 60 años de la Crisis de Octubre, siguen vigentes los cinco puntos demandados por Cuba frente al incremento de la política agresiva, genocida e injerencista contra nuestro país, agravada cada vez más.

Entonces, Fidel le respondió al imperio: «Les aseguro que no tendrán jamás a Cuba». La Cuba de hoy lo ratifica: ¡Jamás!

Informaciones relacionadas

Una noche que enlutó a Bayamo

Hoy se cumplen 65 años de la masacre de ocho jóvenes revolucionarios en esa ciudad

Autor: Mailenys Oliva Ferrales | internet@granma.cu

21 de octubre de 2022

ASESINATO DEL 21 DE OCTUBRE DE 1957
Foto: Tomada de Ecured

Corría el año 1957 y Cuba era una ebullición de rebeldía y arrojo juvenil. Para esa fecha, la Sierra se había convertido en el principal escenario de lucha de una generación heroica que, liderada por Fidel, enfrentaba a sangre y fuego a la dictadura batistiana.

Mientras, en varias ciudades del país, otros bisoños rebeldes, organizados en células clandestinas, secundaban a los barbudos con acciones vitales y temerarias que a muchos les costó la vida.

En Bayamo –tierra de los padres fundadores de la nación cubana y urbe de arraigado espíritu emancipador– la juventud no podía estar ajena a aquella gesta de liberación contra la ignominia, la miseria, el desempleo y la usurpación de los más elementales derechos humanos.

Fruto de ese sentimiento patrio, numerosos jóvenes se habían sumado a la peligrosa misión de reunir armas, buscar víveres, hacer contactos o realizar sabotajes contra el régimen militar. Entre ellos figuraba Gilberto López Bosch, jefe de un campamento rebelde en la zona rural de Mabay, quien se encontraba en la urbe bayamesa para acopiar recursos, cuando fue capturado por el ejército batistiano, a inicios de octubre de 1957.

Algunos días después de haber sido detenido, Gilberto se convertiría en la primera víctima de uno de los episodios más sangrientos protagonizados por la dictadura: el asesinato de ocho jóvenes en la Ciudad Monumento. El suceso ocurriría la jornada funesta del 21 de octubre de 1957, fecha que fue bautizada luego como «la noche del terror en Bayamo».

La causa que desataría la sed de sangre de los esbirros había surgido dentro de sus propios calabozos. Allí, el capitán Pedro Morejón, jefe de la Guardia Rural y otros sicarios del régimen, como el soldado Roberto Ríos Sarmiento (apodado Campeón) torturaban con ensañamiento a Gilberto López, a quien le llegaron a fracturar un brazo, la clavícula y algunas costillas.

Aun así, Gilberto fue capaz de enviarles a sus compañeros de lucha una nota escondida en una caja de cigarros. La orden era ajusticiar a Campeón. Varios miembros del movimiento de Bayamo y la célula de Pompita se involucrarían en la misión, prevista para el día 20.

Sin embargo, la acción se salió de control, y en el suceso, además del capitán Morejón, fue baleado un sargento llamado Manuel Pompa, ajeno a la actuación de los militares sin escrúpulos. Pero la tiranía no perdonaría aquel hecho e, inmediatamente, desató una cacería humana, cruel y espantosa, que enlutó a Bayamo la noche del 21 de octubre de 1957.

Primero pusieron la ciudad a oscuras y luego plagaron las calles de militares, asesinos y chivatos armados hasta los dientes, como si fueran a librar una batalla. No obstante, lo peor vendría después.

Ciegos de odio allanaron las casas de siete jóvenes revolucionarios señalados de antemano, a quienes ultimaron cobardemente, sin darles derecho a una defensa. Sus cuerpos aparecieron tirados en distintas arterias de la ciudad, causando profunda consternación entre los bayameses. Algunos, incluso, con el rostro destrozado.

Sus nombres eran: Gilberto López Bosch, Mardonio Hechavarría Remón, Luis Felipe Lotty Osorio, Vicente Quesada O´Conor, Idalberto Tamayo Maceo, Pedro Batista Fonseca, Rubén Nogueras Castillo y Mario Enrique Alarcón Martínez. El mayor de ellos solo tenía 42 años, y el menor contaba apenas con 18 abriles.

Aunque la huella dolorosa de aquellos abominables crímenes marcó entonces la historia de la ciudad, el suceso también sirvió para fortalecer la decisión de lucha; que un año y dos meses después, se hizo victoria plena con la Revolución, el 1ro. de enero de 1959.