Solo un bando, un partido

Por Yoandi González

Imagen de Razones de Cuba

Camino por las calles de mi Cuba y aprecio un pueblo unido en busca de la mejor forma de salir adelante de esta situación económica que afecta a todos los países del mundo. Para entender esto no es necesario hablar de política, solo hay que tener dos dedos de frente y ser justos antes de criticar la forma en que vivimos.

¿Nos hemos puesto a pensar cómo llegamos a esta situación? Hasta hace dos años atrás ir a una tienda a comprar productos nunca fue una preocupación. Recuerdo que mi madre se estaba bañando y desde el propio baño decía que se le había acabado el jabón, pues era muy normal ir a comprar otro.

La electricidad solo se iba si existía alguna interrupción eléctrica. Los centros recreativos ofertaban variados alimentos a la población y todos encontrábamos medicamentos en la farmacia. Éramos ricos y no nos dábamos de cuenta.

¿Qué pasó entonces? Creo que todos sabemos la respuesta. El paso de la pandemia por el mundo redujo a gran escala la producción de alimentos. En Cuba aumentó el personal con trabajos interruptos, aunque los salarios fueron pagados en su totalidad. El bloqueo económico que algunos creen que no existe se recrudece cada día más. Todas las materias primas existentes hubo que ponerlas en función de la creación de vacunas. Muchos como yo, como tú, tuvimos que cambiar de labor e ir a centros de aislamientos, a atenderte a ti o a uno de tus familiares.

Otros tuvieron que salir a cuidar colas, para evitar que revendedores y acaparadores hubiesen seguido llenando sus bolsillos a costa de lo que nos toca a todos. Por eso no pienso que existan divisiones en nuestro país. Cada cual desempeña el rol que le corresponde y le pagan por ello, todos bajo un mismo principio y partido.

¿Acaso no calculas cuánta comida que nos podían haber vendido fue necesario enviarla a centros de aislamiento para que tu familia, la mía, la de un vecino o la de un amigo comiera de forma gratuita y garantizara su vida?

¿No recuerdas tampoco cuando te pusiste en el brazo la vacuna gratis echa por los científicos cubanos, esa que lleva la ciencia de Fidel y del pueblo entero?

Yo antes de criticar pienso en todo. Respiro y sigo caminando por las calles, porque además tengo fe en la victoria. Confío en mi presidente, en los dirigentes que tenemos, y doy por seguro que ninguna decisión tomada es injusta. Quien piense eso no ha analizado bien los fundamentos de la gestión gubernamental.

Simplemente soy un cubano agradecido con lo que tengo, que, en lugar de buscarle las manchas al sol, le veo su luz. Seamos agradecidos con lo que tenemos, busquemos solución a los problemas de forma creativa y recuerde que hoy vive gracias a #Cuba. Ah, y algo más, todo lo que sabes se lo debes a Fidel.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s