Cuando los campesinos cubanos dejaron de ser parias 8+Fotos)

POR JORGE WEJEBE COBO | | FOTOS: GRANMA, CUBADEBATE 

El 17 de mayo de 1959, el Consejo de Ministros del gobierno revolucionario cubano prácticamente en pleno se dirigió, con Fidel a la cabeza, a la Sierra Maestra para firmar en la Comandancia General del Ejército Rebelde en La Plata la Ley de Reforma Agraria.

Resultó un día de especial simbolismo, porque en esa misma fecha de 1946 fue asesinado el líder campesino Niceto Pérez por la guardia rural y latifundistas de Guantánamo, que no le perdonaron su lucha a favor del derecho de los campesinos a la tierra.

Con la aplicación de la Ley fueron intervenidos los grandes latifundios estadounidenses y de terratenientes nacionales. Miles de campesinos se convirtieron en verdaderos dueños de la tierra y para ellos iniciaron cambios profundos como el acceso a los servicios de salud, educación, vivienda y en general a una vida digna muy diferente a la condición de parias a que estuvieron sometidos durante siglos.

La emancipación del campesino cubano fue una importante parte del Programa del Moncada al que Fidel se refirió el 16 de octubre de 1953, en su alegato de autodefensa por los sucesos del 26 de Julio, que sería conocido como La Historia Me Absolverá:

“Más de la mitad de las mejores tierras de producción cultivadas está en manos extranjeras. En Oriente, que es la provincia más ancha, las tierras de la United Fruit Company y la West Indies unen la costa norte con la costa sur. Hay doscientas mil familias campesinas que no tienen una vara de tierra donde sembrar unas viandas para sus hambrientos hijos y, en cambio, permanecen sin cultivar, en manos de poderosos intereses, cerca de trescientas mil caballerías de tierras productivas”, señaló el líder revolucionario.

La situación de los campos denunciada por Fidel era una realidad tan innegable para toda la sociedad cubana que a inicios de 1957, mientras el Ejército Rebelde se consolidaba en la Sierra Maestra gracias al apoyo y la integración del campesinado a sus filas, en la capital la Agrupación Católica Universitaria (ACU) daba a conocer el folleto crítico ¿Por qué Reforma Agraria?

Esa investigación, realizada en la campiña de la Isla por un interés honesto de personas de las clases media y alta, recogía que la inmensa mayoría de los campesinos no eran dueños de la tierra, el 63,96 por ciento no tenía inodoro y el 60,35 vivía en casas de madera, guano y piso de tierra, carecían de atención médica y presentaban un índice de desnutrición del 91 por ciento, entre otros datos.

En sus conclusiones indicaba: “Ya es hora que nuestra nación deje de ser feudo privado de algunos poderosos, tenemos la firme esperanza de que dentro de algunos años Cuba será no propiedad de unos pocos, sino de todos los cubanos”.

Los guerrilleros tampoco esperaron por el triunfo definitivo y como principio se aplicó la ley del Ejército Rebelde, que otorgaba a los no propietarios la tierra que trabajaban en zonas liberadas, y se realizó el Primer Congreso Campesino en Armas en 1958, en Soledad de Mayarí Arriba, en el Frente Oriental Frank País García, bajo el liderazgo del Comandante Raúl Castro, en el que se establecieron acuerdos, estructuras de dirección y tareas para la derrota definitiva de la dictadura de Fulgencio Batista.

Estos profundos cambios en el campo cubano provocaron el inicio de la política agresiva del imperio estadounidense que no se rindió a la idea de ver expropiados sus latifundios, ni de que cesaran la explotación y la miseria de los trabajadores agrícolas.

Frente a ese reto, la clase campesina no solo disfrutó de la nueva vida que le aseguró la Revolución, sino también estuvo en la primera línea de la defensa de la Patria, en las milicias contra los alzamientos de contrarrevolucionarios, principalmente en la región central del país, y en el enfrentamiento a los mercenarios en Playa Girón.

A 63 años de la Primera Ley de Reforma Agraria, el campesinado renueva su compromiso y forma parte esencial para el logro de la seguridad e independencia alimentarias, como objetivo imprescindible para el desarrollo del país.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s