“Los 4 gatos de su democracia y los maleteros de San Isidro”

Cumplimos, esa fue la palabra de despedida de Yunior García Aguilera tras retirarse muy mal parado de la chusmería que protagonizaron los exactamente 4 gatos de “Acciones por la Democracia”, los maleteros de “Movimiento San Isidro”, el “Movimiento 27N” y “Archipiélago”, quienes a cuenta gota fueron drenando hasta llegar a  Paseo de La Habana, para proferirse entre ellos, un rifirrafe de insultos y lloriqueos.

Con la risa de algunos y el delirio de otros, sólo vimos en esta, una de las peores puestas en escenas de Yunior, el dramático. Les confieso que fue tan mala su Ópera Prima en Madrid que las butacas estaban vacías, el frío aplacó los aplausos, los murmullos provocaron la carcajada de los afectados; la crítica fue tajante, un fiasco. No llegaron a diez los espectadores, hubo más títulos y organizaciones que personas presente.

Por su parte, los cuatro gatos del Apocalipsis presentes en este gallinero teatral, pusieron su parte de ridículo, en busca de la provocación constante, del forcejeo, terminaron dándose empujoncitos y codazos, quítate tú para ponerme yo, similar a las juergas de las aves de rapiña en disputa por la carroña.

Pero todo no quedó ahí, fue tanta la intolerancia entre ellos, que acabaron dando quejas a las autoridades presentes. Os juro que debió ser lamentable y desgastante para ellos ver como estos cutres disi-incipientes, se disputaban un metro cuadrado de acera para salir en las cámaras, único espacio donde existen: el mundo virtual.

Esta cita con el teatro bufo pasó de ser un texto decadente a una molestia pública; como siempre importunaron en el paso de los transeúntes y en el descanso de los vecinos en la tarde del sábado, pero esta vez no sólo atacaron a su Patria, esta vez demostraron lo mercenarios y fratricidas que pueden ser. En esta cita, su farsa no fue solo contra Cuba, su farsa buscó demostrar quién es más fuerte en el camino hacia el dinero que se invierte para atacar el suelo que los vio nacer. Hubo más rencor entre ellos por el protagonismo barato, que protestas por su causa. Se intentó “trajinarle”, «intrigarle”, “agitarle”…todo sin reacción del tristemente célebre actor: Yunior.

Sepan que, amigos y enemigos de “Acciones por su democracia”, maleteros de San Isidro, Archipiélago, M 27N y otros, recibieron y despidieron a Yunior, el dramático, en la estación de Metro de Pío XII, luego de compartir placenteramente el espacio de una Mc Donald´s al estilo New York Gang´s. Sepan que allí siguió la lipidia, los calladitos y modositos de Yunior vieron  a los escandalosos y estridentes de Lázaro Mireles “agitarle” una mesa, como a quien le arrebatan la merienda de la escuela y no hace nada. Lo que de ahí salió sólo lo saben ellos, lo que si sé yo es que, de aquí, Yunior salió no sólo mofado, vilipendiado y anulado, también lo bautizaron con un nuevo mote en el mundillo anticomunista: “Flor Perdida”, aunque bien, bien, puede ser “Flor Pálida”, pues el cariño que se vivió en esta escena fue digna de la letra de Polo Montañez… “Hallé una flor un día en el camino, que apareció marchita y deshojada, ya casi pálida, ahogada en un suspiro, me la llevé a mi jardín para cuidarla…”

¡Qué vergüenza, Yunior! Un talento, una promesa, un actor que podría llenar salas en su patio y presentarse en las tablas de Madrid, se ha elegido por escenario una acera fría, un muro estéril y una audiencia grotesca, ignorante y marginal.

Regresa, hijo, a tu arte, si no a tu trama, regresa a ti, a Heredia, a Lezama y a Martí…al arte, a la cultura; no al inmundo estercolero que te odia, pues ya otros tienen ese empleo aquí en Madrid.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s