Paradojas del negacionismo

Opinión

Miguel E. Torres Corona – Granma.- Hay negacionismos que se sustentan en la ignorancia, y negacionismos que son el último reducto de algunas personas para disimular su carácter indigno. Que cada quien concluya, según su parecer, a qué grupo pertenecen los que repiten, una y otra vez, que «el bloqueo no existe»


El negacionismo, como postura ideológica, tiene muchas vertientes. Existen, por ejemplo, los que niegan la evolución, ya sea por motivos religiosos o porque no pueden entender que todos los seres humanos tengamos como antepasados a los simios. Están también los que niegan el cambio climático y tildan de «apocalípticos» a los científicos y especialistas que alertan, una y otra vez, sobre la paulatina depauperación (cada vez más acelerada) de nuestra «única y contaminada nave espacial»: la Tierra.

No hace mucho, una plataforma de streaming estadounidense estrenó una película titulada  No mires arriba  (Don´t look up), donde dos científicos trataban de salvar al planeta de un inminente cataclismo proveniente del espacio sideral, pero solo hallaban oídos sordos por parte de las autoridades y público en general. Era más fácil y simple decir que aquello no era verdad.

El terraplanismo, a su vez, es una curiosa forma de negacionismo: ante la evidencia apabullante de que nuestro globo terráqueo es… bueno, un globo, con forma esférica (achatada por los polos y abultada por el Ecuador, como se rezaba en la primaria), los terraplanistas se refugian en teorías de conspiración. Las fotos tomadas desde estaciones en órbita son falsas, burdos montajes; todos los astronautas y cosmonautas, desde Yuri Gagarin y Neil Armstrong, son títeres de una elaborada puesta en escena; esos barcos que se hunden en el horizonte solo están bajando una pendiente.

La evolución, la forma del planeta, el calentamiento global, son todos tópicos sobre los que existe un consenso científico y una abrumadora cantidad de pruebas a favor; respaldadas con argumentos racionales, no con prejuicios o conspiranoia. Pero las ciencias naturales tienen un grado de certeza que es poco probable (si no imposible) alcanzar en la política, donde, como toda construcción cultural, los referentes son siempre cambiantes y condicionados por infinidad de variables. Es más fácil convencer a una persona de que la contaminación está destruyendo al planeta que persuadirla de que es la forma en la que nos organizamos como sociedad, en la que jerarquizamos relaciones de producción y distribución de recursos y productos, la conditio sine qua non de esa destrucción planetaria.

Sin embargo, hay cuestiones políticas en las que parece haber un consenso mucho mayor, casi unánime. Todos los años, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, se aprueba una resolución llamada Necesidad de poner fin al bloqueo estadounidense contra Cuba, que cuenta con el voto afirmativo de toda la comunidad internacional, con la excepción de Estados Unidos, Israel y algún que otro testaferro de turno. Pareciera que, como con la evolución o la forma del planeta, es propio de seres irracionales negar esa «necesidad». Y, no obstante, existen negacionistas del bloqueo.

Le llaman «embargo», quizá para suavizar el término, y hasta se molestan cuando alguien habla de «bloqueo», llegando a dar lecciones cual diletantes juristas. Niegan que es la onu la que ratifica, cada año, el término «bloqueo» … ¿Qué mayor respaldo formal necesitan? Hablan de un supuesto «bloqueo interno», como si se pudieran equiparar nuestras deficiencias administrativas (que sería igual de irracional negarlas) con un acto deliberado y sistemático que lleva más de medio siglo y no tiene comparación alguna en la historia universal. Si de verdad fueran equivalentes, el Gobierno cubano tendría que ser el más ineficiente jamás visto sobre la faz de la Tierra… ¿y cómo un gobierno tan negligente sobrevive a un bloqueo tan férreo? Paradojas del negacionismo.

Los peores, los más irracionales, son los que, simple y llanamente, dicen que el bloqueo es una excusa más de la «dictadura». ¡Con lo fácil que resultaría quitarnos la excusa…! Y están, por supuesto, los que niegan que el bloqueo afecte al pueblo cubano, que únicamente atenta contra los intereses de «militares y burócratas». A ellos sería bueno recomendarles que se informaran sobre la reciente multa que tuvo que pagar Airbnb, una plataforma digital utilizada por propietarios privados para promover y concretar contratos de arrendamiento para sus viviendas. ¡Curiosa manera de auxiliar al pueblo!

Y es que hay negacionismos que se sustentan en la ignorancia, y negacionismos que son el último reducto de algunas personas para disimular su carácter indigno. Que cada quien concluya, según su parecer, a qué grupo pertenecen los que repiten, una y otra vez, que «el bloqueo no existe».

Entró en La Habana la Caravana de la Libertad

Cuba Historia

Canal Caribe.- A 63 años de aquel hecho histórico en Cuba, la Caravana hizo nuevamente su entrada simbólica en la Capital por el municipio del Cotorro, con jóvenes de diferentes sectores de la provincia y combatientes que participaron en aquella gloriosa epopeya. Como aquel entonces, la primera parada fue en la Cervecería Guido Pérez Valdés.


Ocho de enero: La historia se renueva cada año

Yilena Héctor Rodríguez, Ismael Francisco

Cubadebate

El cuerpo se estremece alrededor de las dos de la tarde, cuando los caravanistas que rememoran la trayectoria realizada hace 63 años por Fidel y los rebeldes, arriban lanzando consignas patrióticas en camiones acompañados por el pueblo. Son jóvenes y pioneros de la capital, pero también combatientes de verde olivo que el 2 de enero de 1959 salieron desde Oriente para llegar a La Habana y hoy reeditan el acontecimiento.

En la Ciudad Escolar esperan pioneros de primaria y secundaria, estudiantes de preuniversitario, pero también directivos como Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del PCC en La Habana, Aylín Álvarez García, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana, Teté Puebla, Heroína de la República y vicepresidenta nacional de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y Víctor Dreke, presidente de la Asociación de Combatientes de La Habana.

“Fidel dijo hace 63 años que el camino iba a ser difícil. Y lo ha sido, pero estamos aquí”, dice Torres Iríbar a quienes llegaban, que tomaron asiento para iniciar el acto.

La presentación del Proyecto de Danza y Percusión Habana Compass Dance y las palabras de rememoración de Leonardo Tamarí Aldana, presidente municipal de la Asociación de Combatientes en Marianao y Ana Rosa Granda Esteban, primera secretaria del Comité Provincial de la UJC en La Habana son los primeros sucesos de la tarde.

Luego, Torres Iríbar y Álvarez García aprovechan la ocasión para entregar a once jóvenes de destacada trayectoria el carnet que los acredita como militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas. Uno de ellos, Bárbaro Luis Suárez Zulueta, trabajador de la dirección general de Transporte de La Habana, comenta a Cubadebate la satisfacción de integrarse a la organización en esta fecha significativa y reafirma su compromiso con el proceso revolucionario.

En ese sentido, Ana Rosa Granda Esteban destaca: “la caravana continuará su paso indetenible hacia el presente y futuro. Serán otros los barbudos y otros los caravanistas, pero en todos estará siempre la certeza de salvar la Revolución”.

Con ella concuerda el combatiente del Ejército Rebelde Plácido Ricardo Oduardo, quien acompañó a los jóvenes desde la frontera entre La Habana y Mayabeque. “Rememorar la caravana es un modo de mantener viva la Revolución. No nos podemos sentar. Tenemos que perfeccionar lo que se ha logrado en estos años y es un alivio ver que la obra de Fidel queda a buen resguardo”.

Las notas de Girón, la victoria cierran el acto, en voz de los intérpretes de la Academia de Canto Mariana de Gonich. Cada nota retumba en el pecho, el público se levanta de su asiento y cuatro muchachos toman la delantera del escenario con insignias del 26 de julio. Allá, en la cima, una foto de Fidel, este mismo día, hace 63 años, bañado de pueblo. No es un acto cualquiera. Un día como hoy comenzó una historia que cada año se renueva desde sus retoños.

Designados nuevos Viceministros de Relaciones Exteriores

La Habana, 9 ene (ACN) El sitio Cubaminrex informa que Carlos Fernández de Cossío Domínguez y Elio Rodríguez Perdomo han sido promovidos a Viceministros de Relaciones Exteriores de Cuba.

La nota señala que Carlos Fernández de Cossío Domínguez es Licenciado en Relaciones Internacionales y Doctor en Ciencias Políticas.

Ha ocupado diversas responsabilidades en la Cancillería y en el servicio externo, entre ellas los cargos de Subdirector de la Dirección de Asuntos Multilaterales, Director para América del Norte y Embajador de Cuba en Canadá y Sudáfrica. Fue asimismo garante en el proceso de paz de Colombia.

En el momento de su designación se desempeñaba como Director General para Estados Unidos.

Cubamirex refiere que Elio Rodríguez Perdomo ha sido promovido a Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, en sustitución del compañero Gerardo Peñalver Portal, quien el pasado mes de diciembre fue designado como Viceministro Primero.

Rodríguez Perdomo es Licenciado en Relaciones Políticas Internacionales y ha ocupado diversas responsabilidades en la Cancillería y en el servicio externo, entre ellas los cargos de Director para Europa y Canadá y Embajador de Cuba en los Países Bajos; Bélgica, Luxemburgo y la Unión Europea; y ante la República Francesa, misión esta última que concluyó recientemente.

Presidente de Cuba rememora 30 años del crimen de Tarará

Crimen-de-Tarara

La Habana, 9 ene (Prensa Latina) El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recordó hoy el 30 aniversario del crimen de Tarará y los asesinatos de cuatro combatientes revolucionarios que defendían las costas de la isla.

A través de su cuenta en Twitter, el mandatario citó la frase del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, en el sepelio de las víctimas: «Asesinar a hombres desarmados y amarrados es sencillamente monstruoso».

Treinta años después, #Cuba recuerda los hechos con profundo dolor e indignación, agregó el jefe de Estado en la red social.

Con anterioridad el primer ministro Manuel Marrero también rememoró aquellos aontecimientos a través de su cuenta en Twitter.

El Ministerio del Interior de Cuba realizó este domingo un acto por el 30 aniversario de ese hecho para rendir tributo a aquellos héroes y condecorar a jóvenes combatientes de la institución.

En esta fecha de 1992 un pequeño grupo de contarrevolucionarios penetró en la Base Náutica de Tarará para apoderarse de una embarcación y salir de manera ilegal hacia La Florida, Estados Unidos.

Según documentos oficiales, Rafael Guevara, de 30 años, custodio de la Base Náutica, y el sargento de las Tropas Guardafronteras, Orosmán Dueñas, de 20, se encontraban de guardia en el lugar cuando un individuo conocido se les acercó para entablar conversación.

Era una distracción para que otros cuatro delincuentes los agredieran por detrás con machetes, una bayoneta de fusil de ceremonia, una navaja, tubos de hierro y otros objetos contundentes de metal.

Golpeados y heridos fueron abandonados en la garita por los contrarrevolucionarios que intentaron infructuosamente arrancar una lancha para abandonar el país.

Como no lo lograron, regresaron a la instalación y ametrallaron a los combatientes que, en ese momento, eran auxiliados por los agentes de la Policía Nacional Revolucionaria Yuri Gómez, de 19 años, y Rolando Pérez Quintosa, de 23.

Tres de ellos murieron en ese momento y otro falleció después en el hospital a causa de las heridas.

oda/idm