Con filo

Por: Pedro de la HozEn este artículo: Con FiloManipulación MediáticaMedios de ComunicaciónProgramaciónTelevisiónTelevisión Cubana

Con filo le viene justo una frase de larga data en el imaginario popular: abordar cada tema con filo, contrafilo y punta. El programa, iniciativa en la que se dan la mano el ICRT, el equipo de La pupila insomne y Cubadebate, se ha ido posicionando como uno de los espacios mediáticos más útiles y propositivos para desentrañar la madeja que envuelve la realidad cubana de nuestros días.

Si bien su salida al aire respondió a determinadas circunstancias –flotaban en el aire las secuelas de la intentona de golpe (no tan) suave del 11 de julio–, prontamente se hizo patente la necesidad de regularizar su emisión e implementar ajustes pertinentes en función de potenciar su pegada.

A ello respondió su reubicación antes de la novela extranjera de turno por Cubavisión y la multiplicación de sus vías de llegada en redes sociales y plataformas digitales. Esta diversidad de opciones para acceder al contenido toma en cuenta las actuales prácticas de consumo informativo en su conjunto.

Dicho sea esto porque a veces se tiene la idea de que la televisión ha pasado de moda y no es así; si bien existen audiencias que dan la espalda a la programación televisual, y solo se conectan con (y creen) lo que circula en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube, existe también una audiencia que dedica parte de su tiempo libre a la pantalla doméstica (y sigue la radio).

Y está claro que para cumplir con la propuesta de “buscar las esencias detrás de las apariencias, a rasgar la costura de la manipulación mediática, y adentrarnos en la arista filosa de los acontecimientos”, tal como reza el objetivo de Con filo, deben cubrirse todos los frentes.

La efectividad del producto se debe, al menos, a tres factores: la concreción, la altura y el tono.

Sin pretender agotar cada tema, las emisiones se detienen en aspectos puntuales que marcan el curso de los acontecimientos, mediante una operación dialéctica entre hechos y conceptos. Un ejemplo: el desmontaje de los odiadores profesionales (bien pagados) y voluntarios (porque les viene en gana) no dejó margen de dudas acerca del repertorio de injurias y ofensas de estos, de su baja catadura moral, de su inveterada chusmería, mientras por otra parte quedó en pie la médula de lo que entendemos por una sociedad inclusiva, abierta a la crítica, que tiene que poner mucho de sí para que se realice la aspiración martiana de una patria “con todos y para el bien de todos”.

En la altura del discurso, en no dejarse arrastrar por el despropósito, se halla otra importante clave, que debe ser observada por algunos otros espacios que defienden nuestro proyecto socialista con buena voluntad, pero con armas melladas y efectos contraproducentes.

No es revolucionario responder la invectiva con la invectiva, la descalificación con la descalificación, el repudio con el repudio.

Para obrar con altura se requiere el tono adecuado: desenfadado, conversacional, por momentos irónico, serio cuando tiene que ser serio, sin encartonamiento ni poses, con muy precisas referencias políticas y culturales. Michel Torres Corona lo consigue y por ello tiende puentes con la audiencia que toma también nota de la graficación adecuada, con citas audiovisuales incluidas y oportunos y simpáticos memes.

Nada fácil el reto de “hablar hoy desde una forma novedosa y a la vez crítica acerca de la guerra mediática en contra de nuestro país”, afirman los realizadores de Con filo, pero lo asumen y la mayor parte de las veces dan en la diana.

Vea, además

Con/Filo hacia los sentimientos humanos

Los derechos humanos, las leyes y la paz en Cuba

Por: Edilberto Carmona TamayoKarina Rodríguez MartínezEn este artículo: AbogadosConstitución de la RepúblicaCubaDelitoDerechoDerechos HumanosFiscalíaGobiernoPazSociedadTribunales

Año 1948, diciembre, día 10. En las mentes de los asistentes al Palacio de Chaillot, en París aún quedaba la conmoción generada por los horrores de la segunda guerra mundial y los aislados intentos, de algunas naciones, por redactar un documento que proporcionaba garantías a los individuos ante los poderes públicos. Era el 10 de diciembre y se hacía historia, 48 países dieron el sí y nació la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Entre los firmantes estaba una nación geográficamente pequeña, una isla caribeña, Cuba. Un  país que en materia de derechos humanos dejó muy claro, cuando redactaba el anteproyecto de la Constitución de 1976 que “la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. No eran necesarias más palabras, así en pocos reglones se recoge la esencia de una nación dicha por uno de sus grandes, José Martí.

En materia de derechos, Cuba tiene mucho que mostrar. El presidente del Tribunal Supremo Popular, Rubén Remigio Ferro refirió que la Constitución de la República del 2019 y la reforma procesal en desarrollo colocan al país entre las naciones de avanzada en cuanto a garantía de los derechos humanos, en comparación con las legislaciones más modernas. “La robusta reforma judicial y procesal en la nación a partir de varias leyes que desarrollan los preceptos y principios recogidos en la Carta Magna demuestran el lugar protagónico de los derechos y garantías de los seres humanos”, subrayó.

Ya lo decía Nelson Mandela “privar a las personas de sus derechos humanos es poner en tela de juicio su propia humanidad”, es por esta razón que la reforma en el ámbito de la justicia cubana abarca varios leyes que refuerzan la protección hacia la ciudadanía. Entre ellas, la Ley de los Tribunales de Justicia, la Ley del proceso penal, la de los procesos administrativos y el código de procesos.

Para el miembro de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional, Yuri Pérez Martínez estas leyes complementarias a la Constitución dinamizan el estado socialista de derecho.  Asimismo nos habla de un término peculiar, la corresponsabilidad, ¿qué es?, “es un elemento vital desde el punto  de vista de la protección a los derechos en el país. Se debe lograr una direccionalidad del  individuo con el estado, a partir de los aportes mutuos”.

Al referirse al estado socialista de derecho –dijo- , no solo se debe hablar de la responsabilidad de los individuos, sino también de los órganos del Estado, de los funcionarios, sus dirigentes. El también administrativo de la Unión Nacional de Juristas de Cuba destacó que otro elemento a tener en cuenta es la diferenciación de funciones estatales “por ejemplo, la función judicial tiene un rol importante como garante de los derechos humanos, pues se establecen como órganos imparciales”, advirtió Pérez Martínez.

Uno de estos principios refrendados en la Carta Magna es la dignidad. En el artículo 40 queda claro que “la dignidad humana es el valor supremo que sustenta el reconocimiento y ejercicio de los derechos y deberes consagrados en la Constitución, los tratados y las leyes.” El abogado Yuri Pérez Martínez expuso que esta se constituye como un principio por lo que debe realizarse en la mayor medida posible.

El modelo de la protección de los derechos que establece la Constitución cubana hay que canalizarlo a través del artículo 7 que establece que la Carta Magna “es una norma de aplicación directa”, “los jueces y magistrados tienen el deber constitucional de administrar justicia en nombre del pueblo”, y esto se puede decir en pocas líneas, pero es un elemento contundente en materia de derechos.

Cada paso del análisis nos lleva de regreso a la Constitución. Al referirse al tema la presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional, Mayda Goite Pierre afirmó que la Carta Magna es protectora de los derechos y las garantías de los ciudadanos en este país.

Al entrar en el tema del proceso penal,  explicó, que es considerado el más duro dentro de una sociedad, y por eso debe ser el “más protector de los derechos humanos”. La ley de proceso penal que entrará en vigor el 1ro de enero del 2022 “es una transformación holística e importante, porque no fue desarrollada no solo para los acusados, sino que protege a toda aquella persona que por alguna razón se encuentra vinculada a un proceso penal”, indicó.

Goite Pierre destacó que la nueva ley da una sustancial protección a las víctimas “las personas que han sido objeto de la acción de un hecho delictivo eran representadas por el fiscal, sin embargo, al escuchar a los ciudadanos y para dotarlas de mayores derechos se decidió permitirles participar en los procesos desde el primer momento”. Tienen derecho a un abogado, coadyuvan en el proceso penal, pueden establecer recursos, hacer valer su derecho humano a ser debidamente protegidas “esto tiene un valor importante para la paz y para la solución de los conflictos”.

Sabio fue el Dalai Lama al decir que “La paz sólo puede durar cuando se respetan los derechos humanos”. En esta misma línea de mantener la paz social, la ley de proceso penal protege de otros fenómenos, como es la violencia. En el caso de una persona que sea víctima de violencia doméstica, de género o por situación de vulnerabilidad, se pueden aplicar medidas cautelares “ante un evento de esta magnitud se puede utilizar el alejamiento del agresor mientras transcurra el proceso penal”, indicó la abogada.

“La manera en la que se diseñó esta ley está siendo protectora para todos”, afirmó. Otro  elemento significante es el derecho de los jóvenes. La también administrativa de la Unión Nacional de Juristas de Cuba comentó que los 16 años es la edad establecida para la responsabilidad penal. Sin embargo se propone que los acusados entre los 16 y 18 años de edad que se encuentren en un proceso penal como acusados tengan un tratamiento diferenciado. “Podrán contar con el acompañamiento de sus padres y representantes legales, la participación de instituciones especializadas y el dictamen de disposiciones alternativas”, sistematizó la letrada.

Ante la pregunta de por qué se hacen estas acciones con los jóvenes acusados, la abogada responde de forma sucinta “son varios los factores que influyen en ellos para la comisión de un delito, por esto el Estado cubano como estado socialista de derecho tiene la vocación de proteger a estos jóvenes”. Sentenció igualmente que los derechos humanos de este grupo etario en Cuba están protegidos por la Ley de proceso penal.

Al hablar del acusado, la ley, establece un catálogo de derechos y garantías que vienen desde la Constitución. Goite Pierre recordó que siempre ha existido el derecho a la defensa, “ahora se refuerza, las personas involucradas en un  proceso penal desde las 24 horas de su detención se pueden hacer acompañar de un abogado de su elección capaz de representarlo; sino puede tener un abogado de oficia para que esté presente en los actos procesales que se vayan a realizar”, explicó.

De igual forma, añadió que también se hace referencia a la libertad como bien jurídico transcendente en el proceso penal. La Carta Magna del 2019, recoge al habías corpus como garantía constitucionalizada y esto es una expresión de la vocación de las leyes cubanas hacia la protección de los derechos fundamentales que tienen las personas.

“La trasparencia es otro de los derechos, por esta razón los juicios son orales, públicos, contradictorios, para que se  puedan hacer un control judicial a la impartición de justicia”, destacó.

Entre las leyes que se están desarrollando – informó- se encuentra la de ejecución de sanciones que brinda una mirada a la protección de los derechos de las personas que cumplen penas porque “nuestras prisiones son lugares donde se cumplen con los derechos humanos. Además se brindan un  importante tratamiento educativo y el adelantamiento del cumplimiento de las sanciones para insertarlos en la sociedad”.

Si un país desde la Ley del proceso penal decide proteger no solo a los que vulneran la ley, sino a todo aquel se pueda ver involucrado en el proceso, dice mucho de la protección de los derechos humanos en la sociedad.

Para el profesor Juan Mendoza Díaz, el derecho procesal en el país está de fiesta. Una fiesta extendida que tuvo su germen en la aprobación de la Constitución del 2019.  El presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Procesal de la Unión Nacional de Juristas de Cuba dice sin reservas que la divisa más significativa de los derechos humanos en el país está expresada en las páginas de la Carta Magna. Otra razón más para comprender los motivos de la celebración.

En Cuba cada día, los órganos que imparten justicia y aquellos encargados de dictar las leyes trabajan para que no quede en letra muerta lo estipulado en la Constitución. Para cumplir el precepto de que “Patria es humanidad”.

Sesiona en Cuba IV Seminario Internacional “Diálogos en torno a los derechos humanos”

Cuba Política

Canal Caribe.- Este jueves los participantes en el IV  Seminario Internacional “Diálogos en torno a los derechos humanos”, analizaron, desde un enfoque plural y multidisciplinario, los derechos y deberes en el ámbito familiar en Cuba. En la jornada trascendió que el Anteproyecto de Código de las Familias, en total coherencia con el texto constitucional y el carácter humanista del sistema social cubano, promueve el respeto y protección a los derechos de todas las personas.


Derechos humanos en Cuba: las cifras de lo posible

Elizabeth Borrego Rodriguez – La Habana, 10 dic (Prensa Latina) La protección de los derechos humanos en Cuba confirma hoy las cifras de lo posible para un sistema social asediado que emula a las legislaciones y prácticas más avanzadas para su preservación.

La mayor de las Antillas muestra avances reconocidos a nivel mundial en salud, educación, cultura, deporte y participación en instrumentos internacionales, aun cuando las campañas señalan violaciones sobre estas garantías, uno de los temas más sensibles para el país.

Entre otros, sobresale el derecho a participar en los asuntos públicos, acceso a la justicia, lucha contra la impunidad, estado de derecho y control de la legalidad, así como los mecanismos de atención a la ciudadanía y vías para que denunciar violaciones a sus derechos.

Asimismo, el país ha ampliado el acceso a la información, los derechos culturales y acceso al arte y la cultura, la protección de la salud sexual y reproductiva y los derechos laborales.

Las personas con discapacidad, adultos mayores, féminas y otros sectores cuentan, además, con amplio resguardo por el Estado.

Este vela también por preservar la igualdad de género y contra la discriminación por motivos raciales o de género, la libertad de creación artística y de asociación.

Al mismo tiempo, promueve la participación activa de las organizaciones de la sociedad civil, en la identificación y solución de los desafíos y retos que enfrenta la nación y se fomenta un escenario favorable para la libertad religiosa.

En concordancia con las leyes cubanas, el Estado instituye un sistema sanitario a todos los niveles accesible a la población y desarrolla programas de prevención y educación, en los que contribuyen la sociedad y las familias.

La Salud Pública ostenta una esperanza de vida al nacer superior a los 78 años y notables resultados en el tratamiento de enfermedades como el cáncer o la Covid-19.

De acuerdo con el ministro de Salud, José Ángel Portal, el enfrentamiento a la pandemia resultó una prueba para uno de los sectores impactados por la política hostil de Estados Unidos contra Cuba.

Sin embargo, desde octubre el país lideró el indicador de mayor proporción de dosis diarias aplicadas por cada 100 habitantes en el mundo, con un promedio diario de 250 mil vacunas desarrolladas por la ciencia cubana.

En esa fecha, la nación antillana ocupó uno de las primeras 15 del orbe con un 71,6 por ciento de la población completamente inmunizada.

Dos meses después, más del 83 por ciento de los cubanos culminaron su esquema de inmunización contra la Covid-19, mientras que la capital inició la aplicación de una dosis de refuerzo para su población vacunada.

Más allá de sus fronteras, los médicos cubanos brindaron también servicios a 87 países y territorios en casi seis décadas de colaboración.

En medio de la emergencia global por la Covid-19, más de 50 brigadas llegaron a 39 estados para contribuir con el enfrentamiento a la pandemia.

Con similares preceptos, la educación en la isla es considerada un derecho de todas las personas, y constituye una responsabilidad del Estado.

Este garantiza servicios gratuitos, asequibles y de calidad para la formación integral, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de postgrado para lo que destina más del 20 por ciento de su presupuesto anual.

En consonancia con el cumplimiento de los derechos humanos, la carta magna cubana considera a todas las personas iguales ante la ley, sin discriminación alguna.

En octubre de 2020, la mayor de las Antillas fue incluida como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el periodo 2021-2023, con una gestión centrada en asegurar un orden internacional basado en inclusión, cooperación, justicia social, dignidad humana y respeto de la diversidad.

«Cuba frente al odio y la calumnia»: Declaración de la Casa de las Américas

La Habana, 9 dic (ACN) – Video: Canal Caribe / TV Cubana – Foto: Juvenal Balán/ Granma.- En vísperas del Día de los Derechos Humanos, Cuba sigue siendo un ejemplo de “creación heroica”, herejía y emancipación frente al Imperio, frente al dogma neoliberal y el nuevo fascismo, afirma una declaración de la Casa de las Américas emitida hoy.


Reconocen a Cuba como ejemplo de emancipación frente al imperio

La Habana, 9 dic (Prensa Latina) La institución cultural Casa de las Américas reconoció hoy a Cuba como un ejemplo de “creación heroica” y emancipación frente al imperio, al dogma neoliberal y el nuevo fascismo.

En la declaración titulada Cuba frente al odio y la calumnia, en vísperas del Día de los Derechos Humanos, la asociación destacó cómo, frente a las constantes agresiones de Estados Unidos, desde el mundo los amigos de la nación caribeña respaldan sus ideales de libertad, soberanía y justicia.

El texto enfatiza en el fracaso de los intentos desestabilizadores contra la isla mayor de las Antillas, como la anunciada marcha anticonstitucional programada para el 15 de noviembre último.

Al respecto, señala que en esa jornada el pueblo no fue a las calles, ni sonaron cacerolazos; ni la gente vistió de blanco, como solicitaba la convocatoria de aquellos días.

“Fracasó el principal gestor, el gobierno de los Estados Unidos, que en los meses precedentes no se cansó de promover la anhelada manifestación ni de lanzar amenazas contra las autoridades de la isla si osaban reprimir el estallido con que soñaban”, subraya el comunicado.

También fallaron el núcleo fascista de la ciudad norteamericana de Miami con su carga de odio, los supuestos “líderes” a nivel local, y los grandes medios de comunicación y los minúsculos, “más ocupados en provocar las noticias que en reportarlas”, agrega la fuente.

El texto rememora algunos hitos de la nación caribeña pese a la constante hostilidad de Washington, como el hecho de que Cuba fuera declarada Territorio Libre de Analfabetismo hace casi seis décadas, y la creación de vacunas propias contra la enfermedad de Covid-19.

Por ello, la isla pudo controlar la pandemia, reiniciar las clases presenciales y abrir las fronteras a los visitantes; en tanto ahora celebra la edición 42 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y la 14 de la Bienal de La Habana.

“El bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos y los planes para desestabilizar al país no pudieron impedir esta victoria”; “la isla derrotará una y otra vez la permanente embestida de sus enemigos”, concluye la declaración.

Declaración de la Casa de las Américas: Cuba frente al odio y la calumnia

La estrategia del llamado 15N fracasó. El pueblo cubano no se lanzó a las calles a apoyar la anunciada marcha pacífica ni se escucharon cacerolazos; ni siquiera la gente se tomó el trabajo de vestirse de blanco, como solicitaba una convocatoria de aquellos días. Fracasó el principal gestor, el Gobierno de Estados Unidos, que en los meses precedentes no se cansó de promover la anhelada manifestación ni de lanzar amenazas contra las autoridades de la Isla si osaban reprimir el estallido con que soñaban. Fracasó el núcleo fascista de Miami con su carga de odio. Fracasaron los “líderes” a nivel local, que cuentan con miles de seguidores en Facebook, pero muy pocos en la vida real. Y fracasaron los grandes medios y los minúsculos, más ocupados en provocar las noticias que en reportarlas.

En aquel contexto, un conjunto de notables intelectuales y políticos latinoamericanos, caribeños y de otras regiones del mundo respaldaron sin titubeos a Cuba y a su pueblo frente a las nuevas agresiones. Varias semanas después, quienes no cejan en el empeño de sentar a la Isla en el banquillo de los acusados han pretendido responder a aquel fracaso y a estos apoyos con una carta abierta en la que pueden encontrarse firmas de antiguos enemigos y nuevos renegados, junto a celebridades cuyo conocimiento de la realidad cubana debe ser más bien escaso, cuando no nulo.

Da un poco de vergüenza ajena ver también a figuras que respetamos uniéndose a personajes impresentables para avalar un texto en el que la verdad se tuerce sin pudor alguno, en el que la historia se reescribe de modo burdo y abundan gastadas acusaciones y fórmulas como “desprecio absoluto del Gobierno cubano a los derechos humanos”, “abusos sistemáticos contra los artistas”, “represión” y “persecuciones”. Ya ni siquiera se guardan las formas. Antes, hasta el más acérrimo adversario mencionaba el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, aunque fuera para dar cierta legitimidad a sus argumentos. Ahora ni siquiera eso. Luego estos “abajo firmantes” se sorprenden del escaso eco que sus palabras y propósitos alcanzan entre aquellos a quienes dicen defender.

Pronto se cumplirán 60 años de que Cuba fuera declarada Territorio Libre de Analfabetismo, la más trascendente conquista de la Revolución en el terreno cultural y ético. De entonces a acá, miles han sido las realizaciones de los escritores y artistas cubanos, que no surgieron de la nada, sino de un apoyo decidido y de una voluntad expresa de formarlos y sostenerlos aun en las más difíciles circunstancias. Durante décadas, los creadores y las creadoras de nuestro país han llevado a cabo una descomunal, audaz e incisiva labor creativa en la literatura y el cine, en las artes visuales y escénicas; obras que están ahí, palpables y, sobre todo, al alcance del pueblo. Es una aplastante realidad que ninguna calumnia puede ensombrecer.

Con vacunas propias, con el esfuerzo de sus médicos y científicos, Cuba ha logrado frenar el avance de la pandemia en su territorio y ayudado a otros muchos países a enfrentar esta terrible crisis sanitaria. El bloqueo redoblado y los planes para desestabilizar al país no pudieron impedir esta victoria. Tampoco impidieron que festejáramos el pasado 15 de noviembre el reinicio de las clases y la apertura de las fronteras a los visitantes y que estemos celebrando la edición 42 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y la 14 de la Bienal de La Habana.

En vísperas del Día de los Derechos Humanos, Cuba sigue siendo un ejemplo de “creación heroica”, herejía y emancipación frente al Imperio, frente al dogma neoliberal y el nuevo fascismo. La patria de Martí y Fidel, junto a sus artistas, junto a su pueblo y junto a los amigos que desde Nuestra América y desde todo el mundo respaldan sus ideales de libertad, soberanía y justicia, derrotará una y otra vez la permanente embestida de sus enemigos.

La Habana, 9 de diciembre de 2021

Todos los Derechos Humanos en Cuba: Con Filo

Contra Cuba Manipulación Mediática

Con Filo.- Mañana es 10 de diciembre y se celebra el Día de los Derechos Humanos. Es un día que tradicionalmente utiliza la reacción internacional para satanizar a Cuba. Se suman a esa comparsa difamatoria los gobernantes de Estados Unidos, aunque tengan en sus armarios millones de esqueletos escondidos, figurines de la política internacional que coquetean con el fascismo o que vindican la “austeridad” (solo para el pueblo) y miles de entusiastas defensores de un sistema opresor por naturaleza: el capitalismo. De derechos humanos, de sus casi infinitos matices jurídicos y mediáticos, y de cómo se instrumentan contra Cuba, estaremos hablando hoy.