Sombras sobre Biden hacia 2022

biden-bandera

Washington, 28 sep (Prensa Latina) El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al parecer pierde apoyo de su base política lo que levanta hoy temores entre los demócratas sobre el entusiasmo de los votantes en las elecciones intermedias de 2022.
Para el mandatario no fueron buenas las noticias en la última semana, porque el impulso dirigido a cambiar las leyes de inmigración del país y crear una vía de acceso a la ciudadanía para los llamados dreamers (soñadores) sufrió un fuerte revés en el Capitolio.

Mientras las negociaciones bipartidistas para reformar la vigilancia policial se vinieron abajo y las imágenes de represión contra los migrantes haitianos en la frontera entre Estados Unidos y México socavaron la promesa de Biden de distanciarse de su predecesor republicano Donald Trump, criticado por sus políticas antiinmigrates.

Todos esos factores confluyen y amenazan con desilusionar a los afroamericanos, los latinos, los jóvenes y los independientes, todos los cuales desempeñaron un papel vital en la construcción de una coalición que dio a los demócratas el control del Congreso y la Casa Blanca en las elecciones de noviembre de 2020.

Por ello, quizás, es la sensación de urgencia para negociar algún tipo de acuerdo entre las alas progresistas y moderadas de la fuerza azul para avanzar con un paquete de 3,5 billones de dólares que remodelaría fundamentalmente los programas sociales de la nación.

No hacerlo, advierten los estrategas del partido, podría devastar a los demócratas en la votación de 2022 y plantear dudas sobre el camino de Biden hacia la reelección si decidiera buscar un segundo mandato, aunque algunos observadores plantean que él será presidente de un solo periodo.

Sin embargo, otros estiman que tal vez es demasiado pronto para entrar en pánico, porque los índices de aprobación del actual ocupante del Despacho Oval, pese a sufrir un sensible descenso, son significativamente mejores que los de Trump en el mismo momento de su presidencia.

Los más optimistas piensan que a más de un año de los comicios legislativos, Biden y los líderes del partido tienen tiempo para ‘corregir el rumbo’, pues consideran que los más recientes tropiezos en su agenda son más el resultado de la inercia en un Congreso a todas luces muy dividido.

Otras cuestiones que están en el tablero público como la preocupación por el futuro del derecho al aborto y la ofensiva de los republicanos para restringir el derecho al voto, podrían galvanizar a los demócratas aunque estén decepcionados por el persistente bloqueo en el Capitolio.

La frustración demócrata de cara a lo que se avecina en las elecciones de mitad de mandato comenzó a filtrarse, señaló el diario The Hill.

Kina Collins que lidiará como candidata a la Cámara de Representantes por el Séptimo Distrito en Illinois dice que su gente del área de Chicago quiere menos palabras y más acción y apuntó al partido por no hacer hasta ahora ‘lo suficiente para dejar atrás el liderazgo divisivo de Trump’.

Una reciente encuesta del Pew Research Center, pinta un panorama cada vez más oscuro para el presidente y su partido.

Se constató una caída de 14 puntos porcentuales desde julio en el apoyo de los votantes de entre 18 y 29 años, de 16 entre los latinos y de 18 entre los afroamericanos.

Sin dudas, el cambio experimentado en el segmento de la población negra del 85 por ciento al 67 por ciento fue especialmente preocupante, dado que fueron la fuente de apoyo más fiable de Biden en la contienda electoral del 2020.

Así que los demócratas de Washington apuestan en este minuto su suerte política al paquete legislativo que se debate en el Congreso, el cual, de aprobarse, bajaría los precios de los medicamentos recetados, mejoraría el Medicare y combatiría el cambio climático, entre sus prioridades.

La fuerza azul del Senado podría utilizar un proceso especial para aprobar la medida con una mayoría simple, en lugar de los 60 votos necesarios para proceder con la mayoría de las leyes.

Pero incluso si consiguen promulgarla -lo que todavía está en suspenso debido a la resistencia de moderados como los senadores demócratas Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona-, Biden seguirí enfrentando una intensa presión para cumplir con sus promesas sobre inmigración y la justicia racial.

‘Dije que me llevará un año entregar todo lo que estoy viendo aquí’, afirmó Biden a los periodistas el viernes pasado cuando le exigieron una respuesta acerca de la lentitud en el Congreso y en el intento por defenderse pidió: ‘echen un vistazo a lo que heredé cuando llegué al cargo’ que comenzó a lidiar ‘con la panoplia de cosas que me cayeron encima’.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s