En contra de las manecillas, 30 segundos de odio

En contra de la comunidad internacional, en contra del deseo de la mayoría de los cubanos, en contra de los derechos humanos, de la democracia, de cualquier vestigio de dignidad.

Solamente es suficiente contar 30 segundos, y leer los mensajes de odio, escuchar cada palabra sucia, analizar cada pensamiento cruel que salen de los cabezas huecas de los que han traicionado los principios patrios y ahora habitan en la Florida, en sus corazones solo habita ese líquido espeso negro, una agonía interminable, de un transito en el purgatorio, sin temer cada paso erróneo maligno, el nunca más poder volver de nuevo al paraíso.

¿Por qué quedarse tranquilo en el destierro que ellos mismos se han condenado?manchando el nombre de la patria, llevándole la contraria a la historia y solamente guiándose por el egoísmo de un sistema obsoleto que está a punto de desaparecer.

Es mejor entonces pasarse al bando enemigo poderoso, ahora que conviene a intereses personales, y al fin al cabo «el fin justifica los medios», de nuevo a través de la historia del hombre ese concepto maquiavélico, que es asumido para justificar cualquier postura criminal, hostil, de sentimientos espurios y horrendos.

¿A que ha dedicado estas «pobres» almas atormentadas?, sencillamente a esparcir su odio sobre sus hermanos dentro de la Isla, son los operadores perfectos para llevar a cabo las políticas de asfixia económica del imperio contra un pueblo heroico e inocente.

Detrás de sus acciones, las cuales no les quita a ninguno de ellos el sueño, se encuentran financiación a proyectos de subversión, que solo en las últimas dos décadas alcanzan la suma de 250 millones de dolares canalizados fundamentalmente por grupos e asociaciones terroristas como la Fundación Nacional para la Democracia (NED) Y la Agencia de Los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID).

Así, se llevó a cabo la campaña mediática que incorporaba elementos probados de guerra de cuarta generación, la misma que bajo los hashtags #SOSCuba #SOSMatanzas llevaron al 11 de julio, un escenario planeado primeramente en laboratorios en la Florida.

No les bastó, querían más, no lograron parece que el objetivo propuestoel odio les salia hasta por los ojos, así que ahora su ira su ira solo podía ser apaciguada con sangre, de la nada la palabra humanitaria se volvía militar, o sea intervención militar para Cuba. Un odio que en sus mentes torcidas significa «amor por el pueblo«, y nosotros que no queremos ese tipo de amor en nuestras vidas.

De intervención militar, de bombas, de sangre y otros menesteres asociados al terrorismo, ahora se sienten preocupados por nuestra calidad de conexión a internet , pero se les nota esa vena hincada en la frenteel odio es algo que vive con elloscreo que es algo que se llevaran a la tumba.

Solo hace falta 30 segundos, ponte a pensar un poco, eventualmente te darás cuenta, esta gente tienen un ladrillo en el corazón.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s