PELIGROSAS FANTASÍAS DE RUDY GIULIANI

Cuba y la Economía

Por Jorge Gómez Barata
Como una descolorida caricatura de un capo siciliano, y para probar que el ridículo es incurable, sudando a mares y con el tinte del cabello corriendo por las  crispadas mejillas, Rudy Giuliani, abogado de Donald Trump, informó de una trama según la cual, Cuba y Venezuela aportaron el software y el dinero para realizar un fraude electoral masivo en los Estados Unidos. Para ir más lejos, Katherine Powell, letrada al servicio del próximo expresidente, involucró en la operación a Hugo Chávez, fallecido hace siete años.


“Con lo que realmente estamos lidiando, es con la influencia masiva del dinero comunista a través de Venezuela y Cuba”, dijo Powell…” y de paso insinuó que, junto con estos dos países, China y el multimillonario George Soros, estarían interviniendo en las elecciones de Estados Unidos”.
Según cuentan los cuentistas, el fraude que afectó no menos de 28 estados y decenas de condados de los Estados Unidos se realizó mediante la instalación en los colegios electorales y mesas de conteo de votos, del software Dominión creado hace unos diez años por la empresa canadiense Smartmatic, presuntamente bajo instrucciones del expresidente Hugo Chávez. Al decir de Giuliani el sistema es susceptible de ser manipulado para trucar los resultados y realizar así un fraude electoral.
Según el equipo jurídico de Donald Trump la tecnología fraudulenta fue facilitada por Cuba y Venezuela. Estos abogados claman porque el Departamento de Justicia investigue sus delirantes alegatos. “Es preciso, dijo la abogada Powell, que el Departamento de Justicia -y cada equivalente en los estados, así como las fiscalías-, acometan una investigación criminal completa”.
La absurda narrativa no logra responder a la pregunta de por qué 28 estados de los Estados Unidos, el país con la tecnología informática más avanzada del mundo, sede de Silicon Valley y de las mayores y más eficaces empresas tecnológicas del planeta, sintió la necesidad de contratar un sistema creado a casi diez años (una eternidad en materia informática) por encargo venezolano a una desconocida empresa canadiense.
Tampoco es posible explicar para dónde miraban el Buró Federal de Investigaciones (FBI), la CIA, los departamentos de justicia y seguridad interior, la NASA, el Comando Sur, las fuerzas aeroespaciales y las destinadas vigilar el ciberespacio, así como las 24 agencias de inteligencia con que cuentan los Estados Unidos, mientras impunemente los agentes venezolanos y cubanos realizaban lamega operación.
Giuliani y sus adláteres pasan por alto que Trump es el jefe de la más formidable maquinaria de guerra, seguridad e inteligencia existente en el mundo con capacidades prácticamente ilimitadas para el espionaje y la seguridad, más celosa cuando se trata de la seguridad interior.
No obstante, el clima de histeria que se vive en los Estados Unidos, y la negativa de Trump a entregar el gobierno, las demenciales de Giuliani, entrañan peligros, sobre todo porque al renegado ex presidente le quedan días en el poder y pudiera sucumbir a la tentación de acudir a la violencia. Es preciso estar alertas. Allá nosvemos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s