Trump: ¿Los últimos coletazos?

Por:  Vladia Rubio / CubaSí

Aseguran que los cocodrilos son expertos en dar coletazos mortales para tirarte al agua y devorarte en segundos. Si se sienten acorralados, como en una agonía final, agitan desesperadamente la cola intentando asirse a la vida o, al menos, llevarse por delante lo que tengan a su alcance.

Las afirmaciones hechas por el presidente Donald Trump  durante estos últimos días de casi desesperado final de campaña parecieran imitar a esos coletazos agónicos por tan descabelladas que resultan.

Justamente cuando en Estados Unidos suman  9 millones 210 mil 852 los casos de contagiados por el nuevo coronavirus y el luto ensombrece a esa nación con 231 mil 003 fallecidos desde el inicio de la pandemia, el mandatario se atrevió a asegurar que el virus está desapareciendo y que el país está a solo unas semanas de la distribución de una vacuna segura.

Este candidato por el partido Republicano además de minimizar los serios peligros de este coronavirus, desestimó las recomendaciones sanitarias. No solo minimizó la peligrosidad del virus, sino que fue en contra de las medidas recomendadas como el uso de mascarillas y el distanciamiento social. Tras dar positivo por el virus, lejos de acatar las recomendaciones, fiel a su estilo, hizo un show mediático con el ánimo de sacar rédito electoral de su enfermedad.

Y además de hacerlo, solo unos días antes de las elecciones, Trump sugirió que podría tratar de despedir al director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas Anthony Fauci, después de que criticara la gestión de la  pandemia  por parte de su Administración.

Fauci ha criticado al Presidente por desestimar el uso del nasobuco y precisó que “Nos espera mucho dolor. No es una buena situación”, en declaraciones al periódico Washington Post. 

Ahora, solo queda esperar a que el sentido común de los ciudadanos de esa nación norteña se imponga por sobre el enorme despliegue propagandístico que Trump ha imprimido a las elecciones, sobre todo en los últimos tres días, y también por sobre los tantos resortes y anzuelos lanzados por ese ignorante señor, émulo del avestruz, que oculta la cabeza bajo tierra para no ver.

Claro, algunos de los anzuelos son tentadores, pero anzuelos al fin que se clavarán al fondo de las gargantas. Entre ellos, vale apuntar aquel que anuncia sustanciosas ayudas económicas a la ciudadanía si resulta reelecto, así como la creación de 2 millones de empleos para latinos en ese país. Recuérdese que en 2016, Trump ganó solo el 28 % del voto latino.

Durante sus cuatro años de mandato han ido escalando, como papalote empinado por vientos de autoritarismo, las posturas antidemocráticas en detrimento de la sociedad civil, sus derechos y libertades.
 
Y uno de los puntos más álgidos en este ascenso antidemocrático lo ha sido su postura con respecto al racismo, promotoras de las mayores manifestaciones y protestas a favor de la justicia racial, desencadenadas por asesinatos y atropellos policiales contra afroamericanos como George Floyd y otros.

Foto: Reuters

Sus posturas amenazantes y de fuerza han llegado a una alarmante convocatoria a a sus simpatizantes para que acudan hoy a los colegios electorales para «vigilar» supuestas irregularidades.

Ello ha desatado estados exaltados que, según informes, podrían derivar en intolerables manifestaciones de violencia, e, incluso, enfrentamientos armados. No por gusto grandes cadenas como Walmart retiró desde hace unos días las armas a la venta de sus anaqueles.

Aun cuando esta exhortación no es ilegal, sí lo sería que lo que se ha dado en llamar “Ejércitro de Trump”, con unos 50 mil seguidores, intentaran interferir el proceso de votación o forzar a la paralización de una mesa electoral.

Walmart decidió vaciar estos anaqueles por temor a reacciones violentas en torno al proceso electoral. Foto: Reuters

Este hombre de la Casa Blanca, el mismo que decidió aislar a hijos pequeños de padres inmigrantes y otras crueldades, se ha atrevido a asegurar que si pierde las elecciones es porque hay un fraude masivo en marcha.

Entre sus más connotados fiascos de cara a la comunidad internacional se apuntan, aunque no son ni mucho menos los únicos, el haberle dado la espalda a la Organización Mundial de la Salud y su abandono del Acuerdo de París sobre cambio climático.

Las medidas contra Cuba, que también han intentado apretar aún más la soga en los últimos tiempos en exhibicionista muestra de falta de humanidad, son también últimos coletazos que buscan afianzar el voto de la mafia anticubana, sobre todo en la Florida, uno de los llamados estados-bisagra, es decir, decisores en los resultados electorales.

Un editorial del influyente rotativo The New York Times instaba a los electores a reflexionar sobre Trump y “las cualidades exactas que irradia y lo convierten en un candidato diferente: fanfarronería, burla violenta hacia aquellos que lo cuestionan, comentarios denigrantes sobre las mujeres, deshonestidad y vulgares generalizaciones sobre naciones y religiones. Nuestros presidentes son modelos a seguir para las generaciones de nuestros hijos. ¿Este es el ejemplo que queremos que sigan?

Sería magnífico, para su país y para el mundo todo, que los electores de Estados Unidos  sepan responder a tamaña interrogante.

Si el pueblo estadounidense, como ellos mismos se han encargado de difundir, cuenta con unos indicadores de educación que lo sitúan entre los primeros a nivel mundial, podría estar capacitado para separar el agua de la leche, para deslindar la más elemental lógica de esos coletazos, que ojalá sean los últimos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s