Falta de autoestima de Trump le impulsa a asumir riesgos peligrosos

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se arrima a una bandera nacional de Estados Unidos para frotarla con sus manos.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se arrima a una bandera nacional de Estados Unidos para frotarla con sus manos.

Trump sufre de una grave falta de autoestima que le impulsa a asumir riesgos peligrosos solo para aparentar que es un ganador por el plácet de los demás.

Michael Maccoby, un destacado psicoanalista especializado en comprender las personalidades narcisistas, asevera que el presidente de EE.UU., Donald Trump, sufre de una grave falta de autoestima, lo que hace que anhele la aprobación de los demás hasta el punto de estar dispuesto a asumir riesgos “peligrosos” solo para parecer un “ganador”.

Es el tipo de persona cuyo sentido de la identidad depende de que otras personas significativas reafirmen su importancia”, dice el psiquiatra, editor de un nuevo libro titulado ‘Perspectivas psicoanalíticas e históricas sobre el liderazgo de Donald Trump’, que incluye evaluaciones del estilo de liderazgo del magnate neoyorquino por parte de múltiples profesionales de la salud mental, en una entrevista concedida a la sección de noticias del portal de búsqueda Yahoo.

Maccoby sostiene que el inquilino de la Casa Blanca “se ve a sí mismo como una mercancía. Cuando no se reafirma, si no se siente como un ganador, experimenta una sensación horrible, por lo que hará todo lo posible para lograrlo”.

El padre de Trump jugó un papel importante en su formación, señala el facultativo para luego decir que el progenitor solía decirles a sus hijos que “las personas se pueden separar en dos categorías: ganadores y perdedores” y esa experiencia temprana ayudó a formar la personalidad del actual líder republicano.

 

De acuerdo con Maccoby, la autoestima de Trump no se basa en cualidades internas, sino que se cimienta totalmente en las clasificaciones de los demás y eso lo convierte en una persona profunda y realmente desesperada por obtener aprobación constante.

Esta pauta es precisamente la que le impulsa a salir y darle una charla típica suya a sus seguidores, a pesar de que en este momento es muy contraproducente para sus aspiraciones de reelección, previstas para el próximo 3 de noviembre frente a su rival demócrata, Joe Biden, marcados por el descontento generalizado a su gestión sobre la crisis racial que siguió a la crisis sanitaria del coronavirus, causante de la COVID-19.

Los comentarios de Maccoby y la publicación del libro podrían resultar controvertidos a la luz de la llamada regla de Goldwater, un edicto adoptado por la Asociación Americana de Psiquiatría que prohíbe a los psicoterapeutas diagnosticar estados mentales de figuras políticas a las que no han tratado personalmente.

La regla data de un notorio incidente durante la campaña presidencial de 1964 cuando la revista Fact publicó una encuesta de psiquiatras practicantes que mostró que una gran mayoría creía que el entonces candidato republicano, el senador Barry Goldwater, era mentalmente incapaz de ejercer la Presidencia. Más tarde este legislador conservador los demandó y ganó la batalla por difamación contra la revista.

Empero, Maccoby deja claro que en que sus comentarios sobre Trump no violan la regla de Goldwater. “No estamos diagnosticando, lo que estamos haciendo es entender. Estamos haciendo lo que haría un historiador”, apunto el académico.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s