Trump pudiera ser encarcelado como Al Capone por evasión de impuestos (Parte I)

Por Miguel Angel García Alzugaray

angry trump

Conocida es la historia con ribetes de leyenda negra, el sanguinario mafioso Al Capone fue encarcelado en Alcatraz no por asesinar a decenas de personas y perpetrar otros repugnantes crímenes, sino por evadir el pago de impuestos. Fuese esta o no la única verdadera razón, lo cierto es que en Estados Unidos, traficar con alcohol, mujeres y armas o matar un hombre siempre será menos grave que incumplirle al fisco, ya que atenta contra las sacrosantas bases económicas del sistema capitalista.

De acuerdo con este principio, hace mucho Donald Trump debería estar tras las rejas como el mencionado gánster de Chicago. Sin embargo no es así. ¿Por qué?

Ocurre que en los EE.UU generalmente la justicia es eficiente persiguiendo a los afroamericanos, a los emigrantes, a los pobres y marginales, pero casi nunca a los representantes de la oligarquía en el poder. Si no, como entender la impunidad del magnate Presidente ante las siguientes revelaciones.

Evadir los impuestos una costumbre de los Trump

El presidente de Estados Unidos Donald Trump ayudó a “sus padres a evadir impuestos”, según un análisis publicado por el diario The New York Times.

El influyente rotativo asegura que el actual presidente y sus hermanos ayudaron a sus padres a aumentar su riqueza al esconder millones de dólares en donaciones de una “corporación falsa”.

La Casa Blanca ha negado las acusaciones, argumentando que las transacciones fueron revisadas y autorizadas por el Servicio de Impuestos Internos.

Desde que tenía 3 años, Trump recibió –como mínimo– lo que hoy equivale a 413 millones de dólares del imperio de bienes raíces construido por su padre.

The New York Times asegura, que el actual presidente y sus hermanos ayudaron a sus padres a aumentar su riqueza al esconder millones de dólares en donaciones de una “corporación falsa”.

Trump ayudó a su padre con “deducciones de impuestos indebidas que valían millones más”; y también cooperó con él en “formular una estrategia” para presentar las propiedades inmobiliarias con un valor menor en sus declaraciones de renta y así reducir los impuestos a pagar, de acuerdo a los registros revisados por el periódico.

Esto es lo que sabemos de las cifras:

Durante meses de una larga investigación, el diario estadounidense revisó más de 100.000 páginas de documentos financieros, como estados de cuentas bancarias, auditorías financieras, informes de desembolso y cheques cancelados. También estaban incluidas más de 200 declaraciones de renta hechas por Fred C. Trump, padre del presidente, y otras asociaciones y fideicomisos familiares. The New York Times también entrevistó a algunos de los antiguos empleados y asesores del padre de Trump.

El abogado de Trump, Charles Harder respondió a los hallazgos del diario en una declaración este lunes. Y aseguró que las afirmaciones de The New York Times “sobre fraude y evasión de impuestos son 100% falsas y altamente difamatorias”, según el propio periódico.

“No hubo fraude ni evasión fiscal por parte de nadie. Los hechos sobre los cuales The Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente inexactos”, continuó la declaración.

Por su parte, el hermano de Trump, Robert Trump, dijo en un comunicado enviado a The New York Times que todos los “impuestos requeridos fueron pagados”.

“Nuestro querido padre, Fred C. Trump, falleció en junio de 1999. Nuestra querida madre, Mary Anne Trump, falleció en agosto de 2000”, señaló Robert Trump en una declaración al diario. “Se presentaron todas las declaraciones sobre donaciones y rentas correspondientes, y se pagaron los impuestos requeridos. La herencia de nuestro padre fue cerrada en 2001 tanto por el Servicio de Impuestos Internos y como por las autoridades fiscales del estado de Nueva York, y la herencia de nuestra madre fue cerrada en 2004. Nuestra familia no tiene ningún otro comentario sobre estos asuntos que sucedieron hace unos 20 años y agradecería que respetara la privacidad de nuestros padres fallecidos”, añadió.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, respondió al reporte señalando que “Fred Trump murió hace casi 20 años y es triste ser testigo de un ataque engañoso contra la familia Trump por parte del debilitado The New York Times”. En sus declaraciones sostuvo que “hace muchas décadas el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) revisó y autorizó estas transacciones”.

Los documentos y registros revisados por el periódico no incluyeron las declaraciones de renta personas de Trump ni sus recientes negocios.

Los impuestos que paga Trump han sido en gran medida un misterio desde que se postuló para ser presidente. Durante la campaña, el entonces candidato rompió con las normas de la elección y se negó a presentar sus declaraciones de renta para revisión pública. Las mismas que han permanecido en privado desde que asumió el cargo. Trump ha dicho en repetidas ocasiones que está bajo una auditoría del IRS desde al menos 2016, según el mandatario.

Ahora, el hecho de estar bajo una auditoría del IRS no impide que alguien publique sus declaraciones de impuestos.

Aunque Trump no ha publicado sus declaraciones de renta, la historia de The New York Times ofrece la “primera contabilidad pública” de los ingresos que el presidente ha recibido durante décadas debido a los turbios negocios de su familia.

James Gazzale, un portavoz del Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York, dijo en una declaración que la entidad “está revisando las acusaciones en el artículo del NYT y está buscando enérgicamente todas las vías de investigación apropiadas”.

El informe del Times también ofrece una descripción muy diferente de cómo el presidente ha ganado su riqueza, después de décadas de representarse a sí mismo como un hombre que se hizo a sí mismo.

Comenzó a ganar dinero de su padre cuando era un niño, y después de graduarse de la universidad, su padre le dio el equivalente a un millón de dólares al año. Para cuando Trump tenía entre 40 y 50 años, la suma anual era de más de 5 millones de dólares, informó el diario.

El padre de Trump fue “implacable y creativo” en buscar maneras de de canalizar la riqueza para sus hijos, según The New York Times. Trump estaba en la nómina de su padre en múltiples posiciones. Le fueron otorgados préstamos tras préstamos que frecuentemente nunca se reembolsaron. Así, el hoy presidente consiguió dinero para su auto, para comprar acciones y para su primera oficina en Manhattan. También recibía 10.000 dólares en cheques de Navidad, de acuerdo al reporte del periódico.

“Evadir los impuestos con regalos y donaciones se convirtió en un asunto familiar” cuando el padre de Trump fue diagnosticado con demencia a sus 80 años, según revelan entrevistas y documentos obtenidos por The New York Times.

Como se observa, de acuerdo a estas informaciones en materia de evasión de impuestos, existen pocas diferencias entre el actuar de Donald Trump y el de Al Capone.

Una práctica nada nueva

El magnate estadounidense Donald Trump, declaró una pérdida de 916 millones de dólares (814 millones de euros) en su declaración de impuestos de 1995, lo que pudo haberle permitido evitar legalmente pagar impuestos sobre la renta durante 18 años, según informó el diario The New York Times.

Según expertos consultados por el periódico, las reglas fiscales que son especialmente ventajosas para los contribuyentes ricos habrían permitido a Trump usar esas pérdidas para cancelar una cantidad equivalente en un periodo máximo de 18 años.

Esos beneficios fiscales se derivan, según el NYT, de las pérdidas financieras que dejó atrás a principios de 1990 por la mala gestión de los tres casinos de Atlantic City, su incursión nefasta en el negocio de las aerolíneas y su compra inoportuna del Hotel Plaza en Manhattan.

El rotativo afirma que Trump declinó comentar la información divulgada sobre su supuesta declaración de la renta.

El magnate neoyorquino se ha negado hasta ahora a publicar su declaración de impuestos, aunque durante el primer debate presidencial que mantuvo cara a cara con su rival demócrata, Hillary Clinton, para las pasadas elecciones, aseguró que los expondrría al escrutinio público cuando el servicio de recaudación de impuestos (IRS), la Hacienda de EE.UU., acabe de auditarlos.

Entonces, Clinton, por su parte, citó tres posibilidades por las que Trump podía no haber publicado sus impuestos.

“O no es tan rico, o no lo ha hecho tan bien, o es que no quiere que los estadounidenses sepan que no ha pagado nada en impuestos federales”, dijo la candidata demócrata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s