Una canción que cabalgará en el tiempo

captura de video de canción Cabalgando con Fidel
Cabalgando con Fidel enseña nuevamente la sensibilidad y plena espiritualidad de las composiciones de Raúl Torres quien escribió con anterioridad El regreso del amigo, dedicada al comandante Hugo Chávez Frías. Foto: Captura de video

Cabalgando con Fidel se ha convertido en un tema con un alto valor simbólico de los tributos póstumos al líder cubano y nació, sin duda, de un destello de inspiración. Su autor, el músico Raúl Torres, asegura que es una consecuencia de las heridas de la tristeza.

Responde una llamada telefónica de Gran­ma, habla en un tono muy bajo, casi como si tuviera la voz rota. «No quiero hablar, me siento muy triste como para conversar sobre el proceso creativo de la canción. Solo puedo decir ahora que es producto del dolor. En todo caso nos toca hablar de Fidel», comenta el trovador y compositor, quien con anterioridad había enseñado nuevamente una sensibilidad muy personal y plena espiritualidad, cuan­do escribió El regreso del amigo, un tema que dedicó al comandante Hugo Chávez Frías, tras su deceso en el año 2013.

«Los agradecidos acompañamos a Fidel y eso es lo importante», afirma.

Los músicos que se sumaron a la interpretación mostraron la misma conmoción que ha sentido el pueblo cubano, cuando se volcó espontáneamente a las calles para rendir su homenaje personal al líder que lo acompañó durante más de 50 años. Esta canción es también fruto de la espontaneidad.

Al igual que Fidel, el tresero Pancho Amat cree que el endiosamiento aleja a los líderes del pueblo. «Pero sin duda, Fidel era un ser superior. Su legado puede ser repetido y así lo están demostrando los miles de jóvenes que han salido a despedirlo en todo el país. Porque ahora nos queda continuar su obra y su pensamiento», comentó el director musical del tema que se grabó en apenas dos días, luego de la muerte de Fidel.

«La canción es la mirada de un cubano de a pie, que siente prácticamente como si se le hubiese muerto su padre. Fidel era un hombre con un pensamiento para todo y hubiéramos podido hacer muchas canciones con eso», dijo el músico.
Por otra parte mencionó que el tema se pensó desde una visión latinoamericana y universal. «En mi caso hacía mucho tiempo no tocaba la quena, instrumento tradicional latinoamericano y para ello también llamamos al joven músico argentino Rodrigo Sosa».

El tresero nos comparte una anécdota. «En el momento que comenzamos a grabar en los estudios Abdala se encontraba allí el trompetista Yasek Manzano, ensayando para el festival de jazz y enseguida quiso sumarse al proyecto».
La canción parte de una certeza: «Todos queríamos darle el saludo y homenaje a Fidel, nuestro respeto. Estamos satisfechos por el resultado final, porque el tema es un compromiso con Cuba, con el pueblo y su futuro…».

La cantante Annie Garcés, de 21 años, habla de «honor» cuando se le pregunta sobre su participación en una canción, destinada a convertirse en testimonio de una época y de un momento que marca la historia de Cuba. «Fue una gran responsabilidad, por ser la más joven de los músicos que participaron. Me sentí muy conmovida y a la vez emocionada porque me hayan convocado para participar», dice la intérprete perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz.

Son numerosos los músicos que dieron forma a este tema, creado con la sencillez de la mirada de los agradecidos que acompañan y tararean, lejos de la idealización simplista a Fidel. Entre ellos también aparecen destacados nombres como José María Vitier, Enrique Pérez Mesa, así como instrumentistas de la Orquesta Sinfónica Nacional y la cantante Luna Manzanares.

Eduardo Sosa es un trovador que, desde una obra llena de elementos de la identidad cultural cubana más raigal, ha defendido a la Isla en diversos escenarios internacionales, sin dejar de ver en la trova un camino para solidificar el futuro de la nación. Por tanto, el músico considera que participar en la grabación de Cabalgando con Fidel coincide totalmente con su visión artística. «No es una canción de panfleto y consigna. Es una canción hermosa, del sentir, de la entrega, del agradecimiento; y me siento muy identificado con lo que dice.

«Siempre tuvimos la idea de que hubiera una representación amplia generacionalmente a la hora de grabar, aunque teníamos el tiempo en contra. Quisimos que estuvieran presentes músicos de diferentes generaciones y formación.

«Fidel fue un hombre con el que uno po­dría haber tenido algún tipo de diferencia en su pensamiento, porque las generaciones van transitando su historia, caminando, tienen sus aspiraciones, inconformidades y sueños. Pero no me hace negar su grandeza como ser humano, como líder de este país y de muchos otros en el mundo, para los cuales fue faro y guía; una inyección de adrenalina a la hora de defender determinados criterios en los que se cree», finalizó el trovador.

Cuarenta horas de estudio, sin descanso, dieron vida a esta canción que surgió precisamente para celebrar la vida, el legado y la obra de un hombre que, con este tema estará aún más cerca del pueblo que lo ha despedido por toda Cuba.

Es una canción, que como asegura Eduardo Sosa, nació con una luz propia, que le permitirá avanzar y caminar en el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s