Viva la vida.

 

Por Amalia.

barbados

Hoy se cumplen 40 años del horrendo crimen de Barbados.

El pueblo cubano sigue clamando porque se haga justicia, pero aún el autor confeso de este crimen  y organizador de una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997 sigue sin ser condenado.

El 22 de Marzo de 2016 el presidente de los Estados Unidos en El Gran Teatro de La habana con motivo de los atentados en Bélgica señaló lo siguiente:

“Los pensamientos y las oraciones del pueblo de los Estados Unidos están con el pueblo de Bélgica. Somos solidarios con ellos, condenando estos indignantes ataques contra personas inocentes. Haremos todo lo que sea necesario para apoyar a nuestro amigo y aliado, Bélgica, para llevar ante la justicia a los responsables, y este es otro recordatorio más de que el mundo debe estar unido. Debemos cerrar filas, al margen de nacionalidad, raza o creencias religiosas, en la lucha contra este flagelo del terrorismo. Podemos derrotar, y derrotaremos, a aquellos que amenazan nuestra seguridad y la de las personas en todo el mundo”.

Bueno señor presidente, esperamos  porque se haga justicia por los numerosos actos terroristas que han costado tantas vidas y sufrimiento a nuestro pueblo.

Recuerdo las palabras de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro en el discurso pronunciado en el acto de despedida de duelo de las víctimas del avión de cubana efectuado en la Plaza de la Revolución el día 15 de octubre de 1976, cuando dijo:

“La Revolución emerge más vigorosa frente a cada golpe y cada agresión, se profundiza, se hace más consciente, se hace más fuerte. ¿Intimidar al pueblo? Es imposible. Frente a la cobardía y la monstruosidad de crímenes semejantes el pueblo se enardece, y cada hombre y mujer se convierte en un soldado fervoroso y heroico dispuesto a morir” .

No quisiera  terminar este homenaje a los hermanos caídos, recordando algunos versos de José Martí a sus hermanos muertos el 27 de Noviembre:

¡Oh, más que un mundo, más! Cuando la gloria

A esta estrecha mansión nos arrebata,
El espíritu crece,
El cielo se abre, el mundo se dilata
Y en medio de los mundos se amanece.

Cuando se muere
En brazos de la patria agradecida,
La muerte acaba, la prisión se rompe;

¡Empieza, al fin, con el morir, la vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s