Intelectuales convocan a movilización contra ofensiva conservadora en América Latina

De cara al continente, la declaración reconoce que la región sufre una “ofensiva de recolonización conservadora por parte del imperialismo y las oligarquías locales”, diseñada para “barrer todas las conquistas de los procesos progresistas regionales en el campo de la justicia social, la soberanía, la integración, y la gestación de un auténtico poder popular”.

El foro —que por cuatro días reunió aquí a decenas de personalidades del pensamiento y la cultura mundial— definió a la nación sudamericana como el blanco principal de la cruzada conservadora, y en consonancia, reafirmó su postura indoblegable de solidaridad; a la par que exigió la derogación inmediata del decreto presidencial norteamericano que califica al país co­mo amenaza, y se alineó al rechazo de la Ley de Amnistía que la oposición interna pretende im­poner para favorecer a criminales.

“Convocamos a una amplia movilización en defensa de la soberanía y la autodeterminación del pueblo venezolano”, suscribe el documento, que a su vez pide “frenar de ma­nera definitiva los intentos golpistas contra el gobierno bolivariano”, y en apoyo a todos los procesos sociales, activistas y líderes progresistas de la región “que están siendo víctimas de una  verdadera cacería”, una estra­tegia ar­ticulada que comparó con el tristemente co­nocido Plan Cóndor.

Los intelectuales denunciaron enérgicamente “el uso faccioso de la justicia para criminalizar a dirigentes políticos populares como Dilma Rousseff, Lula da Silva y Cristina Kirchner”, y llamaron a masivas concentraciones ante las em­bajadas de Brasil en todo el orbe, para frenar el golpe de Estado en curso y la represión militar contra el Movimiento de los Sin Tierra.

Repudiaron el asesinato de la dirigente hondureña Berta Cáceres, se pronunciaron por la liberación de la luchadora indígena argentina Milagro Salas y del independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, apoyaron las de­man­das de justicia por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas mexicanos, y condenaron la ofensiva del paramilitarismo en Colombia que entorpece los actuales procesos de conversaciones para una paz definitiva.

La Red también censuró la tentativa de “enlodar la autoridad política y ética” del mandatario boliviano Evo Morales, los planes de derrocamiento y hostigamiento contra Rafael Correa en Ecuador, así como el uso de la delincuencia con fines políticos para desestabilizar el gobierno de El Salvador.

En el orden comunicacional, se unió al repudio mundial a los actos abiertos de censura contra Telesur en Argentina, y convocó a crear una plataforma común de medios antihegemónicos que sea capaz de desarrollar, a escala de masas, “una nueva cultura opuesta al consumismo, que contribuya a la formación de un sujeto social no manipulable, solidario y crítico, que se resista al asesinato u olvido de nuestra memoria, patrimonio identitario y conciencia histórica”.

Los intelectuales, artistas y activistas se su­marán a los debates que hasta el día 15 sucederán en el Congreso de la Patria; calificado ya co­mo el máximo cónclave que definirá la estrategia económica, política y social de la Re­volu­ción Bolivariana para enfrentar la severa crisis actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s