Fernando Murillo, el hombre de la USAID en Santa Clara (#Cuba #EEUU #Usaid #Contrarrevolución

agentePelo corto con raya a un lado, barba de pocos días, una boina verdeolivo a lo Che Guevara, 29 años. Esos eran los rasgos del hombre que se le presentó a inicios del 2010 en El Mejunje, el más famoso espacio de encuentro cultural de la ciudad. Si no lo hubiera visto más, le habría sido imposible distinguirlo entre los turistas que desembarcan cada día en Santa Clara, y cuya imagen está lejos del estereotipo literario y cinematográfico de los detectives a lo Humphrey Bogart.

Ni en sueños habría imaginado que en los planes de la USAID, Manuel y sus amigos serían ‘la excusa perfecta’ para encontrar jóvenes que se sumaran a una rebelión. Era impensable, porque el costarricense Murillo se presentó como un hombre de izquierda, simpatizante de las ideas del Che, que quería apoyar de buena fe un proyecto nombrado, nada menos, Revolution. “Nosotros no pertenecíamos ni a la Juventud ni al Partido, pero éramos revolucionarios”, dice Manuel Barbosa. Sigue leyendo