Ventana al pasado citadino (#Cuba #suhistoria)

Desde su surgimiento en noviembre de 1987, el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad centra buena parte de sus investigaciones en la búsqueda de los más singulares detalles que permitan reconstruir las diferentes etapas del desarrollo urbano, y revelar las costumbres imperantes en la antigua Villa de San Cristóbal de La Habana.Ferreteria de Isasi, reportaje sobre descubrimientos arqueologicos.

Tal práctica involucra a un grupo multidisciplinario de especialistas y constituye un vital apoyo a las obras de restauración de edificios, casas, plazas y otras estructuras coloniales de apreciable valor patrimonial, las cuales muchas veces no disponen de planos fundacionales que faciliten ese complejo trabajo.

Parte esencial de la labor de la mencionada entidad lo constituyen las excavaciones arqueológicas dirigidas a obtener información, avanzar en el conocimiento e intentar comprender los modos de vida de las sociedades precedentes.

Así durante los últimos cinco lustros sus integrantes las ejecutaron en diferentes espacios de la parte más añeja de la urbe, como fueron las realizadas en el Convento de San Francisco de Asís, en el de Santa Teresa de Jesús, y la casa del Conde de Villanueva, por citar algunos ejemplos. Sigue leyendo

¿Dónde están los desertores mitómanos de la televisión anticubana de Miami? (#Cuba #campañasmediáticas)

Sobre Cuba siempre hay temas interesantes para trabajar; pero para los medios de esta ciudad solo sirve lo que permita difamar y atacar. Unos temas están más cerca en el tiempo, otros más lejos. Hoy quiero hablarles de uno relacionado con la historia reciente; con el “pasado” de hace unos cuatro o cinco años. Parece poco tiempo, pero en Miami se olvida demasiado pronto; por eso es una ciudad a la que los farsantes le pueden mentir impunemente una y otra vez. A veces, con la misma mentira. Parecería que Miami grita la letra de aquel bolero que decía: “Miénteme más, que me hace tu maldad feliz”.mitómanos

Lo que les voy a contar fue sensación hace poco tiempo; pero igual que se infló, de pronto desapareció y los medios hacen todo lo posible porque no se recuerde. Los propios protagonistas han desaparecido de la escena. ¿Dónde están? ¿Qué ha pasado con sus vidas? Entre los años 2006 y 2009, quizás un poco más, hubo aquí una euforia con personas que aseguraban poseer y estar dispuestas a revelar en primicia, los secretos más importantes sobre Cuba.

Sucedió principalmente en televisión, en los programas que a las 8 de la noche tenían Oscar Haza (A mano limpia) y María Elvira Salazar (Polos opuestos). El auge que lograron en aquella época pasó ya; las cosas que se “revelaron” no conservan ninguna credibilidad. Nadie las refiere: ni los académicos, ni los periodistas y ni siquiera la gente común. Digamos que aquella fue la “época dorada” de la televisión anticubana en Miami. Lo que ahí se decía repercutía en la prensa escrita y en la radio al siguiente día. Sigue leyendo